Filosofía de la ciencia

La filosofía de la ciencia es el estudio de los supuestos, los fundamentos y las implicaciones de las ciencias naturales (que normalmente se refiere a la biología, la química, la física, las ciencias de la tierra y la astronomía, en contraposición a las ciencias sociales que se ocupan del comportamiento humano y la sociedad).

Plantea preguntas como: «¿Qué es la ciencia?», «¿Cuáles son los objetivos de la ciencia?» y «¿Cómo debemos interpretar los resultados de la ciencia?».

El cientificismo es la creencia generalizada de que los supuestos y métodos de investigación de las ciencias físicas y naturales son igualmente apropiados (o incluso esenciales) para todas las demás disciplinas, incluidas la filosofía, las humanidades y las ciencias sociales. El positivismo es la filosofía estrechamente relacionada que sostiene que el único conocimiento auténtico es el conocimiento científico, y que dicho conocimiento sólo puede provenir de la afirmación positiva de las teorías a través del estricto método científico (que significa la recogida de datos mediante la observación y la experimentación, y la formulación y comprobación de hipótesis).

¿Qué es la ciencia?

Una de las cuestiones centrales de la Filosofía de la Ciencia es distinguir la ciencia de la no-ciencia, aunque muchos consideran que el problema es irresoluble o discutible. Históricamente, el principal punto de discordia era entre la ciencia y la religión y, aún hoy, muchos opositores al diseño inteligente afirman que no cumple los criterios de la ciencia y que, por tanto, no debe tratarse en pie de igualdad con la evolución.

Los criterios de la ciencia suelen incluir

  • la formulación de hipótesis que cumplan los criterios lógicos de contingencia (es decir, que no sean necesariamente verdaderas o falsas desde el punto de vista lógico), falsabilidad (es decir, que se pueda demostrar que son falsas) y comprobabilidad (es decir, que haya alguna esperanza real de establecer si son verdaderas o falsas)
  • una base empírica
  • el uso del método científico

Historia de la filosofía de la ciencia

El empirismo (y, más tarde, el positivismo y el positivismo lógico) basó la ciencia en la observación y abogó por una reducción sistemática de todo el conocimiento humano a fundamentos lógicos y científicos. En cambio, la no-ciencia (por ejemplo, la Metafísica y la Filosofía de la Religión) no era observacional y, por tanto, carecía de sentido, teoría también conocida como Verificacionismo.

Karl Popper (1902 – 1994), en respuesta a los Positivistas Lógicos, reconoció que una teoría bien podía tener sentido sin ser científica, y que la característica central de la ciencia era que apuntaba a afirmaciones falsables (es decir, afirmaciones que pueden probarse como falsas, al menos en teoría), lo que llamó Falsacionismo.

El estadounidense Thomas Kuhn (1922 – 1996) señaló que la mayor parte de la ciencia era lo que él llamaba ciencia normal (trabajo de resolución de problemas dentro de los límites de la teoría y el conocimiento actuales). Sin embargo, cuando se generan muchas anomalías durante el proceso de hacer ciencia normal, se puede aceptar que el trabajo es en realidad ciencia extraordinaria (o revolucionaria) dentro del paradigma científico actual. Entonces puede producirse un cambio de paradigma (como el paso de la ciencia newtoniana a la ciencia einsteiniana) hasta que el nuevo paradigma es aceptado como la norma por la comunidad científica y se integra en su trabajo anterior. Kuhn sostenía que un nuevo paradigma se acepta principalmente porque tiene una capacidad superior para resolver los problemas que surgen en el proceso de hacer ciencia normal, y la pseudociencia o la no-ciencia puede definirse entonces por el hecho de no proporcionar explicaciones dentro de dicho paradigma.

De este modo, la ciencia progresa no sólo construyendo gradualmente sobre los trabajos del pasado, como siempre se había supuesto, sino mediante una serie de revoluciones en las que las formas de pensar de la comunidad científica cambian por completo. El libro de Kuhn de 1962 «La estructura de las revoluciones científicas» fue enormemente popular y sigue siendo una de las obras más citadas de la filosofía. Ha sido calificada por algunos como «la obra más influyente de la filosofía en la segunda mitad del siglo XX».

Paul Feyerabend (1924 – 1994) sostenía que la ciencia no ocupa un lugar especial ni por su lógica ni por su método, y que no hay ningún método dentro de la historia de la práctica científica que no haya sido violado en algún momento del avance del conocimiento científico, por lo que no se puede sostener ninguna pretensión de autoridad especial por parte de los científicos.

Filosofía de la ciencia, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Deja una respuesta