Tales de Mileto

Tales de Mileto, Filosofía Básica ✍️

Tales de Mileto (c. 624 – 546 a.C.) fue un temprano filósofo presocrático, matemático y astrónomo de la ciudad griega de Mileto en Jonia (actual Turquía). Fue uno de los llamados Siete Sabios de Grecia y muchos lo consideran el primer filósofo de la tradición occidental.

Fue el fundador de la Escuela Milesia de filosofía natural y el maestro de Anaximandro. Fue quizás el primer suscriptor del materialismo y del naturalismo al tratar de definir la sustancia o sustancias de las que se componen todos los objetos materiales, que identificó como el agua.

Su innovadora búsqueda de una universalidad en las disciplinas de las matemáticas, la astronomía y la filosofía le han valido el calificativo de «primer científico».

La vida

Tales (pronunciado THAY-lees) nació en la ciudad griega de Mileto (en la costa jónica de la actual Turquía) hacia el año 624 o 625 a.C. (una estimación basada en su edad al morir). El historiador del siglo III D.C., Diógenes Laërtius, informó de que sus padres eran Examyas y Cleobulina, de la noble familia milenaria de Thelidae (y descendientes de Agenor y Cadmus de la antigua Tebas, Grecia), aunque otras fuentes sugieren que sus padres podrían haber sido fenicios (de la actual región de Líbano, Israel y Siria).

Los detalles de su vida son escasos y a menudo contradictorios. Algunos informes sugieren que se casó y tuvo un hijo, Cibisto (o Cibistón) o que posiblemente adoptó a un sobrino del mismo nombre, mientras que otros informes sugieren que nunca se casó. Algunos dicen que no dejó ningún escrito; otros, que escribió al menos dos obras, «Sobre el solsticio» y «Sobre el equinoccio» (ninguna ha sobrevivido). Algunas anécdotas sugieren que Tales se dedicó a los negocios y a la política, y que en un momento dado compró todas las prensas de aceitunas de Mileto tras predecir una buena cosecha para un año concreto (ya sea para ganar dinero o simplemente para demostrar que podía utilizar su inteligencia para enriquecerse si lo hubiera deseado).

Su participación en la política local es también de carácter anecdótico, pero parece que Tales impresionó a ambas partes del conflicto en curso entre lidios, medos y persas por el destino de la región de Jonia, cuando predijo un eclipse de sol que paralizó los combates. También se dice que participó en las negociaciones que siguieron a las hostilidades, y consiguió obtener condiciones favorables para Mileto.

Se dice que Tales murió de deshidratación mientras presenciaba un concurso de gimnasia en el año 546 o 547 a.C., a la edad de 78 años (aunque otros informes dicen que vivió hasta los 90).

Trabajo

En retrospectiva es difícil separar la historia de la leyenda, pero se le suele considerar uno de los Siete Sabios de la antigua Grecia, un grupo de filósofos, estadistas y legisladores del siglo VII y principios del VI a.C. que se hicieron famosos en los siglos siguientes por su sabiduría. El aforismo «Conócete a ti mismo» se ha atribuido a Tales (así como a al menos otros seis sabios de la antigua Grecia). Gran parte de lo que sabemos de la filosofía de Tales nos ha llegado a través de Aristóteles, por lo que puede estar algo distorsionado por las propias opiniones de Aristóteles. Algunas fuentes afirman que no dejó ningún escrito; otras, que escribió al menos dos obras, «Sobre el solsticio» y «Sobre el equinoccio» (ninguna de las cuales ha sobrevivido).

Te puede interesar:  Guillermo de Ockham

Los primeros filósofos presocráticos (de los cuales Tales fue uno de los primeros) intentaron definir la sustancia o sustancias de las que se componían todos los objetos materiales (como hacen los científicos modernos incluso hoy en día, de ahí que a veces se describa a Tales como el primer científico). Buscó la «physis» (o naturaleza) de los objetos que hace que se comporten de su manera característica. Fue uno de los primeros filósofos occidentales que intentó encontrar explicaciones naturalistas del mundo (naturalismo o materialismo) sin recurrir a explicaciones sobrenaturales o mitológicas, como los dioses y héroes antropomórficos griegos. Explicó los terremotos, por ejemplo, con la hipótesis de que la Tierra flota en el agua y que los terremotos se producen cuando la Tierra es sacudida por las olas.

Su creencia más famosa fue su doctrina cosmológica de que el agua era el primer principio (más o menos equivalente a la idea posterior de Anaxímenes de que todo en el mundo estaba compuesto de aire). Afirmaba que el agua era el origen de todas las cosas, aquello de lo que todas las cosas surgen y a lo que regresan, y además que todas las cosas, en última instancia, son agua. Probablemente sacó esta conclusión al ver que las sustancias húmedas se convertían en aire, limo y tierra, y veía claramente que la Tierra se solidificaba a partir del agua sobre la que flotaba y que la rodeaba.

Al considerar los efectos del magnetismo y la electricidad estática, llegó a la conclusión de que el poder de mover otras cosas sin que el propio motor cambie era una característica de la «vida», por lo que un imán y el ámbar deben estar vivos de alguna manera (en el sentido de que tienen animación o el poder de actuar). Si es así, argumentó, no hay diferencia entre los vivos y los muertos. Si todas las cosas estaban vivas, también debían tener alma o divinidad (una creencia natural de su época), y el resultado final de este argumento fue la eliminación casi total de la mente de la sustancia, abriendo la puerta a un innovador principio de acción no divino.

Tales reconoció un único Dios trascendental (monismo), que no tiene ni principio ni fin, pero que se expresa a través de otros dioses (politeísmo). Su idea de la justicia incluía tanto la letra de la ley como el espíritu de la misma (por ejemplo, el adulterio y el perjurio sobre el mismo en los tribunales son igualmente malos). Tenía algunos consejos morales de sentido común: que debemos esperar de nuestros hijos el mismo apoyo que damos a nuestros padres; que no debemos dejar que las habladurías nos influyan en contra de aquellos en los que hemos llegado a confiar; y que no debemos hacer nosotros mismos aquello por lo que culpamos a otros. Creía que un hombre feliz era aquel que era «sano de cuerpo, ingenioso de alma y de naturaleza fácilmente enseñable».

Te puede interesar:  Filón de Alejandría

Sus opiniones políticas eran en general favorables a una tiranía benigna, más que a la democracia (de la que la mayoría de los pensadores de su época desconfiaban por ser un sistema ineficaz y poco fiable). Creía que los hombres eran naturalmente mejores que las mujeres, y que los griegos eran mejores que los bárbaros (no griegos).

Tales era conocido por su conocimiento teórico y práctico (y su uso innovador) de la geometría, especialmente de los triángulos. Estableció lo que se conoce como el teorema de Tales, según el cual si un triángulo se dibuja dentro de un círculo con el lado largo como diámetro del círculo, el ángulo opuesto será siempre un ángulo recto (así como otras propiedades relacionadas derivadas de esto).

También fue un importante innovador en el campo de la astronomía, y tenía una teoría eficaz sobre la trayectoria del sol de solsticio a solsticio y supuestamente predijo correctamente un eclipse solar. Algunas fuentes le atribuyen el «descubrimiento» de las estaciones del año y del año de 365 días (en consonancia con su determinación de los solsticios). Aunque esto puede ser una exageración, su enfoque cuestionador de la comprensión de los fenómenos celestes marcó posiblemente el verdadero inicio de la astronomía griega.

Libros de Tales de Mileto

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Los filósofos presocráticos: Una historia crítica con una selección de textos por G. S. Kirk (Autor), J. E. Raven (Autor), M. Schofield (Autor)
  • Los filósofos presocráticos (Argumentos de los filósofos) por Jonathan Barnes
  • El acompañamiento de Cambridge a la filosofía griega temprana (Cambridge Companions to Philosophy) por A. A. Long (Editor)
Tales de Mileto, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

2 comentarios

Deja una respuesta