Thomas Hobbes

Thomas Hobbes, Filosofía Básica ✍️

Thomas Hobbes (1588 – 1679) fue un filósofo inglés de la Edad de la Razón. Su famoso libro «Leviatán» de 1651 y su teoría del contrato social, desarrollada durante los tumultuosos tiempos de la Guerra Civil inglesa, sentaron las bases de la mayor parte de la filosofía política occidental.

Su visión del mundo fue sorprendentemente original en su momento, y sigue siendo relevante para la política contemporánea. No se arredró a la hora de abordar cuestiones delicadas de frente, y aunque a pocos les han gustado sus tesis, muchos han visto el realismo político que representa.

Al igual que Maquiavelo antes que él, Hobbes consideraba la política como una disciplina secular, divorciada de la teología, y siempre ha atraído a su cuota de poderosos (y a menudo vitriólicos) detractores. Otros han discrepado de su aparente suposición de que la humanidad no es inherentemente benévola, sino más bien egocéntrica y competitiva.

La vida

Thomas Hobbes nació prematuramente en Malmesbury, Wiltshire, Inglaterra, el 5 de abril de 1588. Su padre, también Thomas, era vicario de Charlton y Westport, pero abandonó a sus tres hijos al cuidado de su hermano mayor, Francis Hobbes, y huyó a Londres tras un altercado a la salida de su propia iglesia. No se sabe nada de su madre.

Por suerte, Francis era lo bastante rico como para encargarse de la educación de Thomas, que fue educado en la iglesia de Westport desde los cuatro años, antes de pasar a la escuela de Malmesbury y luego a una escuela privada regentada por un joven llamado Robert Latimer, graduado en la Universidad de Oxford. Hobbes fue un buen alumno y, hacia 1603, se trasladó al Magdalen College de Oxford para continuar su educación. Se sintió poco atraído por el aprendizaje escolástico de la época, y siguió en gran medida su propio plan de estudios, graduándose en 1608. Sir James Hussey, su maestro en Magdalen, lo recomendó como tutor de William, el hijo de William Cavendish, barón de Hardwick (y más tarde conde de Devonshire), y comenzó una relación de por vida con esa familia.

En 1610, como compañero del joven William, emprendió un gran viaje por Europa, donde conoció los métodos científicos y críticos europeos (en contraste con la filosofía escolástica que había aprendido en Oxford). Aunque se relacionó con figuras literarias y filosóficas como Ben Jonson (1572 – 1637) y Sir Francis Bacon (y compartió durante un tiempo las creencias atomistas de Bacon), no extendió sus esfuerzos hacia la filosofía hasta después de 1629. Su única producción antes de esa fecha fue la primera traducción al inglés de la «Historia de la Guerra del Peloponeso» del antiguo historiador griego Tucídides, que se publicó en 1628.

Después de que su empleador, el conde de Devonshire, muriera de peste en junio de 1628, la condesa viuda despidió a Hobbes, pero éste pronto encontró trabajo como tutor del hijo de Sir Gervase Clifton. Este tiempo, que pasó principalmente en París, terminó en 1631, cuando volvió a encontrar trabajo con la familia Cavendish, como tutor del hijo de su anterior alumno. Durante los siete años siguientes, además de dar clases particulares, amplió sus propios conocimientos de filosofía, incluyendo una visita a Florencia en 1636 y la asistencia a debates filosóficos regulares en París.

Durante estos años, desarrolló primero una teoría del movimiento físico y del impulso (aunque desdeñó cualquier trabajo experimental en física), y luego la extendió a los fenómenos más humanos de la sensación, el conocimiento, los afectos y las pasiones, y a partir de ahí comenzó a considerar los aspectos sociológicos y políticos de la interacción humana. Las dos primeras partes de su tratado en tres partes, «Human Nature» y «De Corpore Publico», fueron escritas en 1640, pero, antes de publicarlas, y a la luz del incierto clima político en el período previo a la Guerra Civil inglesa de 1642 – 1651, decidió cautelosamente trasladarse a París, donde permaneció durante los once años siguientes. Allí continuó trabajando en su tratado, criticó y mantuvo correspondencia con René Descartes, entre otros, y desarrolló una buena reputación en los círculos filosóficos.

Te puede interesar:  Johann Gottlieb Fichte

Cuando la causa monárquica en la Guerra Civil inglesa comenzó a declinar a mediados de 1644, se produjo un éxodo de los partidarios del rey a Europa, y especialmente a París. Los intereses políticos de Hobbes se revitalizaron, y la tercera (y más política) parte de su tratado en tres partes, «De Cive», se volvió a publicar y a distribuir más ampliamente en 1646. En 1647, después de algunos meses como instructor de matemáticas del joven Carlos, Príncipe de Gales (que más tarde se convertiría en Carlos II de Inglaterra), fue persuadido por sus amigos monárquicos para que expusiera su teoría del gobierno civil en detalle, especialmente en relación con la crisis política resultante de la Guerra Civil. A pesar de una grave enfermedad que le incapacitó durante seis meses, continuó en esta tarea hasta 1651, cuando se publicó su famosa obra maestra «Leviatán».

La obra tuvo una repercusión inmediata, y pronto Hobbes fue más alabado y criticado que cualquier otro pensador de su tiempo. El espíritu laicista de su libro enfureció enormemente tanto a los anglicanos como a los católicos franceses, y finalmente se vio obligado a huir de los monárquicos exiliados de vuelta a Inglaterra y a solicitar la protección del nuevo gobierno revolucionario inglés.

A partir de los sesenta años de edad, comenzó a sufrir una «parálisis por temblores» (probablemente la enfermedad de Parkinson), que fue empeorando con los años. Además de publicar algunos escritos poco fundamentados y controvertidos sobre matemáticas y física, Hobbes siguió produciendo y publicando obras filosóficas. «Behemoth», publicado póstumamente en 1682, aunque escrito bastante antes, fue su relato de las Guerras Civiles de Inglaterra.

A partir de la Restauración de la monarquía en 1660, adquirió un nuevo protagonismo, y su antiguo alumno, ahora Carlos II, se acordó de Hobbes y lo llamó a la corte para concederle una pensión de 100 libras. El rey también fue importante para proteger a Hobbes cuando, en 1666, la Cámara de los Comunes presentó un proyecto de ley contra el ateísmo y la profanación, que apuntaba específicamente al «Leviatán». Al final, la única consecuencia fue que a Hobbes se le prohibió publicar cualquier cosa en Inglaterra sobre temas relacionados con la conducta humana (incluyendo incluso las respuestas a los ataques de sus enemigos), y las ediciones posteriores de sus obras se imprimieron en Ámsterdam. A pesar de ello, su reputación en el extranjero siguió siendo formidable.

Sus últimas obras fueron una curiosa mezcla: una autobiografía en verso latino en 1672, y una traducción de la «Ilíada» y la «Odisea» en 1675. En octubre de 1679, Hobbes sufrió un trastorno de la vejiga, al que siguió un ataque de parálisis del que murió el 4 de diciembre de 1679 en Derbyshire, Inglaterra, a los 91 años.

Obra

Hobbes no era (como muchos han acusado) un ateo, pero sentía un desprecio ilimitado por la filosofía escolástica y las especulaciones de los escolásticos, (con sus combinaciones de teología cristiana y metafísica aristotélica), y se empeñaba en que las disputas teológicas se mantuvieran fuera de la política. También adoptó una metafísica fuertemente materialista, que hacía difícil explicar la existencia de Dios como entidad espiritual. Afirmaba que no existe una fuente natural de autoridad para ordenar nuestras vidas, y que el juicio humano es intrínsecamente poco fiable, por lo que necesita ser guiado.

Estaba profundamente influenciado por la nueva ciencia determinista de la época (Galileo, Newton, Boyle, Hooke, etc.) y por la certeza de las matemáticas. Estaba interesado en construir un modelo completamente mecánico del universo y, tras visitar a Galileo Galilei (1564 – 1642), llegó a creer que todo el mundo físico podía explicarse mediante la nueva ciencia del movimiento. Además, creía que el cuerpo humano también podía explicarse como un sistema dinámico, al igual que el funcionamiento de la mente y el conjunto de la sociedad civil.

En su «Leviatán» (subtitulado «La materia, la forma y el poder de una mancomunidad, eclesiástica y civil») de 1651, Hobbes expuso su doctrina sobre la fundación de los Estados y los gobiernos legítimos, basada en las teorías del contrato social (contractualismo). Fue escrito durante la Guerra Civil inglesa de 1642 – 1651, y gran parte del libro se ocupa de demostrar la necesidad de una autoridad central fuerte y de evitar los males de la discordia y la guerra civil. Se basa en los anteriores «Elementos de Derecho» de 1640, (que en un principio era un intento de proporcionar argumentos que apoyaran al rey contra sus desafiantes), y en particular en su «De Cive» de 1642.

Te puede interesar:  Friedrich Schelling

Sostuvo que el cuerpo humano es como una máquina, y que la organización política («commonwealth») es como un ser humano artificial. Partiendo de esta concepción mecanicista del ser humano y de las pasiones, Hobbes postuló cómo sería la vida sin gobierno, una condición que denominó «estado de naturaleza» y que, según él, conduce inevitablemente al conflicto y a vidas «solitarias, pobres, desagradables, brutas y cortas». Para escapar de este estado de guerra e inseguridad, los hombres en el estado de naturaleza acceden a un «contrato social» y establecen una sociedad civil. Así, todos los individuos de esa sociedad ceden sus derechos naturales en aras de la protección, y cualquier abuso de poder por parte de esta autoridad debe aceptarse como precio de la paz (aunque en casos graves de abuso, cabe esperar la rebelión). En particular, rechazó la doctrina de la separación de poderes, argumentando que el soberano debe controlar los poderes civil, militar, judicial y eclesiástico, lo que algunos han visto como una justificación del autoritarismo e incluso del totalitarismo.

Así, las opiniones éticas de Hobbes se basaban en la premisa de que lo que debemos hacer depende en gran medida de la situación en la que nos encontremos: cuando falta la autoridad política (como en su famosa condición natural de la humanidad), nuestro derecho fundamental es la autoconservación (salvar el pellejo por los medios que creamos convenientes); sin embargo, cuando existe la autoridad política, nuestro deber es simplemente obedecer a los que están en el poder.

En otros campos, también fue conocido como científico (especialmente en óptica), como matemático (sobre todo en geometría, aunque algunos de sus trabajos matemáticos han sido tachados sin contemplaciones de inadecuados y poco rigurosos), como traductor de los clásicos y como escritor de derecho.

Libros de Thomas Hobbes

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Las obras inglesas de Thomas Hobbes de Malmesbury por William Molesworth (Autor)
  • Leviatán (Clásicos de Oxford) por Thomas Hobbes (Autor), J. C. A. Gaskin (Editor)
  • Por Thomas Hobbes – Leviatán: Un texto autorizado: Interpretaciones de fondo
  • De Thomas Hobbes – Leviatán: Un texto autorizado: Interpretaciones de fondo
  • The Cambridge Companion to Hobbes (Cambridge Companions to Philosophy) por Tom Sorell (Editor)
  • Hobbes (Maestros del pasado) por Richard Tuck
  • Razón y retórica en la filosofía de Hobbes de Quentin Skinner (Autor)
  • La caza del Leviatán: Reacciones del siglo XVII al materialismo y la filosofía moral de Thomas Hobbes 1a edición de Samuel I. Mintz (Autor)
  • Thomas Hobbes (Historia británica en perspectiva) by Aloysius P. Martinich (Author)
  • Hobbes, Locke y la obra maestra de la confusión: Un examen de la filosofía política del siglo XVII de Ross Harrison (Autor)
Thomas Hobbes, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

4 comentarios

Deja una respuesta