Panteísmo

El panteísmo es la opinión de que Dios es equivalente a la Naturaleza o al universo físico -que son esencialmente la misma cosa- o que todo es de un Dios abstracto inmanente que todo lo abarca. Así, cada individuo humano, al ser parte del universo o de la naturaleza, es parte de Dios. El término «panteísmo» fue acuñado por el escritor irlandés John Toland en 1705.

Algunos panteístas aceptan la idea del libre albedrío (argumentando que los individuos tienen algunas opciones entre el bien y el mal, aunque probablemente tengan poca concepción del ser mayor del que forman parte), aunque el determinismo también está muy extendido (sobre todo entre los panteístas naturalistas – véase más adelante). Algunos panteístas también postulan un propósito común para la naturaleza y el hombre, mientras que otros rechazan la idea de propósito y consideran que la existencia existe «por sí misma». Aunque Schopenhauer afirmó que el panteísmo no tiene ética, los panteístas sostienen que el panteísmo es el punto de vista más ético, señalando que cualquier daño hecho a otro es un daño a uno mismo, porque lo que daña a uno daña a todos.

El concepto se ha discutido desde la época de los «Upanishads» del hinduismo védico, y los filósofos de la antigua Grecia (incluidos Tales, Parménides y Heráclito), así como en el judaísmo cabalístico. La equiparación bíblica de Dios a los actos de la naturaleza, y la definición de Dios dentro del propio Nuevo Testamento, ha llevado al establecimiento de algunos movimientos panteístas cristianos, desde los primeros cuáqueros hasta los unitarios posteriores. En el siglo XVII, hubo una especie de resurgimiento, y a Spinoza en particular se le atribuye la creencia en una especie de panteísmo naturalista.

Tipos de panteísmo

Panteísmo clásico:

Es la forma de panteísmo que equipara la existencia con Dios sin intentar redefinir o minimizar ninguno de los dos términos. Cree en un Dios personal, consciente y omnisciente, y considera que este Dios une a todas las religiones verdaderas. En muchos sentidos, el panteísmo clásico es similar al monismo, en el sentido de que considera que todas las cosas, desde la energía hasta la materia, pasando por el pensamiento y el tiempo, son aspectos de un dios personal que lo abarca todo. Se distingue principalmente por su simplicidad y su actitud de compatibilidad e inclusión hacia otras creencias mundiales. El panteísmo clásico está representado por muchas tradiciones religiosas, como el hinduismo y el judaísmo cabalístico.

Panteísmo bíblico:

Esta forma de panteísmo (condenada vehementemente por muchos cristianos tradicionales) sostiene que algunos aspectos panteístas se expresan en los escritos de la Biblia. La equiparación bíblica de Dios con los actos de la naturaleza, y la definición de Dios dentro del propio Nuevo Testamento, son la base para apelar a este sistema de creencias.

Panteísmo naturalista:

Se trata de una forma de panteísmo que sostiene que el universo, aunque inconsciente y no sensible en su conjunto, es sin embargo un foco significativo para la realización mística. Así, se considera que la naturaleza es Dios sólo en un sentido no tradicional e impersonal. Los críticos han alegado que esto constituye un mal uso intencionado de la terminología, y un intento de justificar el ateísmo (o algún tipo de naturalismo espiritual) etiquetándolo erróneamente como panteísmo. El panteísmo naturalista se basa en los puntos de vista relativamente recientes de Baruch Spinoza (que puede haber sido influenciado por el panteísmo bíblico) y John Toland, así como en influencias contemporáneas.

Cosmoteísmo:

Se trata de un pequeño y controvertido movimiento iniciado a finales del siglo XVIII para expresar el sentimiento de que Dios es algo creado por el hombre y que no existía antes que él, y que tal vez sea incluso un estado final de la evolución humana, mediante la planificación social, la eugenesia y otras formas de ingeniería genética. Entre otros, H. G. Wells suscribió una forma de cosmoteísmo.

Pandeísmo:

Se trata de una especie de panteísmo naturalista, que sostiene que el universo es un Dios inconsciente y no sensible, pero también que Dios fue previamente una fuerza o entidad consciente y sensible que diseñó y creó el universo. Así, según el pandeísmo, Dios sólo se convirtió en un Dios inconsciente y no consciente al convertirse en el universo. Es una especie de síntesis del panteísmo y del deísmo.

Panenteísmo:

Esta creencia tiene rasgos en común con el panteísmo, como la idea de que el universo es una parte de Dios, aunque el panenteísmo sostiene que Dios es más grande que la naturaleza por sí sola y, por tanto, el universo físico es sólo una parte de su naturaleza.

Panteísmo, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Deja una respuesta