Pitágoras

Pitágoras, Filosofía Básica ✍️

Pitágoras de Samos (c. 570 – 490 a.C.) fue un filósofo y matemático presocrático de la isla griega de Samos.

Fue el fundador del influyente movimiento o culto filosófico y religioso llamado pitagorismo, y probablemente fue el primer hombre que se autodenominó filósofo (o amante de la sabiduría). Pitágoras (o en un sentido más amplio los pitagóricos), supuestamente ejerció una importante influencia en la obra de Platón.

Como matemático, se le conoce como el «padre de los números» o como el primer matemático puro, y es más conocido por su Teorema de Pitágoras sobre la relación entre los lados de un triángulo rectángulo, el concepto de números cuadrados y raíces cuadradas, y el descubrimiento de la proporción áurea.

Desgraciadamente, se sabe poco de él (no se conserva ninguno de sus escritos originales y sus seguidores solían publicar sus propias obras en su nombre) y sigue siendo una figura misteriosa. Su sociedad secreta o hermandad tuvo un gran efecto en las tradiciones esotéricas posteriores, como el rosacrucismo y la masonería.

Vida

Pitágoras nació en la isla griega de Samos, en el Mar Egeo oriental, frente a la costa de Turquía, en algún momento entre el 580 y el 572 a.C. Su padre era Mnesarchus, un comerciante fenicio de Tiro; su madre era Pythais, nativa de Samos. Pasó sus primeros años en Samos, pero también viajó mucho con su padre.

Según algunos informes, de joven conoció a Tales, que quedó impresionado con sus habilidades y le aconsejó que se dirigiera a Menfis, en Egipto, y estudiara matemáticas y astronomía con los sacerdotes de allí, lo que pronto tuvo la oportunidad de hacer. También viajó para estudiar en los templos de Tiro y Biblos en Fenicia, así como en Babilonia. En algún momento fue también alumno de Ferécides de Siros y de Anaximandro (que a su vez había sido alumno de Tales). Siendo aún muy joven, abandonó su ciudad natal para trasladarse a Crotona, en el sur de Italia, con el fin de escapar del gobierno tiránico de Polícrates, el Tirano de Samos (o posiblemente para escapar de los problemas políticos relacionados con una escuela de estilo egipcio llamada «semicírculo» que había fundado en Samos).

En Crotona, Pitágoras estableció una sociedad religiosa secreta muy similar (y posiblemente influenciada) al anterior culto órfico, en un intento de reformar la vida cultural de Crotona. Formó un círculo de élite de seguidores a su alrededor, llamados pitagóricos o los matemáticos («aprendices»), sujetos a reglas de conducta muy estrictas, sin posesiones personales y asumiendo una dieta mayoritariamente vegetariana. Llevaban una vida estructurada de enseñanza religiosa, comidas en común, ejercicio, música, recitaciones de poesía, lectura y estudio filosófico (muy similar a la vida monástica posterior). La escuela (inusual para la época) estaba abierta a estudiantes masculinos y femeninos de manera uniforme (se consideraba que las mujeres eran diferentes de los hombres, pero no necesariamente inferiores). Los Mathematikoi ampliaron y desarrollaron el trabajo más matemático y científico que inició Pitágoras.

A otros estudiantes, que vivían en zonas vecinas, también se les permitía asistir a algunas de las conferencias de Pitágoras, aunque no se les enseñaban los secretos internos del culto. Se les conocía como los Akousmatikoi («oyentes»), y se centraban en los aspectos más religiosos y rituales de las enseñanzas de Pitágoras (y se les permitía comer carne y poseer objetos personales).

Entre sus alumnos más destacados se encontraban el filósofo Empédocles, Brontino (que pudo ser el sucesor de Pitágoras al frente de la escuela), Filolao (c. 480 – 385 a.C., al que se le atribuye la teoría de que la Tierra no era el centro del universo), Lisis de Taras (al que a veces se le atribuyen muchos de los trabajos que se suelen atribuir al propio Pitágoras), Cercops (un poeta órfico), Hipaso de Metaponto (al que a veces se le atribuye el descubrimiento de los números irracionales), Zamolxis (que más tarde amasó una gran riqueza y un culto como dios entre los dacios tracios) y Theano (nacido hacia el 546 a.C., una matemática, estudiante y posiblemente esposa o hija de Pitágoras).

Hacia el final de su vida, Pitágoras huyó a Metaponto (más al norte, en el Golfo de Tarento) debido a un complot contra él y sus seguidores por parte de un noble de Crotona llamado Cylon. Murió en Metaponto por causas desconocidas en algún momento entre el 500 y el 490 a.C., con una edad de entre 80 y 90 años.

Obra

Debido a la naturaleza secreta de su escuela y a la costumbre de sus alumnos de atribuir todo al propio Pitágoras, es difícil hoy en día determinar quién hizo realmente cada obra. Para complicar aún más las cosas, en la antigüedad circularon algunas falsificaciones con su nombre (algunas de las cuales todavía existen). Algunos de sus biógrafos pretendían claramente presentarlo como una figura divina, y se convirtió en objeto de elaboradas leyendas en torno a su persona histórica.

La escuela que Pitágoras estableció en Crotona era, en cierto modo, más bien una hermandad secreta o un monasterio. Se basaba en sus enseñanzas religiosas y se preocupaba mucho por la moralidad de la sociedad. Los miembros debían vivir éticamente, amarse unos a otros, compartir creencias políticas, practicar el pacifismo y dedicarse a las matemáticas de la naturaleza. También se abstenían de comer carne, abjuraban de la propiedad personal y observaban una regla de silencio (llamada «echemythia»), cuya ruptura se castigaba con la muerte, basada en la creencia de que si alguien tenía alguna duda sobre lo que debía decir, debía permanecer en silencio.

Pitágoras consideraba que sus opiniones religiosas y científicas estaban inseparablemente interconectadas. Creía en la teoría de la metempsicosis o la transmigración del alma y su reencarnación una y otra vez después de la muerte en los cuerpos de los seres humanos, los animales o los vegetales hasta que se convertía en moral (una creencia que pudo haber aprendido de su antiguo maestro Ferécides de Syros, a quien se suele atribuir el mérito de ser el primer griego que enseñó la transmigración de las almas). Fue uno de los primeros en proponer que los procesos de pensamiento y el alma estaban localizados en el cerebro y no en el corazón.

Otra de las creencias centrales de Pitágoras era que la esencia del ser (y la estabilidad de todas las cosas que crean el universo) se puede encontrar en forma de números, y que se puede encontrar a través del estudio de las matemáticas. Por ejemplo, creía que cosas como la salud dependían de una proporción estable de elementos, y que el exceso o la escasez de una cosa provocaba un desequilibrio que hacía que una persona no estuviera sana.

En matemáticas, se suele atribuir a Pitágoras el descubrimiento de lo que hoy se conoce como el Teorema de Pitágoras, un teorema geométrico que afirma que, en un triángulo rectángulo, el cuadrado de la hipotenusa (el lado opuesto al ángulo recto) es igual a la suma de los cuadrados de los otros dos lados. Aunque los babilonios y los indios ya lo conocían y utilizaban, se cree que él (o quizá uno de sus alumnos) construyó la primera prueba.

Creía que el sistema numérico (y por tanto el sistema del universo) se basaba en la suma de los números del uno al cuatro (es decir, el diez), y que los números impares eran masculinos y los pares femeninos. Descubrió la teoría de las proporciones matemáticas, construidas de tres a cinco sólidos geométricos, y también descubrió los números cuadrados y las raíces cuadradas. El descubrimiento de la proporción áurea (referida a la relación de dos cantidades tal que la suma de esas cantidades y la mayor es la misma que la relación entre la mayor y la menor, aproximadamente 1,618) también suele atribuirse a Pitágoras, o posiblemente a su alumno, Teano.

Fue uno de los primeros en pensar que la Tierra era redonda, que todos los planetas tienen un eje y que todos los planetas giran en torno a un punto central (que en un principio identificó como la Tierra, pero más tarde renunció a ello por la idea de que los planetas giran en torno a un «fuego» central, aunque nunca lo identificó como el Sol). También creía que la Luna era otro planeta al que llamaba «contra-Tierra».

Pitágoras también estaba muy interesado en la música, y quería mejorar la de su época, que consideraba poco armoniosa y demasiado agitada. Según la leyenda, descubrió que las notas musicales podían traducirse en ecuaciones matemáticas escuchando el trabajo de los herreros. La «afinación pitagórica» es un sistema de afinación musical en el que las relaciones de frecuencia de todos los intervalos se basan en la relación 3:2 (una pila de quintas perfectas), un sistema documentado ya en el año 3500 a.C. en textos babilónicos, pero que sin embargo suele atribuirse a Pitágoras. También creía en la «musica universalis» (o la «armonía de las esferas»), la idea de que los planetas y las estrellas se movían según ecuaciones matemáticas, que se correspondían con notas musicales y producían así una especie de sinfonía.

Libros de Pitágoras

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Pitágoras y los misterios de Delfos Rústica – 6 de junio de 2011 by Edouard Schure (Autor)
  • El libro de consulta y la biblioteca de Pitágoras: Una antología de escritos antiguos relacionados con Pitágoras y la filosofía pitagórica Rústica – 1 de julio de 1987 by Kenneth Sylvan Guthrie (Compilador, Traductor), David Fideler (Editor, Introducción)
  • Pitágoras revivido: Mathematics and Philosophy in Late Antiquity (Clarendon Paperbacks) Reprint Edition by Dominic J. O’Meara (Autor)
  • La armonía divina: La vida y las enseñanzas de Pitágoras Tapa dura – 1 de noviembre de 1999 by John Strohmeier (Autor), Peter Westbrook (Autor)
Pitágoras, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Deja una respuesta