Sir Francis Bacon

Sir Francis Bacon, Filosofía Básica ✍️

Sir Francis Bacon (barón de Verulam, primer vizconde de St Alban) (1561 – 1626) fue un filósofo, estadista, ensayista y científico inglés de finales del Renacimiento. Fue un político astuto y ambicioso en el turbulento y venenoso clima político de la Inglaterra isabelina y jacobina. Pero, a pesar de sus tratos a veces nefastos y de sus constantes batallas contra las deudas, era también poseedor de una mente brillante.

Su mayor contribución a la filosofía fue la aplicación del razonamiento inductivo (generalizaciones basadas en casos individuales), el enfoque utilizado por la ciencia moderna, en lugar del método a priori de la escolástica medieval y el aristotelismo. Fue uno de los primeros defensores del empirismo y del método científico.

Vida

Francis Bacon nació en Londres, Inglaterra, el 22 de enero de 1561. Su padre era Sir Nicholas Bacon, Lord Guardián del Gran Sello bajo el mandato de la Reina Isabel I; su madre era Ann Cooke, segunda esposa de Sir Nicholas, hija de Sir Anthony Cooke, y cuñada de William Cecil (Lord Burghley) (principal consejero de la Reina Isabel). Por lo tanto, fue educado como un caballero inglés y tuvo muchos contactos en la corte real de la época. Era el menor de los cinco hijos y tres hijas de su padre.

La educación temprana de Bacon se llevó a cabo en casa debido a su mala salud, que le afectó durante toda su vida. Ingresó en el Trinity College de Cambridge a la edad de doce años (viviendo en Cambridge durante tres años con su hermano mayor, Anthony), y fue allí donde conoció a la Reina, que quedó impresionada por su precoz intelecto. En 1576, ingresó brevemente en la parte superior de Gray’s Inn, pero pronto se le concedió la oportunidad de viajar (con Sir Amias Paulet, el embajador inglés en París) por Francia, Italia y España, incluyendo una estancia en la Universidad de Poitiers en Francia y en la corte francesa. Hay rumores infundados de que durante este tiempo mantuvo una relación romántica con Margarita de Valois, hermana del rey francés).

En febrero de 1579, regresó a Inglaterra tras la repentina muerte de su padre, aunque su herencia fue mucho menor de lo previsto, y volvió a Gray’s Inn para estudiar derecho y poder mantenerse. Fue admitido como abogado junior en 1582, pero sus ambiciones (que él describió como descubrir la verdad, servir a su país y a su iglesia) le llevaron a la política. Fue diputado por Melcome Regis en 1584, y luego por Taunton (1586), Southampton e Ipswich (1597), Liverpool (1589), Middlesex (1593) y St Albans e Ipswich (1604).

Su temprana oposición al programa de impuestos de Isabel retrasó su ascenso político, pero, con la ayuda de su poderoso tío, lord Burghley, ascendió rápidamente en la profesión jurídica, recibiendo el valioso nombramiento de reversión a la Secretaría de la Cámara de las Estrellas en 1589. Durante este periodo, también se relacionó con el favorito de la reina Isabel, Robert Devereux, 2º conde de Essex, y en 1591 ya actuaba como asesor confidencial del conde. Siguió utilizando sus contactos para avanzar en su carrera, incluyendo un nombramiento como Consejero de la Reina en 1596, aunque sus problemas de dinero continuaron y, en 1598, fue brevemente arrestado por sus deudas incobrables. Era un político astuto y consiguió romper sus lazos con el duque de Essex antes de que éste fuera ejecutado por traición en 1601 (incluso discutiendo públicamente contra su antiguo benefactor).

Con la llegada del rey Jacobo I, tras la muerte de Isabel, en 1603, la estrella de Bacon siguió ascendiendo y ese mismo año fue nombrado caballero. En 1606 se casó con Alice Barnham, la hija de 14 años de un parlamentario londinense con buenas conexiones (más tarde la desheredaría al descubrirse su infidelidad). A pesar de los generosos ingresos procedentes de sus diversos cargos legales, las viejas deudas y sus costumbres derrochadoras le mantuvieron endeudado. Consiguió sortear los obstáculos políticos del reinado de Jaime y siguió recibiendo el favor del rey, aunque no siempre fue tan popular entre sus pares. Fue recompensado con un nombramiento prestigioso tras otro, incluyendo el de Procurador General (1607), Fiscal General (1613), Consejero Privado (1616), Lord Guardián del Gran Sello (1617), Lord Alto Canciller (1618), Barón de Verulam (1618) y Vizconde de St.

Te puede interesar:  Johann Gottlieb Fichte

Sir Francis desempeñó un papel destacado en la creación de las colonias británicas en el Nuevo Mundo, especialmente en Virginia, las Carolinas y Terranova. En 1609 elaboró un informe para el gobierno sobre la colonia de Virginia, y ayudó a formar la Compañía de Colonización de Terranova, que envió a John Guy a fundar una colonia en Terranova en 1610.

La carrera pública de Sir Francis Bacon terminó en desgracia en 1621, cuando un Comité Parlamentario sobre la administración de la ley le acusó de veintitrés cargos de corrupción y soborno. Aunque su encarcelamiento en la Torre de Londres duró poco, fue declarado incapaz de ocupar cargos futuros o de formar parte del Parlamento, y se salvó por poco de ser privado de sus títulos. Fue desterrado de Londres y se retiró a su finca de Gorhambury (cerca de St. Albans) para dedicarse a la escritura y al trabajo científico.

Murió, a los 66 años, en la casa de Lord Arundel en Highgate, Londres, el 9 de abril de 1626, dejando importantes deudas. En su funeral, celebrado en la iglesia de San Miguel de St. Albans, más de treinta famosos pensadores de la época recogieron sus elogios hacia él, lo que sugiere que, entre muchos enemigos políticos, también tenía muchos amigos académicos y literarios.

Desde su muerte, han surgido varias controversias y teorías conspirativas en torno a Bacon, como su posible homosexualidad, la posibilidad de que él (y también el conde de Essex) fuera el hijo ilegítimo y no reconocido de la reina Isabel, que fuera el verdadero autor de muchas de las grandes obras de William Shakespeare, que estuviera profundamente involucrado con varias sociedades secretas como los rosacruces y los masones, y que fingiera su propia muerte. En el siglo XX, algunas organizaciones de Enseñanzas de los Maestros Ascendidos en los Estados Unidos llegaron a afirmar que Francis Bacon nunca había muerto, y que desde entonces se había convertido en un Maestro Ascendido.

Trabajo

Para Bacon, el único conocimiento de importancia para el hombre estaba enraizado empíricamente en el mundo natural, y un sistema claro de investigación científica aseguraría el dominio del hombre sobre el mundo. Sentía una gran reverencia por Aristóteles, aunque consideraba que la filosofía aristotélica era estéril, discutible y equivocada en sus objetivos.

Bacon sostenía que, si bien la filosofía de la época utilizaba generalmente el silogismo deductivo (véase la sección sobre Lógica) para interpretar la naturaleza, debería en cambio proceder mediante el razonamiento inductivo, desde el hecho hasta el axioma y la ley. Sin embargo, advirtió que antes de comenzar esta inducción, el filósofo debe liberar su mente de ciertas nociones falsas o tendencias que distorsionan la verdad, que caracterizó como los cuatro Ídolos: «Ídolos de la Tribu» (comunes a la raza); «Ídolos de la Guarida» (propios del individuo); «Ídolos del Mercado» (por el mal uso del lenguaje); e «Ídolos del Teatro» (por el abuso de autoridad).

En Ética, distinguía entre el deber para con la comunidad (una cuestión ética) y el deber para con Dios (una cuestión religiosa). Creía que toda acción moral es la acción de la voluntad humana (que está gobernada por la creencia y estimulada por las pasiones), que la buena costumbre es lo que ayuda a los hombres a dirigir su voluntad hacia el bien, pero que no se pueden establecer reglas universales, ya que tanto las situaciones como los caracteres de los hombres difieren. Uno de sus muchos aforismos fue que «un poco de filosofía inclina la mente del hombre hacia el ateísmo; pero la profundidad de la filosofía acerca la mente de los hombres a la religión».

Te puede interesar:  Plotino

Entre sus primeras publicaciones se encuentran los «Ensayos», los «Colores del bien y del mal», las «Meditationes Sacrae» (que incluyen su famoso aforismo «el conocimiento es poder», una de las primeras expresiones del pragmatismo) y el «Proficience and Advancement of Learning». En 1620 se publicó su «Novum Organum» («El nuevo instrumento»), la parte más importante de su fragmentaria e incompleta «Instauratio Magna» («La gran renovación»), y una segunda parte, «De Augmentis Scientiarum» («El avance de la enseñanza»), se publicó en 1623.

«La Nueva Atlántida», escrita en 1623 y publicada después de su muerte en 1627, expresaba las aspiraciones e ideales de Bacon en forma de utopía idealizada y una visión del futuro de los descubrimientos y conocimientos humanos. En él, imaginaba una tierra en la que habría mayores derechos para las mujeres, la abolición de la esclavitud, la eliminación de las cárceles de deudores (una nota bastante personal), la separación de la Iglesia y el Estado, y la libertad de expresión religiosa y política. Incluye su idea de una institución de investigación cooperativa, que fue decisiva en los planes y preparativos para establecer la Royal Society para la ciencia en el siglo XVII.

Desde sus primeros estudios, Bacon estaba convencido de que los métodos y resultados de la ciencia tal y como se practicaba entonces (basados en gran medida en la obra del antiguo filósofo griego Aristóteles) eran erróneos. Aunque muchas de las ideas aristotélicas (como la posición de la Tierra en el centro del universo) habían sido derribadas, su metodología (basada en la premisa de que la verdad científica podía alcanzarse por medio de argumentos autorizados) seguía utilizándose. Bacon sostenía firmemente que la verdad requería pruebas del mundo real (empirismo), e instaba a realizar una investigación completa en todos los casos, evitando las teorías basadas en datos insuficientes. Aunque no era un científico distinguido, su importancia radica en la forma en que articuló lo que se convertiría en el modo de pensamiento dominante.

Libros de Sir Francis Bacon

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Obras filosóficas escogidas de Francis Bacon (autor), Rose-Mary Sargent (autora, editora)
  • The Cambridge Companion to Bacon (Cambridge Companions to Philosophy) por Markku Peltonen (editor)
  • Francis Bacon y la transformación de la filosofía de la primera modernidad de Stephen Gaukroger (Autor)
Sir Francis Bacon, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

3 comentarios

Deja una respuesta