Libertarianismo

Libertarianismo, Filosofía Básica ✍️

El libertarismo incluye un amplio espectro de filosofías políticas, cada una de las cuales comparte la prioridad general común de un gobierno mínimo combinado con la máxima libertad individual posible. Sus objetivos dan prioridad a la libertad: libertad de expresión, libertad de reunión, libertad de portar armas, libertad de y de religión, libertad de prensa, libertad de propiedad y libertad económica. Promueve la responsabilidad personal y la caridad privada, en contraposición a la prestación de servicios de bienestar por parte del Estado, y rechaza las compulsiones del socialismo y el comunismo.

Los libertarios individuales pueden diferir considerablemente en cuestiones concretas y, aunque hay partidos políticos libertarios en todo el mundo, incluso éstos difieren significativamente en sus perspectivas y políticas. También existe una importante disparidad entre el uso del término en Estados Unidos (donde a menudo se considera sinónimo de liberalismo e individualismo en general, y de conservadurismo en particular, sobre todo en la medida en que apoya un gobierno limitado) y en otros lugares (donde se entiende más a menudo para referirse a las corrientes radicales de izquierda del anarquismo).

En general, los libertarios defienden el ideal de la libertad desde la perspectiva de lo poco que la autoridad restringe a una persona, es decir, lo mucho que se le permite hacer (libertad negativa), en contraposición a la oportunidad y la capacidad de actuar para realizar el propio potencial (libertad positiva), una distinción señalada por primera vez por John Stuart Mill. Consideran que la vida, la libertad y la propiedad son los derechos fundamentales de los individuos, y que comprometer uno de ellos pone necesariamente en peligro el resto. Consideran que comprometer estos derechos individuales mediante la acción política es la «tiranía de la mayoría», un término acuñado por Alexis de Tocqueville (1805 – 1859) y que se hizo famoso por John Stuart Mill. Sin embargo, muchos libertarios también argumentarían que la democracia representativa de la mayoría se ha convertido en gran medida en el control de grupos de interés especiales que representan a una minoría, lo que conduce a una «tiranía de la minoría» contra la mayoría numérica real.

El término «libertario» proviene de la palabra francesa «libertaire» («para la libertad»), y su primer uso registrado en un sentido político fue en 1857 por el anarco-comunista Joseph Déjacque (1821 -1864). En el uso común, «libertario» se refiere a una persona que aboga por la libertad, especialmente con respecto al pensamiento o la conducta, o una persona que mantiene la doctrina del libre albedrío.

Historia del libertarismo

La historia del libertarismo es también la historia del liberalismo clásico, y ambos conceptos están muy relacionados. La teoría inicial surgió de las ideas de la Ilustración en la Europa y América del siglo XVIII, especialmente de las filosofías políticas de John Locke y del Barón de Montesquieu (1689 – 1755), y de la filosofía moral y económica de Adam Smith.

Locke creía que el papel de cualquier legislador era proteger los derechos naturales en forma legal de derechos civiles. Propuso una teoría laboral de la propiedad según la cual cada individuo es dueño del fruto de su esfuerzo en virtud de su trabajo, y de ahí surge una economía basada en la propiedad privada y el comercio, con el dinero como medio de cambio.

Te puede interesar:  Anarquismo

Aproximadamente en la misma época, el filósofo francés Montesquieu desarrolló una distinción entre los poderes soberanos y los administrativos, y propuso una separación de poderes (generalmente en el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial) para actuar como contrapeso a la tendencia natural del poder administrativo a crecer a expensas de los derechos individuales. Este concepto se convirtió en algo importante tanto en las monarquías constitucionales como en las repúblicas.

La filosofía moral de Adam Smith hacía hincapié en la no intervención del gobierno para que los individuos pudieran lograr lo que sus «talentos dados por Dios» les permitieran sin la interferencia de fuerzas arbitrarias. También se opuso a los gremios (precursores de los sindicatos modernos) y a las sociedades anónimas (o corporaciones) por las mismas razones.

Los Padres Fundadores de los Estados Unidos consagraron la protección de la libertad como el principal objetivo del gobierno en la Declaración de Independencia de 1776 y en la Constitución de los Estados Unidos, y Thomas Jefferson (1743 – 1826) en particular fue clave en el establecimiento de la Ley de la Igualdad de la Libertad y el Principio de No Agresión como principios principales. Ideas muy similares se incluyeron también en la Declaración Francesa de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, un documento clave en la Revolución Francesa.

John Stuart Mill declaró que su doctrina preferida del Utilitarismo requiere que los acuerdos políticos satisfagan el «principio de libertad», según el cual se garantiza a cada persona la mayor libertad posible que no interfiera con la libertad de los demás, con el fin de maximizar la felicidad.

A finales del siglo XIX y principios del XX, el progresismo en Estados Unidos y el socialismo en Europa se centraron cada vez más en el avance de los derechos de los trabajadores y la justicia social para contrarrestar los crecientes excesos del capitalismo e industrialismo desenfrenados. Sólo en la segunda mitad del siglo XX el término «libertario», que antes se asociaba al anarquismo, fue adoptado por aquellos cuyas actitudes se asemejan más a las de los liberales clásicos.

Tipos de liberalismo

El libertarismo suele dividirse en dos tipos principales:

El libertarismo de derechos (o teoría de los derechos o moralismo libertario o libertarismo deontológico)

Los teóricos de los derechos afirman: 1) que: todas las personas son dueñas absolutas de sus vidas, y deberían ser libres de hacer lo que deseen con sus propios cuerpos o propiedades, siempre que no infrinjan los derechos de otra persona a hacer lo mismo (la Ley de Igualdad de Libertad); y 2) que la agresión, o el inicio de la fuerza física o la amenaza de la misma, contra una persona o su propiedad, es intrínsecamente ilegítima en la medida en que afecta a la igualdad de derechos de una persona (el Principio de No Agresión), excepto en el caso de la autodefensa. Esta visión de los «derechos naturales» deriva de los primeros escritos de Thomas Hobbes y John Locke.

La mayoría de los libertarios de los derechos reconocen la necesidad de un papel limitado del gobierno como un «mal necesario» para proteger a los individuos de cualquier violación de sus derechos, y para perseguir a los que inician la fuerza contra otros (minarquismo), aunque algunos se oponen a la existencia del gobierno y de los impuestos en su totalidad por considerar que representa una agresión contra los derechos individuales por su propia naturaleza (anarcocapitalismo).

Robert Nozick (1938 -2002) y Murray Rothbard (1926 – 1995) son representantes de esta visión del libertarismo.

Te puede interesar:  Deconstruccionismo

Libertarianismo consecuencialista (o consecuencialismo libertario)

Los libertarios consecuencialistas justifican los derechos de los individuos por motivos pragmáticos o consecuencialistas, además de morales (el consecuencialismo es la teoría moral según la cual las consecuencias de una acción concreta constituyen la base de cualquier juicio moral válido sobre dicha acción). Les preocupa menos el Principio de No Agresión y más la noción de una sociedad que permita a los individuos disfrutar de la libertad política y económica, que consideran la base de la felicidad y la prosperidad humanas. Sostienen que la libertad individual conduce a la eficiencia económica y a otros beneficios, por lo que es el medio más eficaz para promover o mejorar el bienestar social.
Milton Friedman (1912 – 2006), Ludwig von Mises (1881 – 1973) y Friedrich Hayek (1899 – 1992) son los principales defensores de este punto de vista.

Otra división es entre el libertarismo de izquierdas y el de derechas:

El liberalismo de izquierdas (o geoliberalismo):

  • El liberalismo de izquierdas combina un fuerte compromiso con la libertad personal con una visión igualitaria de los recursos naturales, ya que considera que no es legítimo que alguien reclame la propiedad privada de los recursos en detrimento de otros, y que cada individuo tiene derecho a una parte igual de los recursos naturales. Muchos liberales de izquierda abogan por alianzas fuertes con la izquierda en temas como el movimiento antiguerra y los sindicatos, y algunos desean revivir ideas cooperativas voluntarias como el mutualismo.
  • El agorismo es una forma extrema de anarcocapitalismo y libertarismo, desarrollada por Samuel Edward Konkin III (1947 – 2004) y basada en las ideas de Murray Rothbard (1926 – 1995), que tiene como objetivo final una sociedad en la que todas las relaciones entre las personas son intercambios voluntarios, un mercado completamente libre en una economía subterránea o «contraeconomía» en la que el Estado es redundante (anarquismo). Los agoristas se consideran a sí mismos como liberales de izquierdas, aunque hay discrepancias al respecto.

Liberalismo de derecha (o conservadurismo libertario):

  • El libertarismo de derecha es la síntesis del libertarismo y el conservadurismo de derecha, y hace hincapié en el gobierno limitado y el capitalismo fuerte. Se diferencia de algunos conservadurismos de influencia cristiana en que generalmente está a favor de la separación de la Iglesia y el Estado. A veces se divide en cuatro ramas principales:
  • El Libertarianismo Clásico o Tradicional, cuyos objetivos principales son la reducción del poder del gobierno y la promoción del libre mercado, y generalmente cree que el liberalismo social y el antimilitarismo promueven objetivos económicamente conservadores.
  • El neolibertarismo, que, en oposición al libertarismo clásico, apoya una política exterior intervencionista y el militarismo para expandir la democracia.
  • El paleolibertarianismo, una visión culturalmente más conservadora y ardorosamente cristiana que el libertarismo clásico, que suele implicar opiniones en contra del aborto y a favor de la completa privatización de la educación.
  • Conservadurismo de Gobierno Pequeño, una perspectiva socialmente conservadora que generalmente considera que cualquier aplicación gubernamental necesaria es responsabilidad de los gobiernos estatales, no del gobierno federal.
Libertarianismo, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

Deja una respuesta