Roger Bacon

Roger Bacon, Filosofía Básica ✍️

Roger Bacon (también conocido como Doctor Mirabilis, que significa «maestro maravilloso») (1214 – 1294) fue un filósofo, científico y fraile franciscano inglés del siglo XIII, y sin duda uno de los más eminentes eruditos de la época.

Inspirado por las obras de los primeros científicos musulmanes como Avicena y Averroes, a veces se le considera uno de los primeros defensores europeos del empirismo y del método científico moderno (aunque estudios posteriores han destacado su dependencia de las tradiciones ocultistas y alquímicas). Desaprobó el sistema escolástico imperante, basado únicamente en la tradición y las autoridades prescritas.

Índice de contenido

Vida

Roger Bacon nació en Ilchester, Somerset (Inglaterra), posiblemente hacia 1220, pero más probablemente en 1214 (la fecha depende de la interpretación literal de una declaración posterior de Bacon). Su familia parece haber sido acomodada, pero, durante el tormentoso reinado de Enrique III de Inglaterra, sus propiedades fueron despojadas y varios miembros de la familia tuvieron que exiliarse.

Estudió en la escuela franciscana de Oxford que, ya en el siglo XIII, se estaba convirtiendo rápidamente en uno de los centros educativos más importantes de Europa. Más tarde, se convirtió en maestro de Oxford, dando clases sobre Aristóteles, y recibió una gran influencia de los maestros y profesores de Oxford Robert Grosseteste, Adam Marsh, Richard Fitzacre y Edmund Rich y del matemático y científico francés Pierre de Maricourt. No hay constancia de que se le concediera el doctorado (el título de Doctor Mirabilis era póstumo y figurado).

En algún momento entre 1237 y 1245, comenzó a dar conferencias en la Universidad de París, entonces el centro indiscutible de la vida intelectual en Europa, donde al parecer fue recibido con aplausos como si estuviera a la altura de Aristóteles, Avicena o Averroes. Hacia 1256 se convirtió en fraile de la orden franciscana (no está claro su paradero entre 1247 y 1256), y como tal ya no ocupó un puesto de profesor. Gracias a su amistad con el cardenal Guy le Gros de Foulques (que se convirtió en el papa Clemente IV en 1265), consiguió eludir las restricciones impuestas a los frailes franciscanos de publicar libros o folletos sin una aprobación específica. El nuevo Papa incluso ordenó a Bacon que le escribiera sobre el lugar de la filosofía dentro de la teología, y la respuesta de Bacon fue su enorme «Opus Majus» de 1267.

Su amigo y protector, el Papa Clemente IV, murió en 1268 y, en algún momento entre 1277 y 1279, Bacon fue puesto brevemente bajo arresto domiciliario por Jerónimo de Ascoli, el Ministro General de la Orden Franciscana. Esto se debió probablemente a las condenas del obispo de París de 1277, que prohibían la enseñanza de ciertas doctrinas filosóficas, incluyendo la astrología determinista y las obras de Aristóteles, pero posiblemente también a la continua difusión de la alquimia árabe por parte de Bacon, y a sus protestas contra la ignorancia e inmoralidad del clero.

Te puede interesar:  Epicuro

En algún momento después de 1278, Bacon regresó a la Casa Franciscana de Oxford, donde continuó sus estudios hasta su muerte en 1294. Bacon murió sin seguidores importantes, fue rápidamente olvidado y permaneció así durante mucho tiempo hasta que sus obras fueron redescubiertas y publicadas en el siglo XVIII.

Obra

Bacon abogó por una reforma radical del estudio teológico, con menos énfasis en las distinciones filosóficas menores que perseguía el escolasticismo, y más en el retorno al estudio de las Escrituras y de los filósofos clásicos en sus lenguas originales. Instó a los teólogos a estudiar detenidamente todas las ciencias, y defendió firmemente el estudio experimental frente a la confianza en la autoridad, y fue un entusiasta defensor y practicante del método experimental para adquirir conocimientos sobre el mundo. Siempre directo y franco, criticó abiertamente a sus admirados contemporáneos Alejandro de Hales (c. 1183 – 1245) y Alberto Magno como meros predicadores que no habían estudiado a fondo la filosofía de Aristóteles.

Bacon dominaba varias lenguas (a diferencia de la mayoría de sus contemporáneos) y lamentaba la corrupción de los textos sagrados y de las obras de los filósofos griegos por las numerosas traducciones e interpretaciones erróneas. También argumentó que, bajo el sistema escolástico imperante, la ciencia física no se llevaba a cabo mediante la experimentación, sino mediante argumentos basados únicamente en la tradición y las autoridades prescritas, en lugar de la recopilación inicial de hechos antes de deducir las verdades científicas como había enseñado Aristóteles.

La obra más importante de Bacon fue el «Opus Majus» (obra mayor en latín), escrita en latín medieval a petición del Papa Clemente IV en 1267. Se trata de un enorme tratado de 840 páginas, dividido en siete secciones principales, que abarca todos los aspectos de la ciencia natural, desde la gramática y la lógica hasta las matemáticas, la física y la filosofía (y, en particular, sus puntos de vista sobre cómo la filosofía de Aristóteles y la nueva ciencia podrían incorporarse a una nueva teología). Contiene tratamientos detallados de las matemáticas, la óptica, la alquimia, la fabricación de pólvora, la astrología y las posiciones y tamaños de los cuerpos celestes. Anticipa inventos posteriores como los microscopios, los telescopios, los anteojos, las máquinas voladoras, la hidráulica y los barcos de vapor.

Sin embargo, hay que recordar que Bacon era también un monje franciscano, y la obra era también un alegato de reforma dirigido al Papa, y estaba destinada a mejorar la formación de los misioneros y a proporcionar nuevos conocimientos que se emplearían en la defensa del mundo cristiano contra la enemistad de los no cristianos y del Anticristo.

Te puede interesar:  Albertus Magnus

Ese mismo año le siguió una segunda obra más pequeña, el «Opus Minus», que pretendía ser un resumen de la obra más larga, y luego el «Opus Tertium», destinado a complementar las otras dos y a ampliar algunas secciones que sólo se habían tratado de forma superficial (desgraciadamente, más de la mitad de esta obra se ha perdido). Además, tenía previsto publicar una enciclopedia completa, aunque sólo aparecieron fragmentos.

A Bacon se le atribuye la autoría del controvertido manual de alquimia «Speculum Alchemiae» (traducido posteriormente al inglés como «The Mirror of Alchemy»), y posiblemente (aunque es menos probable) también del misterioso «Manuscrito Voynich» cifrado.

Bacon realizó y describió varios experimentos que, durante un tiempo, se reivindicaron como los primeros ejemplos de verdadera ciencia experimental, unos quinientos años antes del verdadero auge de la ciencia en Occidente, y su imagen popular es la de una figura aislada en una época supuestamente hostil a las ideas científicas. Sin embargo, esta interpretación (tanto de la obra de Bacon como de las actitudes medievales predominantes hacia la ciencia) ha sido cuestionada más recientemente, y se le ha presentado más bien como un erudito brillante y combativo (aunque un tanto excéntrico), que se esforzaba por aprovechar los nuevos conocimientos que estaban apareciendo en ese momento, sin dejar de ser fiel a las nociones y actitudes tradicionales, y no tan aislado como se había supuesto.

Libros de Roger Bacon

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • El primer científico: Una vida de Roger Bacon por Brian Clegg (Autor)
  • La filosofía de la naturaleza de Roger Bacon: Una edición crítica, con traducción al inglés, introducción y notas, de De multiplictione specierum y De speculis compurentibus. por Roger Bacon (Autor), David C. Lindberg (Editor)
  • Roger Bacon y su búsqueda de una ciencia universal: Una reconsideración de la vida y la obra de Roger Bacon a la luz de sus propios propósitos declarados por Stewart C. Easten (Autor)
Roger Bacon, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

4 comentarios

Deja una respuesta