San Anselmo de Canterbury

San Anselmo de Canterbury, Filosofía Básica ✍️

San Anselmo de Canterbury (1033 – 1109) fue un filósofo y teólogo italiano de la época medieval. A menudo se le llama el fundador de la Escolástica, y es considerado por muchos como el primer filósofo erudito de la teología cristiana.

Es especialmente conocido por su intento de elaborar un sistema racional de fe y por ser el creador del Argumento Ontológico para la existencia de Dios. Ejerció una importante influencia en los escolásticos posteriores, así como en la posterior doctrina de la Iglesia sobre diversas cuestiones teológicas.

Ocupó el importante cargo de arzobispo de Canterbury durante un período especialmente turbulento de la historia inglesa y papal.

Vida

Anselmo nació en la ciudad de Aosta en 1033, en lo que entonces era el Reino de Borgoña (actual norte de Italia), en el seno de una familia noble y acomodada. Su padre, Gundulph, era lombardo de nacimiento y parece que era duro y violento; su madre, Ermenberga, era prudente y virtuosa y dio a Anselmo una cuidadosa instrucción religiosa.

A los quince años, el joven y devoto Anselmo intentó hacerse monje, pero no pudo obtener el consentimiento ni de su padre ni del abad del monasterio local. En 1059, después de la muerte de su madre y de que la dureza de su padre se hiciera insoportable, abandonó su casa, cruzó los Alpes y vagó por Borgoña y Francia. Tras una breve estancia en Avranches, ingresó como novicio en la abadía benedictina de Bec, en Normandía, Francia, en 1060, donde estudió con el eminente teólogo y dialéctico Lanfranc (c. 1005 – 1089). Apenas tres años después, fue elegido prior de la abadía y, en 1078, sucedió a Lanfranc como abad.

Durante estos tranquilos años escribió sus primeras y más importantes obras de filosofía (el «Monologion», el «Proslogion», los «Diálogos sobre la Verdad», el «Libre Albedrío» y la «Caída del Diablo») y, bajo la jurisdicción de Anselmo, Bec creció en riqueza y reputación, convirtiéndose en una de las primeras sedes del saber en Europa.

En 1092, por invitación de Hugo, conde de Chester, Anselmo se trasladó a Inglaterra, donde, en contra de su voluntad, se le ofreció el prestigioso cargo de arzobispo de Canterbury. Sin embargo, su mandato no fue fácil, ya que el rey Guillermo II de Inglaterra intentó constantemente apropiarse de las tierras, los cargos y las rentas de la Iglesia, e incluso hacer que Anselmo fuera depuesto. En 1097, Anselmo partió hacia Roma en un intento de resolver algunos de los problemas eclesiásticos del rey inglés, pero se le negó la entrada a Inglaterra y permaneció en el exilio hasta la muerte del rey Guillermo en 1100, tiempo durante el cual siguió escribiendo.

Te puede interesar:  Heráclito

El sucesor de Guillermo, Enrique I, no fue más fácil de tratar y en 1103 Anselmo partió de nuevo hacia Roma y se le negó de nuevo la entrada en Inglaterra. Sólo después de que el rey Enrique fuera amenazado con la excomunión por el Papa, se produjo cierta reconciliación y Anselmo pudo volver a ocupar su puesto. Sin embargo, sólo tres años después, en 1109, murió. Fue canonizado por la Iglesia Católica Romana en 1494, y declarado Doctor de la Iglesia en 1720.

Obra

Aunque Anselmo escribió prodigiosamente a lo largo de su vida, sus obras son, por lo general, tratados poco sistemáticos o diálogos sobre cuestiones aisladas, no tratados elaborados como las obras de Santo Tomás de Aquino. Hace muy pocas referencias a pensadores anteriores en su obra, y su originalidad y frescura se han destacado a menudo. Podría decirse que sus únicas influencias importantes son San Agustín y, en menor medida, Boecio.

Anselmo trató de comprender la conciencia cristiana a través de la razón, aunque insistió en que la fe era un requisito previo, y no un resultado, de dicha comprensión. En «De Veritate» afirma la existencia de una verdad absoluta (Dios) de la que participa toda otra verdad, por lo que, antes de ampliar sus teorías, necesitaba primero racionalizar la existencia de Dios.

Las pruebas filosóficas de Anselmo sobre Dios son el contenido principal de su «Monologion» y «Proslogion». Siguiendo a San Agustín, creía que conceptos relativos como «bueno», «grande» y «justo» no tendrían sentido sin alguna norma absoluta, y el ser absoluto que representa estas normas absolutas es lo que conocemos como Dios. Sin embargo, Anselmo era consciente de que este argumento utiliza un razonamiento inductivo a partir de fundamentos a posteriori, y estaba insatisfecho con él.

Lo que se ha conocido como el Argumento Ontológico para la existencia de Dios, el intento de Anselmo de demostrar la existencia de Dios a través de un razonamiento abstracto a priori solamente, fue presentado en su «Proslogion». Brevemente, si (como él creía) Dios puede definirse como «aquello que no puede concebirse como nada más grande», entonces Dios no puede ser una noción meramente abstracta e intelectual porque un Dios que realmente existe sería más grande. Por tanto, la existencia de Dios está implícita en el propio concepto de Dios, y decir que Dios no existe es una contradicción en los términos.

El argumento es ciertamente ingenioso, pero tiene la apariencia de un truco lingüístico, y el mismo argumento ontológico podría utilizarse para demostrar la existencia de cualquier cosa perfecta. Por ejemplo, el monje Gaunilo, contemporáneo de Anselmo, lo utilizó para demostrar que debía existir una isla perfecta. Las respuestas de Anselmo a Gaunilo fueron largas, detalladas y densas, pero el argumento ha sido polémico desde entonces.

Te puede interesar:  William James

Anselmo también fue autor de otros argumentos a favor de la existencia de Dios, basados en fundamentos cosmológicos y teleológicos, pero ésta no fue su única contribución a la teología cristiana. En otras obras, se esforzó por exponer los fundamentos racionales de las doctrinas cristianas de la creación, la Trinidad, el pecado original, el libre albedrío y la expiación.

Al discutir el misterio de la Trinidad, por ejemplo, partió del punto de vista de que los seres humanos no podían conocer a Dios por sí mismo, sino sólo por analogía (la memoria y la inteligencia del hombre representan la relación del Padre con el Hijo, y la relación que mantienen entre sí simboliza el Espíritu Santo). En cuanto a la expiación, argumentó en su «Cur Deus Homo» que, dado que Dios es infinito, cualquier herida a su honor causada por los pecados del Hombre debe ser también infinita, y la única manera de que se pueda conceder una satisfacción infinita por estos pecados en nombre del hombre es mediante la muerte voluntaria de Jesús, que es a la vez Dios y Hombre.

Sus obras fueron copiadas y difundidas durante su vida, y ejerció una importante influencia en los escolásticos posteriores, como San Buenaventura, Santo Tomás de Aquino, Juan Duns Escoto y Guillermo de Ockham, así como en la posterior doctrina de la Iglesia sobre diversas materias.

Libros de San Anselmo de Canterbury

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Sancti Anselmi Lucensis, Opera Omnia: Juxta Memoratissimas Mabillonii, Canisii, Cardinalis Angelo Maii, Augustini … Revocata (Reimpresión clásica) (Edición en latín)
    by Victor III (Autor)
  • Anselmo de Canterbury: Las Obras Mayores (Oxford World’s Classics)
    por San Anselmo (Autor), Brian Davies (Editor), G. R. Evans (Editor)
  • Tres diálogos filosóficos: Sobre la verdad, Sobre la libertad de elección, Sobre la caída del diablo (Hackett Classics)
    por Anselmo (Autor), Thomas Williams (Traductor)
San Anselmo de Canterbury, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

5 comentarios

Deja una respuesta