El cinismo (como doctrina filosófica)

El cinismo es una antigua doctrina ética griega que sostiene que el propósito de la vida es vivir una vida de Virtud de acuerdo con la Naturaleza (que exige sólo las necesidades mínimas requeridas para la existencia). Esto significa rechazar todos los deseos convencionales de salud, riqueza, poder y fama, y vivir una vida libre de toda posesión y propiedad. Sin embargo, en lugar de retirarse de la sociedad, los cínicos deben vivir bajo la mirada del público y se muestran indiferentes ante los insultos que puedan derivarse de su comportamiento poco convencional. Su forma de vida requiere un entrenamiento continuo (tanto de la mente como del cuerpo), no sólo una abdicación de la responsabilidad y un estilo de vida nihilista.

Los cínicos creían que el mundo pertenece a todos por igual, y que el sufrimiento está causado por los falsos juicios sobre lo que es valioso, y por las costumbres y convenciones sin valor que rodean a la sociedad. También consideraban que su trabajo consistía en actuar como guardianes de la humanidad, y en evangelizar y acosar a la gente sobre el error de sus costumbres. Eran especialmente críticos con cualquier muestra de codicia, que consideraban una de las principales causas de sufrimiento. Muchas de sus ideas fueron absorbidas posteriormente por el estoicismo.

Aunque nunca hubo una doctrina cínica oficial, los principios fundamentales pueden resumirse así

  • El objetivo de la vida es la felicidad, que consiste en vivir de acuerdo con la Naturaleza.
  • La felicidad depende de la autosuficiencia y del dominio de la actitud mental.
  • La autosuficiencia se consigue viviendo una vida de Virtud.
  • El camino hacia la Virtud es liberarse de cualquier influencia (por ejemplo, la riqueza, la fama, el poder, etc.) que no tiene valor en la Naturaleza.
  • El sufrimiento es causado por falsos juicios de valor, que causan emociones negativas y un carácter vicioso.
  • El término «cínico» deriva del griego «kunikos» (que significa «parecido a un perro»), posiblemente como referencia peyorativa al desvergonzado rechazo de los modales convencionales por parte de los primeros cínicos y su decisión de vivir en la calle. En el uso común, «cinismo» significa una disposición a no creer en la sinceridad o la bondad de los motivos y las acciones humanas, y una tendencia a expresarlo con desprecio y sarcasmo.

Historia del cinismo

Pitágoras y sus seguidores habían defendido la vida sencilla en los siglos anteriores a los cínicos. A principios del siglo VI a.C., un sabio escita llamado Anacharsis había combinado la vida sencilla con la crítica de las costumbres griegas de una manera que se convertiría en estándar entre los cínicos. Sin embargo, la influencia más inmediata para la escuela cínica fue Sócrates. Aunque no era un asceta, profesaba el amor a la virtud, la indiferencia por la riqueza y el desprecio por la opinión general.

El verdadero fundador del cinismo fue Antístenes (c. 445 – 365 a.C.), que había sido uno de los alumnos más importantes de Sócrates a principios del siglo V a.C. Predicaba una vida de pobreza, pero sus enseñanzas también abarcaban el lenguaje, el diálogo y la literatura, además de la ética pura en la que se centraron los cínicos posteriores.

A Antístenes le siguieron Diógenes de Sínope (que vivía en una bañera en las calles de Atenas y comía carne cruda, llevando el cinismo a sus extremos lógicos), y Crates de Tebas (c. 365 – 285 a.C.), que regaló una gran fortuna para poder vivir una vida de pobreza cínica en Atenas. Diógenes domina la historia del cinismo como ninguna otra figura, y llegó a ser considerado el arquetipo de filósofo cínico. Adoptó un estilo de vida de autosuficiencia («autarkeia»), austeridad («askesis») y desvergüenza («anaideia»), y fue famoso por su mordaz sátira e ingenio.

Con el auge del estoicismo en el siglo III a.C., el cinismo como actividad filosófica seria sufrió un declive, y no fue hasta la época romana cuando se produjo un resurgimiento cínico. El cinismo se extendió con el auge de la Roma imperial en el siglo I d.C., y los cínicos podían encontrarse mendigando y predicando por todas las ciudades del Imperio Romano, donde eran tratados con una mezcla de desprecio y respeto. El cinismo parece haber prosperado hasta el siglo IV d.C., a diferencia del estoicismo, que ya había decaído.

El cinismo desapareció finalmente a finales del siglo V d.C., aunque muchas de sus ideas ascéticas y métodos retóricos fueron adoptados por los primeros cristianos.

El cinismo (como doctrina filosófica), Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Deja una respuesta