Voltaire (François-Marie Arouet)

Voltaire (François-Marie Arouet), Filosofía Básica ✍️

Voltaire (de nombre real François-Marie Arouet) (1694 – 1778) fue un filósofo y escritor francés del Siglo de las Luces. Su inteligencia, ingenio y estilo lo convirtieron en uno de los más grandes escritores y filósofos de Francia, a pesar de la controversia que suscitó.

Fue un abierto partidario de la reforma social (incluida la defensa de las libertades civiles, la libertad de religión y el libre comercio), a pesar de las estrictas leyes de censura y las duras penas de la época, e hizo uso de sus obras satíricas para criticar el dogma católico y las instituciones francesas de su época. Junto con John Locke, Thomas Hobbes y Jean-Jacques Rousseau, sus obras e ideas influyeron en importantes pensadores de las revoluciones americana y francesa.

Fue un escritor prolífico, y produjo obras en casi todas las formas literarias (obras de teatro, poesía, novelas, ensayos, obras históricas y científicas, más de 21.000 cartas y más de dos mil libros y folletos).

Índice de contenido

Vida

Voltaire nació el 21 de noviembre de 1694 en París, Francia, siendo el menor de cinco hijos de una familia de clase media. Su padre era François Arouet, notario y funcionario menor de Hacienda; su madre era Marie Marguerite d’Aumart, de una familia noble de la provincia de Poitou.

Voltaire fue educado por los jesuitas en el Collège Louis-le-Grand de París de 1704 a 1711, donde mostró un temprano don para los idiomas, aprendiendo latín y griego desde niño, y más tarde llegando a dominar también el italiano, el español y el inglés. Sin embargo, afirmó que no aprendió más que «el latín y las estupideces».

Cuando dejó la universidad, Voltaire ya había decidido que quería ser escritor. Sin embargo, su padre quería que se convirtiera en abogado, así que Voltaire fingió trabajar en París como asistente de un abogado, mientras que en realidad pasaba gran parte de su tiempo escribiendo poesía satírica. Incluso cuando su padre le descubrió y le envió a estudiar derecho a provincias, siguió escribiendo.

El ingenio de Voltaire pronto le hizo popular entre algunas de las familias aristocráticas de París y se convirtió en uno de los favoritos de los círculos sociales. Cuando el padre de Voltaire le consiguió un trabajo como secretario del embajador francés en los Países Bajos, Voltaire se enamoró de una refugiada francesa llamada Catherine Olympe Dunoyer, pero su escandalosa fuga fue frustrada por el padre de Voltaire y éste se vio obligado a regresar a Francia.

Desde muy joven, Voltaire tuvo problemas con las autoridades francesas por sus enérgicos ataques al gobierno y a la Iglesia católica, lo que le valió numerosos encarcelamientos y exilios a lo largo de su vida. En 1717, todavía con veinte años, se vio involucrado en la conspiración de Cellamare de Giulio Alberoni contra Felipe II, duque de Orleans (entonces regente del rey Luis XV de Francia), y sus escritos sobre el regente le llevaron a ser encarcelado en la infame Bastilla durante once meses. Sin embargo, mientras estaba allí, escribió su primera obra de teatro, «Oedipe», cuyo éxito consolidó su reputación. En 1718, tras este encarcelamiento, adoptó el nombre de «Voltaire» (un complejo juego anagramático de palabras), tanto como seudónimo como para su uso diario, lo que muchos han considerado que marca su separación formal de su familia y su pasado.

Cuando ofendió a un joven noble, el Caballero de Rohan, en 1726 se emitió una lettre de cachet para exiliar a Voltaire sin juicio y pasó casi tres años en Inglaterra, de 1726 a 1729. La experiencia influyó mucho en sus ideas y vivencias, y le impresionó especialmente la monarquía constitucional británica, su apoyo a las libertades de expresión y religión, así como la filosofía de John Locke y los trabajos científicos de Sir Isaac Newton (1642 – 1726) sobre la óptica y la gravedad. Tras su regreso a París, publicó sus opiniones sobre el gobierno, la literatura y la religión británicos en una colección titulada «Lettres philosophiques sur les Anglais» («Cartas filosóficas sobre los ingleses»), que suscitó una gran polémica en Francia (incluida la quema de ejemplares de la obra), y Voltaire se vio de nuevo obligado a abandonar París en 1734.

Su segundo exilio, de 1734 a 1749, lo pasó en el castillo de Cirey (cerca de Luneville, en el noreste de Francia). El castillo era propiedad del marqués Florent-Claude du Châtelet y de su esposa, la intelectual marquesa Émilie du Châtelet (1706 – 1749), aunque Voltaire puso parte de su propio dinero en la renovación del edificio. Inició una relación de quince años con la marquesa, tanto como amantes como colaboradores en sus actividades intelectuales, durante la cual coleccionaron y estudiaron más de 21.000 libros y realizaron experimentos en ciencias naturales en un laboratorio. Continuó escribiendo, a menudo en colaboración con la marquesa, tanto ficción como tratados científicos e históricos, así como sobre temas más filosóficos (especialmente Metafísica, la justificación de la existencia de Dios y la validez de la Biblia). Renunció a la religión y reclamó la separación de la Iglesia y el Estado y una mayor libertad religiosa. No obstante, fue elegido miembro de la Academia Francesa en 1746.

Te puede interesar:  Søren Kierkegaard

Tras la muerte de la marquesa en 1749 (y las continuas disputas por su obra «Zadig» de 1747), Voltaire se trasladó a Potsdam (cerca de Berlín) para unirse a Federico el Grande (1712 – 1786), gran amigo y admirador suyo, con un sueldo de 20.000 francos al año. Tras un comienzo prometedor, Voltaire atrajo más controversia en 1753 con su ataque al presidente de la Academia de Ciencias de Berlín, que enfureció mucho a Federico. Una vez más, los documentos fueron quemados y él huyó hacia París para evitar ser arrestado, pero Luis XV le prohibió volver a París, así que en su lugar se dirigió a Ginebra, Suiza, donde compró una gran finca. Aunque al principio fue bien recibido, la ley ginebrina prohibió las representaciones teatrales y la publicación de sus obras, por lo que Voltaire acabó abandonando la ciudad desesperado.

En 1759 se instaló finalmente en una finca llamada Ferney, cerca de la frontera suiza, donde vivió la mayor parte de sus últimos veinte años hasta poco antes de su muerte, y donde siguió recibiendo a toda la élite intelectual de su tiempo. Sus frustrantes experiencias de los últimos años inspiraron su obra más conocida, «Candide, ou l’Optimisme» («Cándido, o el optimismo») de 1759, una sátira de la filosofía de Gottfried Leibniz y del optimismo religioso y filosófico en general.

Voltaire regresó a París en 1778, a la edad de 83 años, con una acogida de héroe. Sin embargo, la emoción del viaje fue demasiado para él y murió el 30 de mayo de 1778 en París. Se dice que sus últimas palabras fueron: «Por Dios, dejadme morir en paz». Debido a sus críticas a la Iglesia, se le negó el entierro en suelo eclesiástico, aunque finalmente fue enterrado en una abadía de Champagne y, en 1791, sus restos fueron trasladados a un lugar de descanso en el Panteón de París. Se le extrajo el corazón, que ahora reposa en la Biblioteca Nacional de París, y también se le extrajo el cerebro (aunque, después de una serie de pases a lo largo de 100 años, parece que desapareció tras una subasta).

Obra

Voltaire fue un escritor prolífico, y produjo obras en casi todas las formas literarias (obras de teatro, poesía, novelas, ensayos, obras históricas y científicas, más de 21.000 cartas y más de dos mil libros y folletos). Muchas de sus obras en prosa y romances fueron escritas en forma de polémica, y a menudo iban precedidas de sus cáusticos pero conversacionales prefacios. «Cándido» (1759), una de las más conocidas y exitosas, por ejemplo, atacaba la filosofía de Gottfried Leibniz y su optimismo religioso y filosófico en una obra maestra de sátira e ironía. Sin embargo, Voltaire también rechazó la filosofía pesimista de Blaise Pascal sobre la depravación del hombre, y trató de tomar un camino intermedio en el que el hombre fuera capaz de encontrar la virtud moral a través de la razón.

La obra filosófica más importante de Voltaire fue el «Diccionario filosófico», publicado en 1764 y que comprende los artículos que aportó a la «Encyclopédie, ou dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers» («Enciclopedia, o diccionario sistemático de las ciencias, las artes y los oficios») (1751 – 1772) y varias obras menores. Dirigió sus críticas a las instituciones políticas francesas, a los enemigos personales de Voltaire, a la Biblia y a la Iglesia Católica Romana.

Se le recuerda y honra en Francia como un valiente polemista que luchó infatigablemente por los derechos civiles (el derecho a un juicio justo, la libertad de expresión y la libertad de religión) y que denunció las hipocresías e injusticias del Antiguo Régimen, que implicaba un injusto equilibrio de poder e impuestos entre el Primer Estado (el clero), el Segundo Estado (los nobles) y el Tercer Estado (los plebeyos y la clase media, que soportaban la mayor parte de los impuestos). Voltaire consideraba que la burguesía francesa era demasiado pequeña e ineficaz, que la aristocracia era parasitaria y corrupta, que los plebeyos eran ignorantes y supersticiosos y que la Iglesia era una fuerza estática que sólo servía para respaldar a los revolucionarios.

Aunque defendía con argumentos intelectuales la instauración de una monarquía constitucional en Francia, lo que sugería una inclinación hacia el liberalismo, en realidad desconfiaba de la democracia, que consideraba que propagaba la idiotez de las masas. Consideraba que un monarca ilustrado o absolutista (un despotismo benévolo, similar al preconizado por Platón), aconsejado por filósofos como él, era la única forma de lograr el cambio necesario, argumentando que el interés racional del monarca era mejorar el poder y la riqueza de sus súbditos y del reino.

Te puede interesar:  Epicteto

A menudo se piensa que Voltaire era ateo, aunque de hecho participaba en actividades religiosas e incluso construyó una capilla en su finca de Ferney. La principal fuente de esta idea errónea es un verso de uno de sus poemas (llamado «Epístola al autor del libro Los tres impostores») que suele traducirse como «Si Dios no existiera, habría que inventarlo». Muchos comentaristas han argumentado que se trata de una forma irónica de decir que no importa si Dios existe o no, aunque otros afirman que del resto del poema se desprende que cualquier crítica estaba más enfocada hacia las acciones de la religión organizada, que hacia el concepto de religión en sí.

De hecho, como muchas otras figuras clave de la Ilustración europea, Voltaire se consideraba deísta y contribuyó a la difusión del deísmo en Inglaterra y Francia durante su vida. No creía que la fe absoluta, basada en un texto religioso particular o singular o en una tradición de revelación, fuera necesaria para creer en Dios. Escribió: «Para mí es perfectamente evidente que existe un ser necesario, eterno, supremo e inteligente. Esto no es cuestión de fe, sino de razón». De hecho, su énfasis en la idea de un universo basado en la razón y en el respeto a la naturaleza reflejaba el panteísmo que era cada vez más popular a lo largo de los siglos XVII y XVIII.

Aunque no era ateo como tal, se oponía a la religión organizada. Ciertamente, era muy crítico con el catolicismo imperante y, en particular, creía que la Biblia era una referencia legal y/o moral anticuada, que de todas formas era en gran medida metafórica (aunque seguía enseñando algunas buenas lecciones), y que era una obra del hombre y no un don divino, todo lo cual le granjeó cierta mala reputación en la Iglesia católica. Su actitud hacia el Islam varió desde «una secta falsa y bárbara» hasta «una religión sabia, severa, casta y humana». También mostró en algún momento una inclinación hacia las ideas del hinduismo y las obras de los sacerdotes brahmanes.

Voltaire es conocido por muchos aforismos memorables, aunque a menudo se citan fuera de contexto. «Si Dios no existiera, habría que inventarlo», como se ha mencionado, sigue siendo objeto de acalorados debates sobre su significado e intenciones. «Todo es para bien en el mejor de los mundos posibles», de su novela «Cándido», es en realidad una parodia del optimismo de Leibniz y de la religión. La cita más citada de Voltaire es, en realidad, totalmente apócrifa: «Desapruebo lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo» fue escrita en realidad por Evelyn Beatrice Hall en su biografía de 1906 sobre Voltaire y otros, aunque recoge el espíritu de la actitud de Voltaire.

Libros de Voltaire

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Saint-Exupery : Oeuvres completes, Tome II [Bibliotheque de la Pleiade] (French Edition) de Antoine de Saint-Exupery (1999-04-02) Encuadernado en piel – 1744
  • El Voltaire portátil (Biblioteca portátil) by Voltaire (Autor), Francois Maria Arouet De Voltaire (Autor), Ben Ray Redman (Editor)
  • Tratado de la tolerancia y otros escritos de Voltaire (Autor), John R. Iverson (Editor, Introducción), William F. Fleming (Traductor)
  • Voltaire: Escritos políticos (Cambridge Texts in the History of Political Thought) por Frangois Marie Voltaire (Autor), David Williams (Editor)
  • Voltaire (Grandes Filósofos) de John Gray (Autor)
Voltaire (François-Marie Arouet), Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

3 comentarios

Deja una respuesta