Nicolas Malebranche

Nicolas Malebranche, Filosofía Básica ✍️

Nicolas Malebranche (1638 – 1715) fue un filósofo francés de la Edad de la Razón. En un principio, fue un seguidor del racionalismo de René Descartes (o cartesianismo), y un opositor ruidoso de la escuela de pensamiento empirista británica.

Sin embargo, también era un cristiano devoto, y trató de sintetizar el pensamiento de Descartes y San Agustín para demostrar el papel activo de Dios en todos los aspectos del mundo, desarrollando en el proceso su propia doctrina del Ocasionalismo.

Siempre gozó de gran estima en su país y, aunque su reputación fuera de Francia disminuyó durante el siglo XVIII, muchos han empezado a defender en los últimos años que la originalidad y la unidad de su sistema filosófico le hacen merecedor de un lugar junto a figuras racionalistas como Descartes, Spinoza y Leibniz.

Vida

Malebranche nació el 6 de agosto de 1638 en París, Francia, siendo el hijo menor de su padre Nicolas Malebranche (secretario del rey Luis XIII de Francia) y de su madre Catherine de Lauzon (hermana de un virrey de Canadá).

Nació con una grave malformación de la columna vertebral y unos pulmones débiles, por lo que recibió su primera educación de un tutor privado. Sin embargo, a los dieciséis años abandonó su hogar para estudiar en la Universidad de París, primero en el Collège de la Marche, donde siguió un curso de filosofía, y posteriormente en el Collège de Sorbonne, donde estudió teología. Sin embargo, rechazó el escolasticismo que se enseñaba en la universidad e ingresó en el Oratorio de París en 1660, donde se dedicó a la historia eclesiástica, la lingüística, la Biblia y las obras de San Agustín. Fue ordenado sacerdote en 1664.

Fue también en 1664 cuando Malebranche se topó con el «Tratado del Hombre» de Descartes, una exposición de la fisiología del cuerpo humano sin recurrir al aristotelismo ni a la escolástica. Quedó tan impresionado con la obra y las posibilidades que sugería, que pasó la siguiente década estudiando en detalle el sistema de Descartes.

Al final de ese tiempo, en 1674 y 1675, Malebranche publicó los dos volúmenes de su primera y más extensa obra filosófica, «De la recherche de la vérité» («De la búsqueda de la verdad»), que sentó las bases de su reputación e ideas filosóficas. En ediciones posteriores, respondió a las críticas y amplió sustancialmente los argumentos originales. Gottfried Leibniz conoció a Malebranche en París hacia 1675, y ambos mantuvieron una larga correspondencia.

Malebranche publicó su «Traité de la nature at de la grâce» («Tratado de la naturaleza y de la gracia») en 1680, y los ataques a éste por parte de su colega filósofo cartesiano (y jansenista), Antoine Arnauld (1612 – 1694), dieron lugar a una larga y amarga disputa, principalmente por motivos teológicos, pero que también se extendió a la mayoría de sus respectivos sistemas filosóficos. Los partidarios de Arnauld persuadieron a la Iglesia Católica Romana para que incluyera el «Tratado sobre la naturaleza y la gracia» en su índice de libros prohibidos en 1690 (y «Sobre la búsqueda de la verdad» también fue prohibido más tarde, en 1709).

Malebranche continuó publicando libros a lo largo de la década de 1680, y murió en París el 13 de octubre de 1715 a la edad de 77 años.

Obra

Al igual que René Descartes, Malebranche sostenía que los seres humanos alcanzan el conocimiento a través de ideas o representaciones inmateriales en la mente, pero mientras que Descartes creía que las ideas eran entidades mentales, Malebranche sostenía (siguiendo más o menos a San Agustín) que todas las ideas sólo existen en Dios y que vemos todas las cosas en Dios («visión en Dios»). Estas ideas, por tanto, son increadas e independientes de las mentes finitas y, cuando accedemos a ellas intelectualmente, aprehendemos la verdad objetiva.

Malebranche dividió la verdad (que veía en términos de relaciones entre ideas) en dos categorías: relaciones de magnitud (verdades «especulativas», como las de la geometría) y relaciones de cualidad o perfección (las verdades «prácticas» de los principios éticos que, para Malebranche, eran divinas en su fundamento, universales en su aplicación y que debían ser descubiertas por la contemplación intelectual).

Su gran innovación fue explicar cómo las ideas divinas universales podían servir también como objetos inmediatos de las mentes humanas en la percepción sensual de los particulares, sugiriendo que, mientras que la concepción intelectual de la mente de las ideas es pura y directa, su percepción sensual de las mismas será modificada por «sensaciones» propias de las mentes individuales creadas. Así, para una mente diferente (una con una sensación diferente), la misma idea podría representar un individuo diferente del mismo tipo general.

El planteamiento inicial de Malebranche sobre el problema mente-cuerpo seguía del Dualismo de Descartes, pero más tarde, en los «Entretiens sur la métaphysique et la religion» («Diálogos sobre la Metafísica y la Religión») de 1688, por ejemplo, argumentó que no tenemos una concepción completa de los poderes de la mente y, por tanto, ninguna concepción clara de la naturaleza de la mente. Con respecto a la interacción psicofísica, Malebranche argumentaba que el cuerpo no podía actuar sobre la mente, ni la mente sobre el cuerpo, y que el único poder activo (y la única causa eficiente del cambio en el mundo) es Dios.

Esta idea se convirtió en la doctrina principal de Malebranche, el Ocasionalismo, según el cual Dios es el único agente causal y todas las cosas creadas no hacen más que proporcionar «ocasiones» para la actividad divina. Por ejemplo, las leyes de Dios que rigen lo que llamamos la «interacción» del cuerpo y la mente, son tales que movimientos similares en el cuerpo «ocasionarán» ideas similares en la mente, aunque en realidad tanto la idea en la mente como el movimiento en el cuerpo son causados por Dios.

También sostenía que, al crear el mundo, Dios observaba lo que Malebranche llamaba «orden» y se obligaba a actuar según unas pocas leyes simples de la naturaleza, elegidas de acuerdo con su voluntad general de que el mundo fuera lo mejor posible. Utilizó esta idea de voluntad o volición general en su teodicea (su respuesta al hecho de la existencia del mal en un mundo creado por un Dios bueno), argumentando que, aunque Dios podía actuar mediante voliciones particulares para evitar males naturales específicos, sólo podía hacerlo apartándose de las leyes simples de sus voliciones generales, que son la marca suprema de su sabiduría. Así, la mayor parte de las veces, Dios sólo actúa mediante «voliciones generales» (que pueden requerir algunos males específicos), y sólo en casos excepcionales (por ejemplo, los milagros) recurriría a «voliciones particulares».

Las ideas de Malebranche influyeron en gran medida en la teoría del inmaterialismo o idealismo puro del obispo George Berkeley y, de forma totalmente independiente a él, de Arthur Collier (1680 – 1732), ya que dieron el último paso hacia la negación total de la existencia de la sustancia material. Gottfried Leibniz también se inspiró en su correspondencia con Malebranche para diseñar su teoría de la armonía preestablecida como alternativa al Ocasionalismo de Malebranche. David Hume se basó en los argumentos negativos de Malebranche para demostrar que no podían concebirse conexiones causales genuinas entre entidades distintas, aunque Hume se dirigió entonces hacia el interior del funcionamiento de la mente humana para sus soluciones, en lugar de dirigirse hacia arriba, hacia Dios.

Además de sus principales obras sobre Metafísica, Filosofía de la Mente, Teología y Ética, Malebranche también publicó estudios sobre la óptica, las leyes del movimiento y la naturaleza del color, y se dedicó especialmente a estas áreas no filosóficas al final de su vida. También escribió sobre matemáticas y, aunque no hizo grandes descubrimientos matemáticos propios, contribuyó a introducir y difundir las aportaciones de Descartes y Leibniz en Francia.

Libros de Nicolas Malebranche

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Oeuvres de Malebranche: Deuxieme Serie; Recherche de la Verite (Reimpresión clásica) (Edición en francés) by Nicolas Malebranche (Autor)
  • Bibliographia Malebranchiana: Una guía crítica de la literatura de Malebranche hasta 1989 (Revista de Historia de la Filosofía) por Patricia Easton B.A. M.A. (Autor), Profesor Thomas M.
  • Lennon Ph.D. (Autor), Gregor Sebba (Autor)
  • La luz del alma: teorías de las ideas en Leibniz, Malebranche y Descartes by Nicholas Jolley (Autor)
  • La luz del alma: las teorías de las ideas en Leibniz, Malebranche y Descartes, por Nicholas Jolley (autor) por Steven Nadler (Editor)
Nicolas Malebranche, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Deja una respuesta