Sir Thomas More

Sir Thomas More, Filosofía Básica ✍️

Sir Tomás Moro (también conocido como Santo Tomás Moro) (1478 – 1535) fue un filósofo, erudito, estadista y escritor inglés del periodo renacentista.

Sus escritos y su erudición le granjearon una gran reputación como erudito humanista cristiano en la Europa continental, y fue célebremente descrito por Robert Whittington como «un hombre para todas las estaciones». Ocupó muchos cargos públicos bajo el reinado de Enrique VIII, llegando a ocupar el puesto de Lord Canciller de Inglaterra.

More acuñó la palabra «utopía», nombre que dio a una tierra ideal e imaginaria cuyo sistema político describió en su famoso libro de 1516 del mismo nombre. El libro fue un precursor del género literario utópico, y ha sido reivindicado por algunos socialistas modernos como clave en el desarrollo temprano de las ideas socialistas.

Vida

Tomás Moro nació el 7 de febrero de 1478 en Londres, Inglaterra, siendo el único hijo superviviente de Sir John More (un destacado juez) y Agnes Granger (o Grainger o Graunger). De joven fue paje en la casa del arzobispo Morton, quien predijo que Moro se convertiría en un «hombre maravilloso». Moro siguió estudiando en Oxford con Thomas Linacre y William Grocyn.

Hacia 1494, Moro regresó a Londres para estudiar derecho, fue admitido en Lincoln’s Inn en 1496 y se convirtió en abogado en 1501. Incluso mientras estudiaba para ser abogado, se sometió a la disciplina y la vida monástica de los monjes cartujos en un monasterio cercano, y los hábitos de oración, ayuno y penitencia le acompañaron durante el resto de su vida. Sin embargo, su sentido del deber de servir a su país en el campo de la política se impuso tanto al derecho como a la iglesia, y entró en el Parlamento en 1504.

En 1505, a la edad de 27 años, Moro se casó con su primera esposa, Jane Colt, de 17 años. Su matrimonio fue feliz y tuvo cuatro hijos: Margaret (Meg, su favorita, que luego se casó con William Roper), Elizabeth (Beth, que se casó con William Daunce), Cicely (Cecy, que se casó con Giles Heron) y John (Jack). Además, adoptaron a una niña huérfana, Margaret Giggs. Fue un padre muy devoto e, inusualmente para la época, educó a sus hijas como a su hijo, diciendo que las mujeres eran tan inteligentes como los hombres (y enorgulleciéndose especialmente de los logros de su hija mayor Meg).

Jane Colt murió en 1511, y Moro se volvió a casar casi inmediatamente (para que sus hijos tuvieran una madre) con Dame Alice Middleton, una viuda siete años mayor que él. No tuvieron hijos propios, aunque él adoptó a su hija, también llamada Alice.

More se había hecho muy amigo de Desiderius Erasmus durante la primera visita de éste a Inglaterra en 1499, y los dos humanistas comenzaron una amistad y una correspondencia de por vida. Juntos realizaron traducciones al latín de las obras de Luciano en 1506, durante la segunda visita de Erasmo, y en su tercera visita, en 1509, Erasmo dedicó a Moro su «Encomium Moriae» («Elogio de la locura»).

De 1510 a 1518, Moro fue uno de los dos subalguaciles de la ciudad de Londres, un cargo de mucha responsabilidad, y se ganó la reputación de funcionario público honesto y eficaz. En 1517, entró al servicio del joven rey Enrique VIII de Inglaterra como consejero y servidor personal, y en 1518 se convirtió en miembro del Consejo Privado. Tras una misión diplomática ante el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Carlos V, fue nombrado caballero y subtesorero en 1521. Como secretario y consejero personal del rey Enrique VIII, Sir Thomas se convirtió en una persona influyente en el gobierno, recibiendo a diplomáticos, redactando documentos oficiales y sirviendo de enlace entre el rey y su Lord Canciller, el cardenal Thomas Wolsey.

En 1523, Moro se convirtió en Presidente de la Cámara de los Comunes, donde ayudó a establecer el privilegio parlamentario de la libertad de expresión. Más tarde, se convirtió en Alto Mayordomo de las universidades de Oxford y Cambridge y, en 1525, se convirtió en Canciller del Ducado de Lancaster, un cargo que ejercía el control administrativo y judicial de gran parte del norte de Inglaterra.

Le apasionaba mantener la unidad de la cristiandad y veía la fragmentación y la discordia de la Reforma de Martín Lutero (1483 – 1546) como una amenaza para la armonía y la estricta jerarquía que tanto valoraba. Con esta idea, ayudó a Enrique VIII a escribir la «Defensa de los siete sacramentos» en 1521 (una respuesta polémica a «Sobre el cautiverio babilónico de la Iglesia» de Lutero), iniciando un violento intercambio que desembocó en destemplados insultos personales. También ayudó al cardenal Wolsey a impedir la importación de libros luteranos a Inglaterra, y colaboró con un edicto de la Cámara de la Estrella contra la predicación herética.

Hasta ese momento, More se había dedicado plenamente al rey Enrique y a la causa de la prerrogativa real. Al principio cooperó con la nueva política del rey, denunciando tanto al cardenal Wolsey como la opinión de los teólogos de Oxford y Cambridge de que el matrimonio de Enrique con Catalina de Aragón había sido ilegal. Pero a medida que Enrique comenzó a negar la autoridad del Papa, los reparos de Moro aumentaron.

Tras la caída de Thomas Wolsey en 1529, Moro se convirtió en Lord Canciller, el primer laico que ocupó el cargo. Como Lord Canciller, Moro mandó quemar en la hoguera a seis luteranos y encarceló a otros cuarenta en su afán por acabar con los colaboradores de Guillermo Tyndale, el luterano exiliado que había publicado clandestinamente una traducción protestante de la Biblia al inglés en 1525. Aunque siempre negó las acusaciones de violencia o tortura al interrogarlos, Moro presidió otras quemas, como las del antiguo monje benedictino Richard Bayfield en 1531 y el sacerdote y escritor John Frith en 1533.

En 1530, Moro se negó a firmar una carta de los principales eclesiásticos y aristócratas ingleses en la que se pedía al Papa la anulación del matrimonio de Enrique con Catalina, y en 1531 intentó dimitir tras ser obligado a prestar un juramento en el que se declaraba al rey como Jefe Supremo de la Iglesia inglesa. En 1532, volvió a pedir al rey que le relevara de su cargo, alegando enfermedad y fuertes dolores en el pecho, y esta vez Enrique accedió a su petición.

Cuando, en 1533, Moro se negó a asistir a la coronación de Ana Bolena como reina de Inglaterra, Enrique hizo que se acusara a Moro de aceptar sobornos, lo cual fue desestimado por falta de pruebas, y al año siguiente también fue absuelto de una acusación de conspiración inventada. Sin embargo, más tarde, en 1534, Moro se negó a jurar el Acta de Sucesión y el Juramento de Supremacía (que negaba la autoridad del Papa), y fue encarcelado en la Torre de Londres. En 1535 se le acusó de alta traición por negar la validez del Acta de Sucesión, y fue condenado (con pruebas casi seguramente perjuradas).

Fue ejecutado por decapitación, junto al obispo Fisher, el 6 de julio de 1535, y su cabeza fue colocada en una pica sobre el puente de Londres durante un mes, según la costumbre habitual para los traidores. Su hija Margaret Roper la rescató, y se cree que el cráneo descansa en la iglesia de San Dunstan de Canterbury. Se le considera un mártir católico, y fue beatificado en 1886, canonizado por el Papa Pío XI en 1935, y declarado patrón de los políticos y estadistas en 1980.

Trabajo

A pesar de su ajetreada carrera política, Moro fue un prolífico erudito y literato. En sus comunicaciones con otros humanistas, Erasmo describió a Moro como un modelo de hombre de letras, y en 1520 Robert Whittington (c. 1480 – 1553) lo describió como «un hombre para todas las estaciones». Como humanista cristiano, trató de reexaminar y revitalizar la teología cristiana estudiando la Biblia y los escritos de los Padres de la Iglesia a la luz de las tradiciones literarias y filosóficas griegas clásicas.

Entre 1513 y 1518, Moro trabajó en una historiografía inacabada, la «Historia del rey Ricardo III», publicada posteriormente en inglés y en latín. Refleja un temprano paso de las mundanas crónicas medievales a un estilo de escritura más dramático.

En 1516, Moro escribió su obra más famosa y controvertida, «Utopía», una novela en la que un viajero describe las disposiciones políticas del país insular imaginario de Utopía. En Utopía no existe la propiedad privada y hay una tolerancia religiosa casi total. Sin embargo, no se tolera el ateísmo, ya que More argumenta que, si un hombre no cree en un dios o en una vida después de la muerte, nunca se podrá confiar en él porque, lógicamente, no reconocerá ninguna autoridad o principio fuera de sí mismo. Los arreglos sociales perfectamente ordenados y razonables de Utopía (basados vagamente en el comunalismo monástico) se contrastan con la vida social contenciosa de los estados europeos, y se enfatiza la necesidad social de orden y disciplina (más que de libertad).

Aunque algunos han argumentado que «Utopía» era en gran medida irónica y que Moro era en todo momento un cristiano ortodoxo, también ha atraído la admiración de los socialistas modernos, que han argumentado que era una crítica astuta de la explotación económica y social en la Europa premoderna, y que Moro fue una de las figuras intelectuales clave en el desarrollo temprano de las ideas socialistas.

Junto con Erasmo, Moro fue el responsable de revivir en cierta medida el hedonismo, defendiéndolo por motivos religiosos. Sostenía que Dios no sólo nos diseñó para ser felices, sino que utiliza nuestro deseo de felicidad para motivarnos a comportarnos moralmente. Quizás lo más importante es que More distinguía entre los placeres de la mente y los del cuerpo, y argumentaba que deberíamos perseguir los placeres que tienen un fundamento más natural, para no preocuparnos por los lujos artificiales.

Libros de Sir Thomas More

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Tomás Moro: Una historia muy breve por John Guy (Autor)
  • Tomás Moro: Una biografía de Richard Marius (Autor)
  • La vida de Tomás Moro de Peter Ackroyd (1999-11-09) de Peter Ackroyd (Autor)
  • Tomás Moro: La búsqueda del hombre interior de Louis L. Martz (Autor)
  • Tomás Moro sobre el arte de gobernar de Gerard B. Wegemer (Autor)
Sir Thomas More, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Deja una respuesta