Plotino

Plotino, Filosofía Básica ✍️

Plotino (c. 204 – 270 d.C.) fue un filósofo egipcio/griego/romano del período helenístico. Se le considera el fundador (junto con su menos famoso maestro Amonio Saccas) del movimiento neoplatónico. Muchos cristianos y musulmanes posteriores se vieron influidos por su neoplatonismo (o por el platonismo adquirido a través de las enseñanzas de Plotino).

Sin embargo, más que un simple comentarista de Platón, Plotino fue un pensador original y profundo por derecho propio, que tomó prestado y reelaboró todo lo que encontró útil de pensadores anteriores (incluyendo a Platón) para desarrollar una compleja cosmología espiritual y su correspondiente teoría de la moral, así como una teoría única de la percepción de los sentidos y del conocimiento.

Índice de contenido

La vida

Plotino nació alrededor del año 204 d.C., según el informe de su alumno Porfirio (c. 233 – 309 d.C.). El historiador del siglo IV, Eunapio, informó de que había nacido en Licoplis, en el delta del Nilo, de ascendencia griega, romana o posiblemente egipcia helenizada.

Según todos los relatos, su vida personal y social exhibió desde muy temprana edad los más altos estándares morales y espirituales. Se inició en el estudio de la filosofía a la edad de veintisiete años, alrededor del año 232 d.C., y viajó al gran centro de aprendizaje de Alejandría para estudiar. Allí leyó las obras de Aristóteles y Platón (ambos tuvieron una fuerte influencia en su pensamiento) y conoció las obras del aristotélico Alejandro de Afrodisias, del neopitagórico Numenio y de varios estoicos. Pero se mostró insatisfecho con todos los maestros que encontró hasta que dio con Amonio Saccas (considerado, junto con Plotino, uno de los fundadores del neoplatonismo), con lo que declaró a un amigo: «éste es el hombre que estaba buscando». Comenzó a estudiar intensamente con su nuevo instructor, permaneciendo en Alejandría durante los once años siguientes.

Hacia los 38 años, decidió investigar las enseñanzas filosóficas de los filósofos persas e indios. Con esta intención, se unió al ejército de Gordiano III (Jordán) en su marcha hacia Persia, aunque, cuando la campaña fracasó y Gordiano murió, Plotino se encontró abandonado en una tierra hostil, y sólo con dificultad encontró el camino de vuelta a una relativa seguridad en Antioquía.

A la edad de 40 años, se dirigió a Roma, donde permaneció la mayor parte del resto de su vida. Allí comenzó a atraer a varios estudiantes, aunque ya había enseñado en Roma durante veinte años antes de la llegada de Porfirio (un filósofo fenicio neoplatónico e importante comentarista de la Lógica de Aristóteles), que estaba destinado a convertirse en su alumno más famoso, así como en su biógrafo y editor. Entre sus otros alumnos se encontraban Amelius Gentilianus de Toscana, Zethos (un árabe que dejó a Plotino un legado y algunas tierras), Castricius Firmus (uno de varios senadores romanos), Eustochius de Alejandría (un médico que atendió celosamente a Plotino hasta su muerte), y también varias mujeres, entre ellas Gemina (en cuya casa romana vivió, junto con su hija, también Gemina).

Durante su estancia en Roma, Plotino se ganó el respeto del emperador Galieno y de su esposa Salonina y trató de interesarles en la reconstrucción de un asentamiento abandonado en Campania, que sería conocido como «Platonópolis» o la «Ciudad de los Filósofos» y donde los habitantes vivirían bajo la constitución establecida en las «Leyes» de Platón, aunque el proyecto nunca se materializó.

Plotino fue un hombre ascético y meditabundo. Vegetariano durante la mayor parte de su vida, también rehuía los baños públicos con su promiscua desnudez. Escribió los ensayos que se convirtieron en las famosas «Enéadas» a lo largo de diecisiete años, desde el 253 d. C. hasta unos meses antes de su muerte. Hacia el final de su vida, instado por Porfirio, comenzó a recopilar sus tratados (principalmente material de sus conferencias y debates con sus alumnos) en forma sistemática, y a componer otros nuevos.

Murió en el año 270 d.C. de una larga y desfigurante enfermedad, posiblemente lepra. Pasó sus últimos días en reclusión en la finca de Campania legada por su amigo y alumno, Zethos, y atendido por otro de sus alumnos, el médico Eustoquio.

Obra

La obra más famosa de Plotino son sus «Enéadas», escritas durante los últimos 17 años de su vida. Las dejó como una enorme colección de notas y ensayos, con mala ortografía y con una letra atroz (en parte debido a su mala vista), que requirió una extensa edición. Fue su alumno Porfirio quien los pulió, recopiló y ordenó en los seis libros de nueve tratados cada uno que ahora conocemos.

Te puede interesar:  Marco Aurelio

La Metafísica de Plotino se basa en una cadena de tres hipóstasis (o estados o sustancias subyacentes), el «Uno», el «Nous» y el «Alma», que se relacionan entre sí y se afectan mutuamente a través del plan o principio formativo conocido como el «Logos». Era esencialmente un monista y un panteísta del tipo que rechaza el mundo (o, posiblemente, un panenteísta). También se puede considerar que sus creencias se acercan a una exposición temprana del Idealismo, aunque no intentó descubrir cómo podemos ir más allá de nuestras ideas para conocer los objetos externos.

Enseñó que existe un «Uno» supremo, totalmente trascendente, más allá de todas las categorías de ser y no ser, que no contiene ninguna división, multiplicidad o distinción. Negó explícitamente la sensibilidad, la autoconciencia, el pensamiento o cualquier otra acción al «Uno», que está por encima de todo entendimiento, y al que se puede acceder mejor mediante la teología negativa. Este «Uno» es la fuente del mundo, aunque no a través de ningún acto de creación, ya sea voluntaria o de otro tipo (ya que tal actividad no puede ser atribuida al inmutable e inmodificable «Uno»), sino por un proceso de emanación (un punto de vista a veces conocido como Emanación). Plotino creía que lo múltiple no puede existir sin lo simple, por lo que lo «menos perfecto» debe emanar necesariamente de lo «perfecto» o «más perfecto». De este modo, toda la «creación» emana del «Uno» en un proceso constante y continuo de etapas sucesivas de menor y menor perfección, con el «Uno» proporcionando el fundamento y la ubicación última de todos los existentes.

La primera emanación del «Uno» es el «Nous» (que puede traducirse como «inteligencia», «pensamiento», «mente divina», «logos», «orden» o «razón»), el verdadero primer principio, que Plotino identifica (al menos metafóricamente) con el Demiurgo del «Timeo» de Platón. El «Nous» no es una entidad autosuficiente como el «Uno», sino que posee la capacidad de contemplar tanto el «Uno» (como su antecedente) como sus propios pensamientos y las ideas que están en su naturaleza espiritual (que pueden identificarse con las Formas o Ideas de Platón).

Del «Nous» procede el «Alma» (o «Psique»), la potencia dinámica, creadora y temporal, que a su vez se subdivide en dos: el aspecto superior (o «Alma del Mundo»), la parte contemplativa que gobierna el Cosmos y que permanece en contacto con el «Nous», asegurando que las almas individuales encarnadas vuelvan finalmente a su verdadero estado divino dentro del «Nous»; y el aspecto inferior (identificado con la «Naturaleza») que se deja dividir multiplicadamente en almas humanas individuales.

Finalmente, después de los tres primeros grados que forman una especie de trinidad, el tercer nivel de emanación es el universo mismo (es decir, el cielo, las estrellas, los espíritus buenos y malos, las almas humanas y la materia). La materia y el mundo de los sentidos es el nivel más bajo y menos perfeccionado del ser, tan alejado de la divinidad que Plotino identificaba a veces la materia con el «mal». Las almas humanas (que estaban en un estado de preexistencia en el «Nous»), están ahora aprisionadas en cuerpos materiales aunque, como el «Alma», tienen dos niveles de actividades, el racional (que tiende a la formación de ideas) y el informativo (que tiende a la información del cuerpo). Los filósofos neoplatónicos posteriores añadieron cientos de otros seres intermedios como emanaciones entre el Uno y la humanidad, pero el sistema de Plotino era relativamente simple en comparación.

Así pues, a diferencia de la noción cristiana ortodoxa de creación ex nihilo («de la nada»), la emanación ex deo («de Dios») de Plotino confirma la absoluta trascendencia del «Uno», haciendo que el despliegue del cosmos sea puramente una consecuencia de su existencia, y que en ningún caso se vea afectado o disminuido por estas emanaciones, de forma similar a las emanaciones del sol. Plotino sostenía que podemos reconocer al «Uno» por el Bien o a través de la Belleza, y que incluso es posible alcanzar una unión extática o mística con el «Uno» (una especie de iluminación o liberación común en muchas religiones orientales), que Porfirio afirma que Plotino alcanzó cuatro veces durante los años que lo conoció.

Plotino veía la ética y la moral como una especie de progresión ascendente desde el mundo hacia Dios, el reverso de la progresión descendente de las emanaciones. El hombre puede realizar este retorno mediante la catarsis (purificación de la materia), que está marcada por tres tipos de virtudes, las éticas (o prácticas), las dianoéticas (o contemplativas) y las extáticas. Las virtudes éticas (como la templanza, la fortaleza, la prudencia y la justicia) nos aseguran el dominio práctico del mundo sensible, y abren el camino hacia la operación de las virtudes contemplativas superiores. Las virtudes dianoéticas son las virtudes estéticas y racionales que separan las ideas inteligibles de la materia y las contemplan tal y como existen en el «Alma Mundo» (que es la residencia de la belleza) o en el «Nous» (que es la ubicación de la verdad). Sin embargo, las virtudes extáticas son las únicas que pueden conducirnos a la perfección absoluta del «Uno» y al estado supremo de felicidad. En el estado de éxtasis, el hombre permanece pasivo e inconsciente de todo, excepto de su unión con el «Uno».

Te puede interesar:  Anaximandro

En su sistema ético, pues, la auténtica felicidad humana (o eudaimonía) consiste en identificarse con lo mejor del universo (una concentración en las Formas y en el «Uno») o con la más alta capacidad de la Razón. Plotino sostuvo que la felicidad está más allá de todo lo físico (el «verdadero humano» es una capacidad contemplativa incorpórea del alma, y superior a todas las cosas corpóreas), y por lo tanto potencialmente disponible para todas las personas (esta fue la primera introducción real de un eudaimonismo alcanzable sólo dentro de la conciencia). Una persona feliz no oscilará entre la felicidad y la tristeza, como creían los estoicos, porque el cuerpo (ya sea incapacitado mentalmente, dormido o incluso sometido a tortura) es irrelevante para la fuente de la felicidad. La «vida perfecta», por tanto, implica una persona que ordena la razón y la contemplación.

En Epistemología, Plotino también ofreció una teoría bien desarrollada del conocimiento. Distinguió cuatro tipos de conocimiento: el conocimiento sensorial, que es una representación oscura de la verdad; el conocimiento de la razón, que nos da el conocimiento de las esencias de las cosas; el conocimiento intelectual, que nos da el conocimiento de nosotros mismos; y el éxtasis, que consiste en una intuición sobrenatural de Dios, en la que nuestro conocimiento natural cesa en la inconsciencia divina.

Sostenía que, aunque las sensaciones o el conocimiento sensorial proporcionan una percepción directa y realista de las cosas materiales, debido a que son siempre cambiantes, dicho conocimiento no es realmente fiable ni valioso. En la percepción sensorial interna, la imaginación también funciona activamente, y la memoria puede atribuirse al poder imaginativo, que sirve no sólo para recordar las imágenes sensoriales, sino también para retener las palabras o fórmulas verbales en las que se expresan los conceptos intelectuales. El conocimiento racional es una cognición de las realidades inteligibles, aproximadamente equivalentes a las Formas o Ideas de Platón, en la Mente Divina o «Nous». El clímax del conocimiento consiste en una unión mística extática o intuitiva con el «Uno» que es experimentada por pocos.

Libros de Plotino

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas a continuación, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Plotino: Introducción a las Enéadas by Dominic J. O’Meara (Autor)
  • La naturaleza, la contemplación y el uno: Un estudio de la filosofía de Plotino por John N. Deck (1992-02-01) Rústica – 1704 by John N. Deck (Autor)
  • Plotino: Las Enéadas por Lloyd P. Gerson (traductor), George Boys-Stones (traductor), John M. Dillon (traductor), R. A. H. King (traductor), Andrew Smith (traductor), James Wilberding (traductor)
Plotino, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

5 comentarios

Deja una respuesta