Marco Tulio Cicerón

Marco Tulio Cicerón, Filosofía Básica ✍️

Marco Tulio Cicerón (normalmente conocido simplemente como Cicerón) (106 – 43 a.C.) fue un filósofo, orador y estadista romano de la época. Fue una figura política central durante el turbulento reinado de Julio César, y la política fue siempre lo más importante en su vida, pero aun así se las arregló para producir seis influyentes libros de retórica y ocho de filosofía (gran parte de ellos durante períodos de exilio forzoso).

En general, se le considera una de las mentes más versátiles de la antigua Roma, y se le considera uno de los mejores oradores y estilistas de la prosa de Roma. Aunque quizá no sea un pensador excepcional u original, contribuyó a que los romanos conocieran las principales escuelas de la filosofía griega, y fue declarado «pagano justo» por la primitiva Iglesia católica (lo que significa que muchas de sus obras se consideraron dignas de ser conservadas: San Agustín y otros citaron abundantemente sus obras).

Vida

Cicerón nació el 3 de enero de 106 a.C. en Arpinum, una ciudad de montaña al sur de Roma. Su padre era un miembro acomodado y culto de la clase semi-noble ecuestre (o caballero) con buenas conexiones en Roma, aunque sin vínculos familiares con la clase patricia o senatorial romana. Poco se sabe de su madre, Helvia.

Fue un estudiante de gran talento, cuyo aprendizaje atrajo la atención de toda Roma, lo que le llevó a tener la oportunidad de estudiar derecho romano con el destacado político y autoridad jurídica Quinto Mucio Escaevola (c. 159 – 88 a.C.). Sus compañeros de estudios con Scaevola fueron Cayo Mario Menor, Servio Sulpicio Rufo (106 – 43 a.C., que se convirtió en un famoso abogado), y Tito Pomponio Ático (c. 110 – 32 a.C., que se convirtió en el amigo más íntimo de Cicerón, su principal apoyo emocional y consejero). Cicerón también contó con el apoyo de los mecenas de su familia, Marco Aemilio Scauro (163 – 89 a.C.) y Lucio Licinio Craso (140 -91 a.C., que fue un modelo para Cicerón como orador y como estadista).

A finales de los años 90 y principios de los 80 a.C., Cicerón se enamoró de la filosofía, que iba a tener un gran papel en su vida. El primer filósofo que conoció fue el filósofo epicúreo Fedro (m. 70 a.C.), cuando estaba de visita en Roma hacia el año 91 a.C. En el año 87 a.C., Filón de Larisa (c. 159 – 84 a.C.), entonces jefe de la Nueva Academia de Atenas, visitó Roma y Cicerón absorbió con entusiasmo la filosofía del escepticismo académico a sus pies. Cicerón también conoció a Diodoto (m. 59 a.C.), un estoico, y durante un tiempo adoptó un estoicismo modificado, y Diodoto se convirtió en el protegido de Cicerón y vivió en su casa hasta su muerte.

Las ambiciones de Cicerón de hacer una carrera ilustre en la función pública comenzaron con un tiempo de servicio militar en el 90 – 88 a.C. (aunque no le gustaba la vida militar), y luego los primeros años de su carrera como abogado en torno al 83 – 81 a.C., incluyendo la defensa políticamente valiente de Sexto Roscio en una acusación de parricidio. Sin embargo, después de ganar este delicado caso, Cicerón pensó que era prudente dejar Italia por un tiempo y viajó a Atenas para quedarse con su amigo de la infancia, Ático. Allí, siguió consultando a los filósofos de la Academia y de la Nueva Academia, y en particular al retórico Apolonio Molón de Rodas (fl. 70 a.C.) para aprender un estilo menos agotador de hablar en público.

Te puede interesar:  El obispo George Berkeley

A su regreso a Roma, la reputación de Cicerón creció rápidamente. En el año 79 a.C. se casó con Terentia, una rica heredera de origen patricio. El matrimonio, inicialmente de conveniencia, fue armonioso durante más de 30 años, hasta su divorcio en el 45 a.C., y tuvieron dos hijos, Tullia Ciceronis (nacida en el 78 a.C.) y Marco Tulio Cicerón Menor (nacido en el 65 a.C.) . En el año 75 a.C. alcanzó el cargo de cuestor (administrador financiero, lo que le convertía también en miembro del Senado romano) de Sicilia occidental. Su carrera recibió un nuevo impulso gracias al gran éxito de su acusación contra Cayo Verres (120 – 43 a.C.), un gobernador corrupto de Sicilia.

A pesar de su falta de posición social, pudo ascender al cursus honorum romano (secuencia de cargos públicos) y fue nombrado cónsul en el año 63 a.C., a la edad relativamente joven de 43 años. Sin embargo, tras ayudar a reprimir una conspiración, se vio obligado a exiliarse en Tesalónica, Grecia, en el año 58 a.C., aunque fue rehabilitado apenas un año después y se le restituyeron sus propiedades. Cuando Julio César (100 – 44 a.C.) invadió Italia en el 49 a.C., Cicerón, que se había unido al principal rival de César, Pompeyo (Gnaeus Pompeius Magnus: 106 – 48 a.C.), huyó de nuevo de Roma, esta vez a Iliria (la actual Albania). César acabó perdonándole, pero Cicerón regresó a Roma con mucha cautela.

Poco después de su divorcio de Terentia, en el año 45 a.C., murió su hija (y favorita) Tulia, y durante mucho tiempo Cicerón estuvo inconsolable. También le entristecía que su hijo Marco insistiera en seguir la carrera militar en lugar de la filosofía, aunque más tarde Marco ascendiera al cargo de procónsul de Siria y de la provincia de Asia.

Tras el asesinato de Julio César en el 44 a.C., Cicerón se convirtió en un líder popular durante el periodo de inestabilidad que siguió, apoyando a Octavio (63 a.C. – 14 d.C.), el heredero e hijo adoptivo de César (que más tarde se convertiría en el emperador César Augusto). Orquestó ataques políticos contra Marco Antonio (Marco Antonio: 83 – 30 a.C.), que estaba compitiendo por el poder y planeando vengarse de los asesinos de César. En represalia, fue perseguido por las fuerzas de Marco Antonio y él mismo fue asesinado sumariamente el 7 de diciembre del 43 a.C. en Formia, entre Roma y Nápoles.

Obra

Entre los 60 discursos (como abogado y como senador) y las más de 900 cartas de Cicerón que se han conservado, han llegado hasta nosotros seis influyentes libros de retórica y ocho de filosofía (aunque algunos en estado fragmentario). Dado que fueron concebidos con una finalidad política, no podemos estar seguros de las opiniones reales de Cicerón, y hay que señalar que la forma dialogada de muchos de ellos es útil para un autor que desea expresar varias opiniones sin tener que refrendar una.

Te puede interesar:  Voltaire (François-Marie Arouet)

En el caos político que siguió a la dictadura de Lucio Cornelio Sula (138 – 78 a.C.), y al Primer Triunvirato (la alianza política no oficial de Julio César, Pompeyo y Marco Licinio Craso), Cicerón trató de restablecer (y, si era posible, mejorar) lo que él consideraba la «edad de oro» de la República romana, gobernada por una nobleza desinteresada de individuos exitosos. También buscaba potenciar la influencia de la clase ecuestre de su propia familia, en lugar de confiar en la interesada y a menudo corrupta clase patricia. Su visión política se detalla en el «De Re Publica», del que desgraciadamente sólo se conservan fragmentos, incluido el famoso Sueño de Escipión.

Intentó utilizar la filosofía para conseguir sus objetivos políticos, lo que, en una época en la que la filosofía seria estaba todavía muy centrada en Grecia, requería hacerla accesible al público romano mediante traducciones al latín de las principales obras griegas y resúmenes de las creencias de las principales escuelas filosóficas griegas de la época (escepticismo, aristotelismo, estoicismo y epicureísmo). Conocía bien todas estas escuelas (tuvo maestros en cada una de ellas en diferentes momentos de su vida), y es la fuente de gran parte de nuestros conocimientos sobre estas escuelas. Durante toda su vida profesó el escepticismo de la Nueva Academia (lo cual, como político y abogado, con la necesidad de poder ver el mayor número posible de lados de un argumento, es probablemente comprensible).

Libros de Marco Tulio Cicerón

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Cicerón: Obras selectas 1ª edición por Marco Tulio Cicerón (Autor), Michael Grant (Traductor, Introducción)
  • Cicerón el Filósofo: Doce documentos de J. G. F. Powell (Editor)
  • El pensamiento social y político de Cicerón de Neal Wood (Autor)
Marco Tulio Cicerón, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

2 comentarios

Deja una respuesta