Maimónides

Maimónides, Filosofía Básica ✍️

Moisés Maimónides (también conocido como Moshe ben Maimon o Abu ‘Imran Musa ben Maimun ibn ‘Abd Allah o, a partir de un acrónimo hebreo, el Rambam) (1135 – 1204) fue un filósofo, médico y rabino judío español que vivió en Andalucía, Marruecos y Egipto durante el periodo medieval.

Fue el principal filósofo judío medieval y marcó el final de la edad de oro de la cultura judía en la España árabe. Sus copiosas obras sobre la ley y la ética judías fueron inicialmente objeto de mucha oposición durante su vida, pero hoy sus obras y sus puntos de vista se consideran una piedra angular del pensamiento y el estudio judíos, y sigue siendo el pensador judío más debatido entre los estudiosos modernos (véase la sección sobre filósofos judíos).

Maimónides prefiguró la escolástica y sin duda influyó en los escolásticos medievales posteriores, como Santo Tomás de Aquino, Alberto Magno y Juan Duns Escoto, aunque también mantuvo muchas doctrinas que los escolásticos no podían aceptar. Se esforzó por conciliar la filosofía y la ciencia aristotélica y neoplatónica con las enseñanzas de la Torá judía.

Vida

Maimónides nació el 30 de marzo de 1135 en Córdoba (Córdoba), la capital de la España musulmana (al igual que su contemporáneo Averroes). Desde muy joven se interesó por las ciencias y la filosofía, y leyó las obras de los eruditos musulmanes y también las traducciones al árabe de los filósofos griegos. Estudió la Torá judía con su padre, Maimón, que a su vez había estudiado con el gran erudito rabino José ibn Migash (1077 – 1141).

En 1148, los almohades, una dinastía musulmana bereber procedente del norte de África, conquistaron Córdoba y amenazaron a la comunidad judía con elegir entre la conversión al Islam, la muerte o el exilio. La familia de Maimónides, al igual que la mayoría de los judíos, optó por el exilio, y durante los doce años siguientes se desplazó por el sur de España escondida, hasta que se estableció en Fez, Marruecos, en 1160. Allí, Maimónides adquirió la mayor parte de sus conocimientos seculares, estudiando en la Universidad de Al Karaouine.

A medida que su reputación crecía, las autoridades islámicas comenzaron a indagar sobre la disposición religiosa de este joven tan dotado, y Maimónides evitó por poco la ejecución gracias a la intercesión de un amigo musulmán. En 1165, la familia de Maimónides se vio de nuevo obligada a trasladarse y, tras una breve estancia en Israel, se instaló en Fostat (la primera capital de Egipto bajo el dominio árabe, hoy parte de El Cairo).

Tras la muerte de su padre, el hermano de Moisés, David, mantuvo a la familia comerciando con piedras preciosas, pero cuando David también murió (y perdió su fortuna en el proceso), Maimónides se dedicó a la profesión médica para ganarse la vida. Con el tiempo, consiguió un puesto como médico del Gran Visir Alfadhil y, más tarde, del sultán Saladino de Egipto (también se dice que trató a Ricardo Corazón de León durante las Cruzadas). Su fama se extendió y pronto se le consideró uno de los mejores médicos de su época; gran parte de sus conocimientos los tomó de pensadores islámicos de renombre como Averroes (Ibn Rushd) y Al-Ghazali (1058 – 1111), y dedicó largas horas a su profesión.

Comenzó a tomar parte en la administración de los asuntos de la comunidad de Fostat y El Cairo, y en 1177 ya era reconocido como su jefe oficial. Entre sus onerosos deberes médicos y administrativos, encontró tiempo para componer sus principales obras, entre ellas su aclamado comentario a la «Mishnah» (obra principal del judaísmo rabínico), la «Mishneh Torah» (código de la ley religiosa judía) y la «Guía de los perplejos» (obra filosófica que armoniza y diferencia la filosofía de Aristóteles y la teología judía).

Te puede interesar:  Guillermo de Ockham

Los últimos años de la vida de Maimónides estuvieron marcados por crecientes dolencias físicas, y murió el 13 de diciembre de 1204. En Fostat, tanto los judíos como los musulmanes guardaron luto público durante tres días, y su cuerpo fue trasladado a Tiberíades (Israel), donde su tumba se convirtió en lugar de peregrinación. Su hijo, Avraham, también reconocido como un gran erudito, sucedió a Maimónides como jefe de la comunidad judía egipcia y como médico de la corte.

Obra

Maimónides compuso obras de erudición judía, derecho rabínico, filosofía y textos médicos, principalmente en árabe.

En filosofía, Maimónides fue un escolástico judío y ejerció una importante influencia en los escolásticos medievales posteriores, como Santo Tomás de Aquino, Albertus Magnus y Juan Duns Escoto. Su objetivo era conciliar la filosofía y la ciencia aristotélicas con las enseñanzas de la Torá judía.

Uno de sus principios centrales era que es imposible que las verdades a las que llega el intelecto humano contradigan las reveladas por Dios. En su intento de demostrarlo, se basó principalmente en la ciencia de Aristóteles y en las enseñanzas del Talmud, encontrando en la primera la base para la segunda, aunque en algunos puntos importantes se apartó de las enseñanzas de Aristóteles (por ejemplo, la doctrina aristotélica de que el cuidado providente de Dios se extiende sólo a la humanidad, y no al individuo). También escribió sobre la teodicea (el intento de conciliar la existencia de un Dios con la existencia del mal en el mundo), adoptando el punto de vista aristotélico que define el mal como la falta o la presencia reducida de un Dios.

Sin embargo, Maimónides también se dejó llevar por su admiración por los comentaristas neoplatónicos para mantener muchas doctrinas que los escolásticos no podían aceptar, como la «teología apofática» (o «teología negativa»), en la que se describe a Dios sólo mediante atributos negativos (por ejemplo, «Dios no es ignorante», en lugar de «Dios es sabio», etc.).

En su «Guía de los perplejos», distinguía explícitamente entre las «creencias verdaderas» (creencias sobre Dios que producían la perfección intelectual) y las «creencias necesarias» (creencias que contribuían a mejorar el orden social). Por ejemplo, Dios no se «enfada» realmente con la gente, al no tener pasiones humanas, pero eso puede ser una «creencia necesaria» si anima a la gente a desistir de pecar.

Distinguió dos tipos de inteligencia en el hombre, una material (dependiente e influenciada por el cuerpo) y otra inmaterial (independiente del organismo corporal). Sostenía que el conocimiento de Dios es una forma de conocimiento que desarrolla en nosotros la inteligencia inmaterial, y por tanto confiere al hombre una naturaleza inmaterial y espiritual y dota al alma de inmortalidad (similar en cierto modo a la doctrina de la inmortalidad de Baruch Spinoza varios siglos después). Este enfoque de la inmortalidad del alma para las personas de intelecto perfeccionado (en lugar de la tradicional resurrección de los cuerpos físicos muertos) se convirtió en toda una controversia y provocó algunas críticas hostiles de los rabinos de su época, e incluso fue acusado de hereje por algunos líderes judíos. En un intento de aplacar a sus oponentes, llegó a la posición de compromiso de que la resurrección física podría ocurrir en algún momento en el futuro, pero no era permanente ni general.

Te puede interesar:  Adam Smith

En respuesta a una pregunta sobre la astrología, Maimónides contestó que el hombre sólo debe creer en lo que puede apoyarse en pruebas racionales, en la evidencia de los sentidos o en una autoridad fiable. Por lo tanto, la astrología no merece ser descrita como una ciencia, y de todos modos priva a la vida de propósito y convierte al hombre en un esclavo del destino.

En su comentario a la «Mishnah», Maimónides formuló sus 13 principios de la fe judía, que suscitaron muchas críticas en su momento, pero que acabaron por imponerse y son considerados como obligatorios por los judíos ortodoxos de hoy: Dios existe; Dios es uno; Dios es espiritual e incorpóreo; Dios es eterno; sólo Dios debe ser objeto de culto; la revelación se produce a través de los profetas de Dios; Moisés es preeminente entre los profetas; la ley de Dios fue dada en el Monte Sinaí; la Torá es la ley inmutable de Dios; Dios conoce de antemano las acciones humanas; el bien es recompensado y el mal es castigado; el Mesías judío vendrá; los muertos resucitarán.

Su «Mishneh Torah» era un código de la ley judía de la mayor amplitud y profundidad posibles, que reunía todas las leyes obligatorias del Talmud. También atrajo mucha oposición al principio, pero ha sido reconocido como una contribución monumental a la escritura sistematizada de la Halakha (el cuerpo colectivo de la ley religiosa judía), y ha sido ampliamente estudiado a lo largo de los siglos.

Maimónides también escribió una serie de influyentes textos médicos, algunos de los cuales todavía existen, incluyendo una colección de aforismos médicos, y tratados sobre los venenos y sus antídotos, las hemorroides, la cohabitación, el régimen de salud, las causas de los síntomas, los temperamentos humanos y el asma.

Libros de Moisés Maimónides

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Escritos éticos de Maimónides por Raymond L. Weiss (Autor), Charles E. Butterworth (Autor)
  • A Maimonides Reader (Library of Jewish Studies) Primera edición por Isadore Twersky (Editor)
  • Homo Mysticus: Una Guía para los Perplejos de Maimónides por Joseph Faur (Autor)
  • La interpretación de Maimónides: Estudios de metodología, metafísica y filosofía moral (Chicago Studies in the History of Judaism) por Marvin Fox (Autor)
  • Maimónides y Santo Tomás sobre los límites de la razón (SUNY Series in Philosophy (Paperback)) by Idit Dobbs-Weinstein (Autor)
  • Maimónides: Una colección de ensayos críticos por Joseph A. Buijs (Autor)
Maimónides, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

4 comentarios

Deja una respuesta