No-Cognitivismo

No-Cognitivismo, Filosofía Básica ✍️

El no cognitivismo es el punto de vista meta-ético (o familia de puntos de vista) de que los enunciados morales carecen de valor de verdad (es decir, no son ni verdaderos ni falsos) y no afirman proposiciones. Por lo tanto, si los enunciados morales no pueden ser verdaderos, y si no se puede conocer algo que no es verdadero, el No-Cognitivismo implica que el conocimiento moral es imposible, y las verdades morales no son el tipo de verdades que se pueden conocer.

Una proposición en Epistemología es, a grandes rasgos, una afirmación o una oración declarativa (por oposición a una oración interrogativa, exclamativa o imperativa). Así, un enunciado ético que es una proposición válida (por ejemplo, «María es una buena persona») puede tener valores de verdad, y se puede decir de él «eso es verdadero» o «eso es falso». Dos personas pueden estar en desacuerdo sobre su verdad o falsedad, pero tiene al menos capacidad de verdad.

El punto de vista opuesto al no cognitivismo es el del cognitivismo, según el cual las oraciones éticas expresan proposiciones y, por lo tanto, pueden ser verdaderas o falsas (es decir, son aptas para la verdad).

Argumentos a favor y en contra del no cognitivismo

El no cognitivismo se apoya en gran medida en el Argumento de la Incertidumbre: que las propiedades éticas, si existieran, serían diferentes de cualquier otra cosa en el universo, ya que no tienen ningún efecto observable en el mundo, y no hay forma de discernir (ni evidencia real) la existencia de propiedades éticas. Se centra en la función de los enunciados normativos en la práctica, argumentando que es más probable que se limiten a expresar aprobación o desaprobación, o a exhortar o persuadir de forma prescriptiva, que a hacer afirmaciones definitivas de verdad o falsedad. Los no cognitivistas sostienen que la carga de la prueba recae en los cognitivistas que quieren demostrar que, además de expresar desaprobación, por ejemplo, la afirmación «Matar está mal» también es verdadera.

Te puede interesar:  El contractualismo

Un argumento contra el no cognitivismo es que ignora las causas externas de las reacciones emocionales y prescriptivas (por ejemplo, si alguien dice «Juan es una buena persona», entonces algo sobre Juan debe haber inspirado esa reacción). También se argumenta que, si los enunciados éticos no representan cogniciones (como supone el no cognitivismo), entonces cómo es posible utilizarlos como premisas en un argumento, en el que siguen las mismas reglas del silogismo que las proposiciones verdaderas (por ejemplo, «Matar a un humano inocente siempre está mal. Todos los fetos son seres humanos inocentes. Por tanto, matar a un feto siempre está mal»).

Tipos de no cognitivismo

Las siguientes doctrinas pueden considerarse no cognitivas:

  • Emotivismo: la opinión, defendida por A.J. Ayer y C. L. Stevenson (1908 – 1979) entre otros, de que las oraciones éticas sirven simplemente para expresar emociones de aprobación o desaprobación, y los juicios éticos son principalmente expresiones de la propia actitud, aunque en cierta medida también son imperativos destinados a influir o cambiar las actitudes y acciones de otros oyentes.
  • Prescriptivismo (o prescriptivismo universal): la opinión, propuesta por R.M. Hare (1919 – 2002), de que los enunciados morales funcionan como imperativos universalizables (es decir, aplicables a todo el mundo en circunstancias similares); por ejemplo, «Matar está mal» significa realmente «¡No matar!».
  • Expresivismo: la opinión de que la función principal de las oraciones morales no es afirmar ninguna cuestión de hecho, sino expresar una actitud evaluativa hacia un objeto de evaluación. Por tanto, como la función del lenguaje moral no es descriptiva, las oraciones morales no tienen condiciones de verdad.
  • Cuasi-realismo: la opinión, desarrollada a partir del expresivismo y defendida por Simon Blackburn (1944 – ), de que los enunciados éticos se comportan lingüísticamente como afirmaciones fácticas, y pueden llamarse apropiadamente «verdaderos» o «falsos» aunque no haya hechos éticos a los que puedan corresponder. Blackburn sostiene que la ética no puede ser totalmente realista, ya que esto no permitiría fenómenos como el desarrollo gradual de las posiciones éticas a lo largo del tiempo o en diferentes tradiciones culturales.
  • Proyectivismo: la opinión de que se pueden atribuir cualidades a un objeto (o «proyectarlas» sobre él) como si esas cualidades le pertenecieran realmente. El proyectivismo en la ética (originalmente propuesto por David Hume y más recientemente defendido por Simon Blackburn) está asociado por muchos con el relativismo moral, y se considera controvertido, aunque fue la ortodoxia filosófica durante gran parte del siglo XX.
  • Ficcionalismo moral: la opinión de que los enunciados morales no deben considerarse literalmente verdaderos, sino simplemente una ficción útil. Esto ha dado lugar a acusaciones de individuos que afirman tener actitudes que realmente no tienen, y por lo tanto son de alguna manera insinceros.
Te puede interesar:  Universalismo Moral
No-Cognitivismo, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

5 comentarios

Deja una respuesta