Juan Duns Escoto

Juan Duns Escoto, Filosofía Básica ✍️

Juan Duns Escoto (a menudo conocido simplemente como Duns Escoto) (c. 1266 – 1308) fue un filósofo escocés y teólogo franciscano de la época medieval.

Fue uno de los teólogos escolásticos más importantes de la Alta Edad Media, junto con Santo Tomás de Aquino, Guillermo de Ockham y San Buenaventura (1221 – 1274), y el fundador de una forma especial de escolasticismo, que llegó a conocerse como escotismo. También fue uno de los primeros en adoptar la doctrina del voluntarismo.

Recibió el apodo de Doctor Subtilis por su forma de pensar penetrante y sutil, y tuvo una influencia considerable en el pensamiento católico romano. Sin embargo, en el siglo XVI fue acusado de sofista, lo que llevó a utilizar su nombre (en forma de «zopenco») para describir a alguien incapaz de ser erudito.

Vida

Escoto nació probablemente hacia 1266 en la ciudad de Duns, en la región de los Borders, al sur de Escocia («Escoto» significa simplemente «el escocés»).

Se sabe muy poco de su vida con seguridad. De niño ingresó en la orden franciscana y fue enviado a estudiar a Oxford, posiblemente en 1288. Sabemos que fue ordenado sacerdote en Northampton en 1291, y que obtuvo su licencia para oír confesiones en Oxford en 1300. Probablemente terminó sus estudios en Oxford en 1301, pero, en lugar de permanecer como maestro en Oxford, fue enviado a la más prestigiosa Universidad de París.

En el otoño de 1302, comenzó a dar clases sobre las «Sentencias» de Pedro Lombardo (el conjunto de opiniones sobre pasajes bíblicos que a menudo se utilizaban como trampolín para las discusiones entre los eruditos medievales) en París. Sin embargo, ese mismo año académico fue expulsado de la Universidad (junto con otros papistas) por ponerse del lado del Papa Bonifacio VIII en su disputa con Felipe el Hermoso (rey Felipe IV) de Francia sobre los impuestos a la propiedad de la Iglesia. Probablemente pasó este tiempo en el exilio en Oxford (o posiblemente en Cambridge), donde puede haber enseñado a Guillermo de Ockham en algún momento. Sin embargo, regresó a París antes de finales de 1304 (después de la muerte del Papa Bonifacio y de que el nuevo Papa, Benedicto XI, hiciera las paces con Felipe).

Completó sus estudios parisinos, probablemente a principios de 1305, y fue investido como maestro, y continuó dando clases allí hasta 1307. Por razones que siguen siendo misteriosas, fue enviado a la casa de estudios franciscana de Colonia, Alemania, en octubre de 1307.

Te puede interesar:  Bertrand Russell

Murió en Colonia el 8 de noviembre de 1308, y fue enterrado en la Iglesia de los Minoritas (una antigua tradición no corroborada sostiene que Escoto fue enterrado vivo tras caer en coma). Su sarcófago lleva la inscripción en latín: «Scotia me genuit. Anglia me suscepit. Gallia me docuit. Colonia me tenet» («Escocia me hizo nacer. Inglaterra me sostuvo. Francia me enseñó. Colonia me sostiene»). Fue beatificado por el Papa Juan Pablo II en 1993.

Obra

Escoto fue un gran defensor de San Agustín y, como San Buenaventura (1221 – 1274) y Santo Tomás de Aquino antes que él, quiso reconstruir el pensamiento de San Agustín y de Aristóteles para la gloria de Dios. Pero, aunque tenía mucho en común con los otros escolásticos de la época, no fue un repetidor mecánico de ninguno de ellos y mantuvo varios desacuerdos específicos con ellos (y con el propio San Agustín).

A diferencia de Santo Tomás de Aquino, Escoto rechazó la distinción entre esencia y existencia, negando que podamos concebir lo que es ser algo, sin concebirlo como existente. También a diferencia de Santo Tomás de Aquino, Escoto creía en la controvertida doctrina de la univocidad, según la cual ciertos predicados pueden aplicarse con exactamente el mismo significado a Dios que a sus criaturas (Aquino insistía en que sólo era posible la predicación analógica, en la que una palabra aplicada a Dios tiene un significado diferente, aunque relacionado, al de esa misma palabra aplicada a las criaturas). Escoto también argumentó a favor de la doctrina de la inmaculada concepción de María (los grandes filósofos y teólogos de la época estaban desesperadamente divididos sobre el tema, con Aquino, por ejemplo, negando generalmente la doctrina).

En contraste con el posterior Guillermo de Ockham, se considera que Escoto fue un realista más que un nominalista, en el sentido de que trató los universales como reales. Sin embargo, reconoció la necesidad de una distinción intermedia (que no fuera meramente conceptual, pero tampoco totalmente real o dependiente de la mente), lo que dio lugar a su concepto de «distinción formal» (por ejemplo, las entidades son inseparables e indistintas en la realidad, pero sus definiciones no son idénticas).

Su argumento causal para la existencia de Dios (del que ofreció varias versiones), es quizás el más complicado de todos los que se han escrito, y constituye un tour de force filosófico, a pesar de sus defectos. Primero demostró lo que llamó la «triple primacía» (que hay un ser que es primero en la causalidad eficiente, en la causalidad final y en la preeminencia); luego demostró que estas tres primacías son coextensivas (es decir, que cualquier ser que sea primero en uno de estos aspectos será necesariamente también primero en los otros dos); luego demostró que cualquier ser que disfrute de la triple primacía está dotado de intelecto y voluntad, y que cualquier ser así es infinito; y finalmente demostró que sólo puede haber un ser así.

Te puede interesar:  John Locke

Escoto ideó quizá la primera formulación del voluntarismo (la opinión que considera que la voluntad es el factor básico, tanto en el universo como en la conducta humana), haciendo hincapié en la voluntad divina y la libertad humana en todas las cuestiones filosóficas.

Libros de Juan Duns Escoto

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Duns Escoto – Escritos filosóficos: A Selection 2nd Edition(PB) Edition por Juan Duns Escoto (Autor), Allan B. Wolter (Traductor), Marilyn McCord Adams (Prólogo)
  • The Cambridge Companion to Duns Scotus (Cambridge Companions to Philosophy) Edición sin editar por Thomas Williams (Editor)
  • Duns Escoto sobre la voluntad y la moral por Juan Duns Escoto (Autor), William A. Frank (Editor), Alan B. Wolter (Traductor)
  • Duns Escoto (Grandes Pensadores Medievales) 1ª Edición por Richard Cross (Autor)
  • Duns Escoto, metafísico (Purdue Studies in Romance Literatures) (Purdue University Press Series in the History of Philosophy) por William Frank (Autor), Allan B Wolter (Autor)
  • Cinco textos sobre el problema medieval de los universales: Porfirio, Boecio, Abelardo, Duns Escoto y Ockham por Paul V. Spade (Traductor)
Juan Duns Escoto, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

3 comentarios

Deja una respuesta