Santo Tomás de Aquino

Santo Tomás de Aquino, Filosofía Básica ✍️

Santo Tomás de Aquino (también conocido como Tomás de Aquino) (c. 1225 – 1274) fue un filósofo y teólogo italiano de la época medieval. Fue el principal defensor clásico de la teología natural en el apogeo de la escolástica en Europa, y el fundador de la escuela tomista de filosofía y teología.

La filosofía de Aquino ha ejercido una enorme influencia en la teología cristiana posterior, especialmente en la de la Iglesia Católica Romana, pero también en la filosofía occidental en general. Sus obras más importantes y duraderas son la «Suma Teológica», en la que expone su teología sistemática de las «quinquae viae» (las cinco pruebas de la existencia de Dios), y la «Suma Contra Gentiles».

Vida

Aquino nació alrededor de 1225 en el seno de una familia noble en la pequeña ciudad de Roccasecca, cerca de Aquino, Italia, en lo que entonces era el Reino de Sicilia. Su padre era el conde Landulfo y su madre Teodora, condesa de Theate. Su tío, Sinibaldo, era abad del monasterio benedictino original de Monte Cassino y se esperaba que Aquino siguiera a su tío en ese cargo. A la edad de 5 años, Aquino comenzó su educación temprana en un monasterio, y a los 16 años continuó sus estudios en la Universidad de Nápoles.

En Nápoles, Aquino pronto comenzó a inclinarse hacia la Orden de los Dominicos, para profundo disgusto de su familia (que en un momento dado lo apresó y mantuvo cautivo en un intento de obligarlo a seguir la línea familiar). Sin embargo, tras la intervención del Papa Inocencio IV, se convirtió en monje dominico en 1242.

En 1244, el joven y prometedor Aquino fue enviado a estudiar con Alberto Magno en Colonia y luego en París, donde se distinguió en los argumentos contra el célebre campeón de la Universidad Guillaume de St Amour (c. 1200 – 1272). Tras graduarse como bachiller en teología en 1248, regresó a Colonia como segundo profesor y magister studentium y comenzó su actividad literaria y su vida pública.

En 1256, el Aquinate inició muchos años de viajes y conferencias sobre teología por toda Francia e Italia, junto con su amigo San Buenaventura de Bagnoregio (1221 – 1274). Durante este periodo, fue llamado a menudo para aconsejar al pontífice reinante y al rey francés Luis VIII sobre asuntos de estado, y para representar a la Orden Dominicana en reuniones y debates. A pesar de predicar todos los días, encontró tiempo para escribir homilías, disputas y conferencias, y siguió trabajando diligentemente en su gran obra literaria, la «Suma Teológica».

Aquino se caracterizó por ser un hombre humilde, sencillo, amante de la paz, dado a la contemplación y amante de la poesía. Siempre mantuvo el dominio de sí mismo y se ganó a sus adversarios por su personalidad y su gran saber. Los frailes y monjes informaron de varios milagros menores relacionados con el Aquinate (desde levitaciones hasta voces del cielo). Se negó a participar en la mortificación de la carne, que como fraile dominico debía observar. También rechazó de plano cargos tan prestigiosos como el de arzobispo de Nápoles y abad de Montecassino (aunque se le convenció para que volviera a la Universidad de Nápoles en 1272).

En 1270, el obispo de París emitió un edicto en el que condenaba una serie de enseñanzas derivadas de Aristóteles o de filósofos árabes como Averroes que entonces estaban de moda en la universidad, y las enseñanzas de Aquino se encontraban entre ellas. La Orden de los Dominicos, prudentemente, lo trasladó a Italia mientras proseguían las investigaciones en París. En 1274, de camino a asistir al Segundo Concilio de Lyon para intentar resolver las diferencias entre las iglesias griega y latina, Aquino cayó enfermo y finalmente murió en el cercano monasterio cisterciense de Fossa Nuova.

En 1277, tres años después de la muerte del Aquinate, el obispo de París y el obispo de Oxford emitieron otro edicto más detallado que condenaba una serie de tesis de Tomás como heréticas, sobre la base de la teología agustiniana ortodoxa que consideraba la razón humana inadecuada para comprender la voluntad de Dios. Como resultado de esta condena, el Aquinate fue excomulgado póstumamente (un hito en la historia de la filosofía y la teología medievales), y su reputación tardó muchos años en recuperarse de esta censura.

En 1324, cincuenta años después de la muerte de Tomás de Aquino, el Papa Juan XXII, en Aviñón, lo declaró santo de la Iglesia católica, y su teología comenzó su ascenso de prestigio. En 1568, fue nombrado Doctor de la Iglesia. En 1879, el Papa León XIII declaró que la teología de Aquino era una exposición definitiva de la doctrina católica, y ordenó al clero que tomara las enseñanzas de Aquino como base de sus posiciones teológicas. Hoy en día, es considerado por muchos católicos como el mayor teólogo y filósofo de la Iglesia Católica.

Obra

Aquino era un teólogo cristiano, pero también era aristotélico y empirista, e influyó sustancialmente en estas dos corrientes del pensamiento occidental. Creía que la verdad se conoce tanto a través de la revelación natural (ciertas verdades están disponibles para todas las personas a través de su naturaleza humana y a través de un correcto razonamiento humano) como de la revelación sobrenatural (conocimiento basado en la fe y revelado a través de las escrituras), y tuvo cuidado de separar estos dos elementos, que consideraba de naturaleza complementaria y no contradictoria. Así, aunque uno puede deducir la existencia de Dios y sus atributos a través de la razón, ciertos aspectos específicos (como la Trinidad y la Encarnación) sólo pueden conocerse a través de la revelación especial y no pueden deducirse de otra manera.

Sus dos grandes obras son la «Summa Contra Gentiles» (a menudo publicada en inglés con el título «On the Truth of the Catholic Faith»), escrita entre 1258 y 1264, y la «Summa Theologica» («Compendio de Teología»), escrita entre 1265 y 1274. La primera es una obra filosófica de amplio espectro dirigida a los no cristianos; la segunda se dirige en gran medida a los cristianos y es más bien una obra de teología cristiana.

Para Aquino, la materia prima de la teología son las escrituras y las tradiciones de la Iglesia católica, producidas por la autorrevelación de Dios a los humanos a lo largo de la historia. La fe y la razón son las dos herramientas principales que se necesitan conjuntamente para procesar estos datos con el fin de obtener el verdadero conocimiento de Dios. Creía que Dios se revela a través de la naturaleza, de modo que el pensamiento racional y el estudio de la naturaleza es también el estudio de Dios (una mezcla de la filosofía griega aristotélica con la doctrina cristiana).

A partir de su consideración de lo que Dios no es, Aquino propuso cinco afirmaciones positivas sobre las cualidades divinas o la naturaleza de Dios:

  • Dios es simple, sin composición de partes, como cuerpo y alma, o materia y forma.
  • Dios es perfecto, no le falta nada.
  • Dios es infinito, y no está limitado como lo están los seres creados física, intelectual y emocionalmente.
  • Dios es inmutable, incapaz de cambiar respecto a su esencia y carácter.
  • Dios es uno, de tal manera que la esencia de Dios es la misma que la existencia de Dios.

Aquino creía que la existencia de Dios no es evidente ni está por encima de toda prueba. En la «Suma Teológica», detalla cinco pruebas racionales de la existencia de Dios, las «quinquae viae» (o las «Cinco Vías»), algunas de las cuales son en realidad reafirmaciones de las otras:

  • El argumento del motor inmóvil (ex motu): todo lo que se mueve es movido por un motor, por lo que hay un motor inmóvil del que procede todo movimiento, que es Dios.
  • El argumento de la causa primera (ex causa): todo lo que es causado es causado por otra cosa, por lo que debe haber una causa incausada de todas las cosas causadas, que es Dios.
  • El argumento de la contingencia (ex contingentia): hay seres contingentes en el universo que pueden existir o no existir y, como es imposible que todo en el universo sea contingente (ya que algo no puede surgir de la nada), debe haber un ser necesario cuya existencia no dependa de ningún otro ser, que es Dios.
  • El argumento del grado (ex graduación): hay varios grados de perfección que se pueden encontrar en todo el universo, por lo que debe haber una cúspide de perfección de la que se derivan grados menores de perfección, que es Dios.

El argumento teleológico o argumento del diseño (ex fine): todos los cuerpos naturales del mundo (que son en sí mismos no inteligentes) actúan hacia fines (lo que es propio de la inteligencia), por lo que debe haber un ser inteligente que guíe todos los cuerpos naturales hacia sus fines, que es Dios.

Aquino creía que Jesucristo era verdaderamente divino y no un simple ser humano o Dios meramente habitando el cuerpo de Cristo. Sin embargo, sostenía que Cristo tenía también un alma humana verdaderamente racional, lo que producía una dualidad de naturalezas que persistía incluso después de la Encarnación, y que estas dos naturalezas existían simultáneamente pero distinguibles en un solo cuerpo humano real.

El Aquinate definió las cuatro virtudes cardinales como la prudencia, la templanza, la justicia y la fortaleza, que según él son naturales (reveladas en la naturaleza) y obligatorias para todos. Además, hay tres virtudes teologales, descritas como la fe, la esperanza y la caridad, que son sobrenaturales y se distinguen de las otras virtudes en que su objeto es Dios. Además, distingue cuatro tipos de ley: la ley eterna (el decreto de Dios que rige toda la creación), la ley natural (la «participación» humana en la ley eterna, que es descubierta por la razón), la ley humana (la ley natural aplicada por los gobiernos a las sociedades) y la ley divina (la ley especialmente revelada en las escrituras).

Para Santo Tomás de Aquino, el objetivo de la existencia humana es la unión y la comunión eterna con Dios. Para aquellos que han experimentado la salvación y la redención a través de Cristo mientras viven en la tierra, se concederá una visión beatífica después de la muerte en la que la persona experimenta una felicidad perfecta e interminable a través de la comprensión de la esencia misma de Dios. Durante la vida, la voluntad del individuo debe ordenarse hacia las cosas correctas (como la caridad, la paz y la santidad), lo que exige moralidad en las elecciones humanas cotidianas, una especie de ética de la virtud. Santo Tomás de Aquino fue el primero en identificar el Principio del Doble Efecto en las decisiones éticas, cuando un acto que de otro modo sería legítimo (por ejemplo, la defensa propia) puede causar también un efecto que uno estaría normalmente obligado a evitar (por ejemplo, la muerte de otro).

Libros de Santo Tomás de Aquino

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Opera Omnia (Edición en latín)
    por Horacio (creador), Wilhelm 1810-1882 Dillenburger Ed (creador)
  • Tomás de Aquino: Escritos selectos (Penguin Classics)
    de Tomás de Aquino (Autor), Ralph McInerny (Editor)
  • La Suma Breve de Tomás de Aquino: La versión concisa propia de Santo Tomás de su Suma Teológica
    de Santo Tomás de Aquino (Autor)
  • Escritos filosóficos escogidos (Clásicos de Oxford)
    por Tomás de Aquino (Autor), Timothy McDermott (Traductor)
  • Summa Theologiae: Una traducción concisa
    de Tomás de Aquino (Autor), Timothy McDermott (Editor)
  • Un lector de Aquino: Selecciones de los escritos de Tomás de Aquino
    por Mary T. Clark (Autor)
    por Tomás de Aquino (Autor), William P. Baumgarth (Editor), Richard J. Regan (Traductor)
  • Sobre el derecho, la moral y la política, 2ª edición (Hackett Classics) 2ª edición
  • La filosofía de Santo Tomás de Aquino
    de Etienne Gilson (Autor)
  • The Cambridge Companion to Aquinas (Cambridge Companions to Philosophy) 1a edición
    por Norman Kretzmann (Editor), Eleonore Stump (Editor)
  • Santo Tomás de Aquino
    por Ralph McInerny (Autor)
  • La filosofía cristiana de Santo Tomás de Aquino
    de Etienne Gilson (Autor), L.K. Shook (Traductor)
  • La verdad en Aquino (Routledge Radical Orthodoxy) 1a edición
    de John Milbank (Autor), Catherine Pickstock (Autor)
  • El realismo tomista y el giro lingüístico: Hacia una forma más perfecta de la existencia 1ª Edición
    de John P. O’Callaghan (Autor)
  • Tomás de Aquino sobre la naturaleza humana: Un estudio filosófico de la Summa Theologiae, 1a 75-89
    por Robert Pasnau (Autor)
  • Ethica Thomistica: La filosofía moral de Tomás de Aquino
    por Ralph McInerny (Autor)
Santo Tomás de Aquino, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Deja una respuesta