Pragmatismo

El pragmatismo (o pragmatismo) es el punto de vista que considera que las consecuencias prácticas o los efectos reales son componentes vitales tanto del significado como de la verdad. Más sencillamente, algo es verdadero sólo en la medida en que funciona. Sostiene que el significado de cualquier concepto puede equipararse a las consecuencias operativas o prácticas concebibles de lo que el concepto representa.

Al igual que la noción afín de Instrumentalismo, el Pragmatismo afirma que cualquier teoría que demuestre tener más éxito en la predicción y el control de nuestro mundo que sus rivales puede considerarse más cercana a la verdad. Así pues, no hay que preferir automáticamente la ratiocinio lenta y tropezada sobre el instinto, la introspección y la tradición, que son todos métodos válidos para la investigación filosófica, aunque cada uno tenga sus propios inconvenientes. El método científico es, en general, el más adecuado para la investigación teórica, aunque la resolución de la duda también puede lograrse mediante la tenacidad y la persistencia, la autoridad de una fuente de creencias preparadas u otros métodos.

Los pragmáticos creen que la verdad no está «prefabricada», sino que la verdad está hecha conjuntamente por nosotros y la realidad. Algunos pragmáticos también creen que la verdad es mutable (las creencias pueden pasar de ser verdaderas a no serlo y viceversa), y que la verdad es relativa a un esquema conceptual.

Historia del pragmatismo

Charles Sanders Peirce enunció por primera vez la Máxima Pragmática a finales del siglo XIX (y la replanteó de muchas formas diferentes a lo largo de los años) como una máxima de la lógica y como reacción a las teorías metafísicas. La escuela del pragmatismo alcanzó su punto álgido en las filosofías de principios del siglo XX de William James y John Dewey. El término «pragmatismo» fue utilizado por primera vez en prensa por James, que atribuyó a Peirce la acuñación del término a principios de la década de 1870.

Entre los primeros pensadores que inspiraron el pragmatismo se encuentran Sir Francis Bacon, que acuñó la frase «el conocimiento es poder»; Nicolás Maquiavelo, que sugirió que un gobernante puede necesitar hacer cosas inmorales para lograr sus objetivos; David Hume, por su relato naturalista del conocimiento y la acción; Thomas Reid (1710 – 1796), por su realismo directo; Immanuel Kant, por su Idealismo, y de quien Peirce derivó el nombre de «pragmatismo»; Georg Hegel, por su introducción de la temporalidad en la filosofía; John Stuart Mill, por su Nominalismo y Empirismo; y Alexander Bain (1818 – 1903), que examinó los vínculos cruciales entre creencia, conducta y disposición.

La epistemología de los primeros pragmatistas también estuvo influida por el pensamiento darwiniano, aunque no fueron los primeros en ver la relevancia de la evolución para las teorías del conocimiento.

Tras la primera oleada de pragmatismo, el movimiento se dividió y dio lugar a tres subescuelas principales, además de otros pensadores más independientes y no alineados:

  • El pragmatismo neoclásico hereda la mayoría de los principios de los pragmáticos clásicos, y entre sus seguidores se encuentran Sidney Hook (1902 – 1989) y Susan Haack (1945 – ).
  • El neopragmatismo (a veces llamado pragmatismo lingüístico) es un tipo de pragmatismo, aunque difiere en su metodología filosófica o formación conceptual del pragmatismo clásico, y entre sus seguidores se encuentran C. I. Lewis (1883 – 1964), Richard Rorty (1931 – 2007), W. V. O. Quine, Donald Davidson (1917 – 2003) y Hilary Putnam (1926 – ).
  • El pragmatismo francés es una rama específicamente francesa del movimiento, e incluye a Bruno Latour (1947 – ), Michel Crozier (1922 – 2013), Luc Boltanski (1940 – ) y Laurent Thévenot (1949).
Pragmatismo, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Deja una respuesta