Zenón de Citio

Zenón de Citio, Filosofía Básica ✍️

Zenón de Citio (c. 334 – 262 a.C.) fue un filósofo griego del periodo helenístico, activo en Atenas desde el año 300 a.C. aproximadamente.

Se le considera el fundador de la escuela filosófica del estoicismo (que se convirtió en la filosofía dominante de los periodos helenístico y romano, y en una influencia para el cristianismo primitivo). Sin embargo, la filosofía de Zenón era más bien un camino intermedio entre el rechazo total de la sociedad por parte de los cínicos y la obsesión por el deber de los posteriores estoicos.

Vida

Zenón de Citio nació alrededor del año 334 ó 333 a.C. en la colonia griega de Kition (o, latinizado, Citium), la actual Larnaca en la isla de Chipre, frente a la costa de Turquía.

Era hijo de un comerciante, posiblemente de ascendencia fenicia (Citium tenía una gran población fenicia), y ejerció el oficio de comerciante hasta los 42 años, cuando abrió su escuela de filosofía estoica en Atenas. La escuela recibió el nombre de la stoa («pórtico») que Zenón utilizaba como plataforma de enseñanza.

En un momento dado, cuando tenía unos treinta años, se convirtió en alumno de Crates de Tebas (c. 365 – 285 a.C.), el filósofo cínico más famoso que vivía en ese momento en Atenas. Según la leyenda, Zenón naufragó frente a las costas de Grecia, y más tarde entró en una librería de Atenas y se sintió inmediatamente atraído por las obras de Sócrates. Al preguntar cómo encontrar a este hombre (Sócrates llevaba mucho tiempo muerto), el librero se limitó a señalar el paso de Crates de Tebas, y así Zenón se convirtió en su alumno casi por defecto.

Zenón era descrito como demacrado y quemado por el sol, y llevaba una vida austera y ascética, que coincide con las influencias de la enseñanza cínica (y que fue continuada en su propia filosofía estoica, al menos en parte). Su principal diversión era sentarse al sol comiendo higos y bebiendo vino. Heredó la preferencia de los cínicos por el discurso áspero y el comportamiento chocante, burlándose continuamente de los ricos de Atenas y relacionándose con una multitud de siervos ignorantes y mendigos (él mismo no estaba por encima de la mendicidad).

El historiador del siglo III D.C., Diógenes Laërtius, señaló en sus «Vidas de filósofos eminentes» que Zenón tenía muy pocas amigas, prefiriendo la compañía de hombres y niños (tenía una criada, aparentemente para evitar ser tachado de misógino). Vivió, al menos durante un tiempo, con Pérsico (306 – 243 a.C.), que pudo ser amante, sirviente o amanuense de Zenón, pero sin duda fue su amigo y alumno favorito. Cuando Zenón fue invitado a actuar como consejero de Antígono II Gonatas de Macedonia, envió a Pérsico en su lugar, y éste llegaría a ser una figura importante en la corte macedonia.

Zenón murió hacia el año 262 ó 261 a.C. Diógenes Laërtius cuenta la extraña historia de que un día tropezó y se cayó al salir de la escuela y se rompió un dedo del pie. Pero, como se esperaba que un sabio estoico hiciera siempre lo que era apropiado para la Naturaleza y, como Zenón era muy viejo en ese momento (tendría alrededor de 72 años), consideró apropiado morir y, en consecuencia, se estranguló. Se construyó una tumba en honor a su influencia moral en la juventud de su época. El alumno de Zenón, Cleanthes de Assos (c. 330 – 230 a.C.), le sucedió al frente de la escuela estoica.

Te puede interesar:  Maimónides

Obra

Ninguna de las obras de Zenón ha llegado hasta nuestros días, y todo lo que sabemos de él son citas y anécdotas en las obras de sus seguidores y críticos. Debido a que sus ideas fueron desarrolladas por otros estoicos, especialmente Crisipo de Soli (c. 280 – 207 a.C.) y Epicteto, es difícil determinar con precisión cuáles eran sus propios pensamientos y enseñanzas.

Al igual que los cínicos, Zenón reconocía un bien único y simple, que es la única meta a la que hay que aspirar y que sólo puede consistir en la Virtud. Sin embargo, se apartó de los cínicos en su opinión de que las cosas que son moralmente indiferentes podían, sin embargo, tener valor para nosotros.

Zenón predicaba que «el hombre conquista el mundo conquistándose a sí mismo». Daba lecciones a sus alumnos sobre el valor de la «apatheia» (o ausencia de pasión), argumentando que sólo controlando las emociones y los deseos físicos se podía desarrollar la sabiduría y la capacidad de aplicarla. Sostenía que el estoico practicante podía suprimir la influencia de las pasiones desarrollando una indiferencia tanto al dolor como al placer por medio de la meditación.

También inventó el concepto de «kathekon» (que se ha traducido de diversas maneras como «acciones adecuadas» o «acciones apropiadas para la naturaleza» o «función adecuada») que conlleva el sentido de que el hombre (y todos los seres vivos) deben actuar de acuerdo con la naturaleza. La meta del estoico debe ser la «katorthomata» (una acción kathekon perfectamente lograda, derivada del «orthos logos» o razón).

La filosofía de Zenón ofrecía un camino intermedio entre el rechazo total de la sociedad por parte de los cínicos y la obsesión del deber por parte de los estoicos posteriores. La famosa aceptación estoica del Destino, en la formulación de Zenón, no es más que eso: lo que pasa, pasa, y no tiene sentido quejarse de ello. A pesar de la influencia del estoicismo en las doctrinas cristianas posteriores, la visión del mundo de Zenón estaba probablemente más cerca del taoísmo, el vedanta hindú o algunas variedades del sufismo que del cristianismo ortodoxo o el islam.

De las muchas obras que se dice que escribió Zenón, su «República» (escrita bajo la tutela de Crates) es la más famosa y, aunque no ha sobrevivido, se sabe más de ella que de cualquiera de sus otras obras. Fue escrita imitando conscientemente (o en oposición) a la obra homónima de Platón, y en ella se esboza la visión de Zenón de la sociedad estoica ideal construida sobre principios igualitarios, en la que los hombres y mujeres virtuosos llevarían una vida de ascetismo sencillo.

Te puede interesar:  San Agustín de Hipona

Entre las doctrinas que Zenón defendía en la obra (algunas de las cuales se consideraban bastante chocantes y rayanas en el anarquismo) estaban la denuncia de la educación general; la creencia de que sólo los virtuosos pueden ser considerados verdaderos ciudadanos; la opinión de que los hombres y las mujeres deben ser considerados iguales e incluso llevar la misma ropa; la idea de que las mujeres deben ser tenidas «en común» (básicamente la promoción del «amor libre») la aceptación de prácticas sexuales como la masturbación, la homosexualidad y la prostitución (aunque, curiosamente, no el adulterio), y el desaliento del excesivo pudor; la exhortación a que el hombre sabio produzca hijos; la creencia de que los templos a los dioses, los tribunales e incluso el dinero eran innecesarios para los seres racionales; y su llamamiento a una ciudad construida sobre el principio del amor.

En Metafísica, Zenón creía que todo el Universo es Dios, un ente divino razonador, donde todas las partes pertenecen al todo. A este sistema panteísta, incorporó las creencias de Heráclito en un fuego divino y creativo, que se extiende por todo el Universo y lo prevé y produce todo. Este fuego divino o éter era para Zenón la base de toda la actividad del Universo, operando sobre una materia que, de otro modo, sería pasiva y que no aumenta ni disminuye, y el Universo sufría ciclos regulares de formación y destrucción. El fuego primario pasa por la etapa de aire, y luego se convierte en agua, la parte más gruesa se convierte en tierra, y la parte más delgada se convierte en aire de nuevo, y luego se enrarece de nuevo en fuego.

Creía que las almas individuales formaban parte del mismo fuego que el alma-mundo del Universo, y que la naturaleza del Universo es tal que realiza lo que es correcto e impide lo contrario, por lo que se identifica con el Destino incondicional a la vez que le permite el libre albedrío que se le atribuye.

Libros de Zenón de Citio

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Estoicos y escépticos: Zenón de Citio y la estoa, la estoa, Posidonio de Apamea, los escépticos, Pirro de Elis, Arcesilao de Pitane, Carneades de C by Edwyn Bevan (Autor)
Zenón de Citio, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

4 comentarios

Deja una respuesta