Immanuel Kant

Immanuel Kant, Filosofía Básica ✍️

Immanuel Kant (1724 – 1804) fue un filósofo alemán del Siglo de las Luces. Se le considera uno de los pensadores más importantes de la Europa moderna y su influencia en el pensamiento occidental es inconmensurable. Fue el punto de partida y la inspiración del movimiento del idealismo alemán de finales del siglo XVIII y principios del XIX, y más concretamente del kantianismo que creció a su alrededor durante su propia vida.

Sus obras, especialmente las de Epistemología, Metafísica y Ética, como sus obras maestras la «Crítica de la Razón Pura» y la «Crítica de la Razón Práctica», lograron un completo cambio de paradigma y llevaron a la filosofía más allá del debate entre racionalistas y empiristas que había dominado el Siglo de la Razón y el primer Siglo de las Luces, e incluso a combinar esas dos doctrinas aparentemente contradictorias.

Sus ideas y su pensamiento original han servido de base a casi todos los movimientos filosóficos desde entonces, y sigue desafiando e influyendo en la filosofía (tanto en el campo de la filosofía analítica como en el de la filosofía continental) hasta el día de hoy.

Índice de contenido

Vida

Immanuel Kant nació el 22 de abril de 1724 en la ciudad de Königsberg (entonces capital de Prusia, actualmente Kaliningrado, Rusia). Pasó toda su vida en su ciudad natal y sus alrededores, y nunca se alejó más de cien millas de Königsberg. Su padre, Johann Georg Kant, era un artesano alemán y fabricante de arneses de Memel (Prusia); su madre, Anna Regina Porter, había nacido en Núremberg, pero era hija de un fabricante escocés de sillas de montar y arneses. Era el cuarto de once hijos (cinco de los cuales llegaron a la edad adulta). Fue bautizado como «Emanuel», pero más tarde cambió su nombre a «Immanuel» después de aprender hebreo.

Se crió en un hogar pietista (una estricta secta luterana que hacía hincapié en la intensa devoción religiosa, la humildad personal y la interpretación literal de la Biblia) y, en consecuencia, recibió una educación estricta, punitiva y disciplinaria que privilegiaba el latín y la instrucción religiosa sobre las matemáticas y las ciencias.

La educación elemental de Kant se llevó a cabo en el Saint George’s Hospital School, tras lo cual fue educado en el Pietist Collegium Fredericianum, donde permaneció desde 1732 hasta 1740, y donde estudió teología y destacó en los clásicos. Kant mostró una gran dedicación al estudio desde muy temprano, y se matriculó en la Universidad de Königsberg en 1740, a la edad de 16 años.

Allí, bajo la influencia de un joven instructor, Martin Knutzen, Kant se interesó por la filosofía, las matemáticas y las ciencias naturales y, gracias al uso de la biblioteca privada de Knutzen, se familiarizó con la filosofía racionalista de Gottfried Leibniz y Christian Wolff (1679 – 1754), así como con la filosofía natural y la nueva física matemática de Sir Isaac Newton (1643 – 1727). Knutzen disuadió al joven erudito del Idealismo tradicional (es decir, la idea de que la realidad es puramente mental), que era considerado negativamente por toda la filosofía del siglo XVIII, y una lectura casual de David Hume también le hizo sospechar del Racionalismo y pronto se alejó de sus primeras creencias racionalistas. Más tarde admitió que la lectura de Hume fue lo que «interrumpió por primera vez mi sueño dogmático».

La muerte del padre de Kant en 1746 le dejó sin ingresos e interrumpió sus estudios. Durante siete años trabajó como profesor particular en las pequeñas ciudades de los alrededores de Königsberg, pero continuó con sus investigaciones académicas y publicó varias obras tempranas, principalmente sobre temas científicos. En 1749 publicó su primera obra filosófica, «Gedanken von der wahren Schätzung der lebendigen Kräfte» («Pensamientos sobre la verdadera estimación de las fuerzas vivas»).

En 1755 presentó un tratado en latín, «Sobre el fuego», para obtener el título de doctor, y pasó los siguientes 15 años como profesor no asalariado en la Universidad de Königsberg (dependiente de los honorarios de los estudiantes que asistían a sus clases). Impartió clases de Metafísica, Lógica, Matemáticas, Física y Geografía Física y, a pesar de la gran carga docente, siguió publicando trabajos sobre diversos temas, como «Der einzig mögliche Beweisgrund zu einer Demonstration des Daseins Gottes» («El único argumento posible en apoyo de una demostración de la existencia de Dios») en 1763 y otros trabajos sobre Lógica y Estética. Finalmente, en 1770, a la edad de 46 años, consiguió una cátedra de Lógica y Metafísica en Königsberg, siendo un erudito establecido y un filósofo cada vez más influyente.

Durante la década siguiente, Kant no publicó casi nada, y se aplicó a las enojosas cuestiones de la Filosofía de la Mente y a la resolución de las contradicciones inherentes a la percepción y la concepción, tal y como las explicaban los racionalistas y los empiristas, resistiendo todos los intentos de sus amigos por sacarle de su aislamiento.

El resultado fue la «Kritik der reinen Vernunft» («Crítica de la Razón Pura») de 1781, considerada hoy como uno de los libros más importantes y difíciles del pensamiento filosófico occidental. Sin embargo, este libro largo (más de 800 páginas en la edición original en alemán) y denso, escrito en un estilo algo enrevesado, fue ignorado en gran medida tras su publicación inicial, y Kant, que por entonces era un autor bastante popular, quedó consternado. Escribió los «Prolegómenos a cualquier metafísica futura» en 1783 como resumen y aclaración de sus principales puntos de vista, pero sólo a raíz de una serie de cartas públicas muy leídas sobre la filosofía kantiana publicadas por Karl Reinhold en 1786, como respuesta a la Disputa sobre el Panteísmo (una controversia intelectual central de la época), la reputación de Kant se extendió, convirtiéndolo en el filósofo más famoso de su época.

Sin dejarse intimidar por la negativa respuesta inicial a su obra maestra, Kant siguió publicando trabajos a lo largo de la década de 1780, incluida una segunda edición muy revisada de la «Crítica de la razón pura». También continuó desarrollando su filosofía moral, especialmente en los «Fundamentos de la Metafísica de la Vida» (1785), la «Crítica de la Razón Práctica» (1788) y la «Metafísica de la Vida» (1797). La «Kritik der Urteilskraft» («Crítica del juicio», la «tercera Crítica») de 1790 aplicó el sistema kantiano a la Estética y a la teleología (el estudio filosófico del diseño y la finalidad).

En la década de 1790, había varias revistas dedicadas exclusivamente a defender y criticar la filosofía kantiana. Pero, a pesar de su éxito, las tendencias filosóficas se movían en otra dirección, y muchos de los discípulos más importantes de Kant (entre ellos Karl Reinhold, Jakob Sigismund Beck y Johann Gottlieb Fichte) transformaron la posición kantiana en formas cada vez más radicales de Idealismo, marcando el surgimiento del movimiento del Idealismo Alemán. Kant se opuso a esta evolución e incluso denunció públicamente a Fichte en una carta abierta en 1799.

Kant siguió escribiendo hasta poco antes de su muerte, aunque las Críticas siguen siendo las verdaderas fuentes de su influencia. Sólo una vida de extraordinaria autodisciplina le permitió llevar a cabo su tarea: mantenía una rutina tan estricta que los habitantes de Königsberg ajustaban literalmente sus relojes según su horario. Nunca se casó, apenas medía 1,5 metros y era extremadamente delgado, y su salud nunca fue robusta, pero atribuía su longevidad y su prodigiosa producción a su invariable rutina diaria. Sin embargo, en contra de su fama de adusto, Kant era en realidad muy sociable, un conversador ingenioso y divertido, un elegante modista, y sus conferencias en la Universidad de Königsberg, donde enseñó durante más de 30 años, eran famosas por su brillantez.

Hacia el final de su vida, Kant se volvió cada vez más antisocial y amargado por la creciente pérdida de su memoria y capacidad de trabajo. Se quedó totalmente ciego y finalmente murió el 12 de febrero de 1804 en la querida Königsberg, donde había pasado toda su vida. Fue enterrado en la catedral de Königsberg.

Obra

Kant escribió una serie de ensayos bien recibidos y semipopulares sobre diversos temas, desde la ciencia hasta la historia, pasando por la religión, la política y la antropología, y en la década de 1770 se había convertido en un autor popular de cierta importancia, a pesar de la dificultad y la oscuridad de su estilo. Sin embargo, la filosofía por la que se ha hecho justificadamente famoso data en gran medida de su edad media y avanzada.

Te puede interesar:  Gottfried Wilhelm Leibniz

Su primera obra filosófica real fue «Gedanken von der wahren Schätzung der lebendigen Kräfte» («Pensamientos sobre la verdadera estimación de las fuerzas vivas»), de 1749, y continuó publicando libros y artículos durante el resto de su vida, aunque con un intervalo de once años entre 1770 y 1781 hasta la publicación de su obra maestra, «Kritik der reinen Vernunft» («Crítica de la razón pura»). Ésta y las dos Críticas siguientes, la «Crítica de la razón práctica» de 1788 y la «Crítica de la razón de la vida» de 1790, siguen siendo las verdaderas fuentes de su influencia duradera.

En su Epistemología, Kant partió de la distinción tradicional entre «verdades de razón» (que Kant denominó proposiciones analíticas, aquellas que son verdaderas simplemente en virtud de su significado, y que sólo dilucidan o explican palabras, por ejemplo, «todos los solteros son solteros») y «verdades de hecho» (que Kant denominó proposiciones sintéticas, aquellas que hacen afirmaciones más allá, por ejemplo, «todos los solteros son felices»). Añadió a esto otros dos conceptos: el conocimiento a priori (que proviene puramente del razonamiento, independiente de la experiencia, y se aplica típicamente a las proposiciones analíticas) y el conocimiento a posteriori (que proviene únicamente de la experiencia, y se aplica típicamente a las proposiciones sintéticas).

Por un lado, el empirismo permite las proposiciones sintéticas y el conocimiento a posteriori y, por otro lado, el racionalismo permite las proposiciones analíticas y el conocimiento a priori. Sin embargo, Kant sostenía que ambos podían combinarse, y que los enunciados sintéticos a priori eran de hecho posibles, que existían proposiciones que se aplicaban al mundo físico pero que no se derivaban del mundo, sino que se establecían simplemente por medio de argumentos. Sostuvo que el conocimiento procede de una síntesis de la experiencia y los conceptos: sin los sentidos, no tendríamos conciencia de ningún objeto, pero sin el entendimiento y la razón no podríamos formarnos ninguna concepción de él.

Sostenía que, aunque el espacio y el tiempo nos son dados como intuiciones puras a priori, captamos la realidad y damos sentido al mundo mediante un aparato conceptual básico, que implica varias categorías de pensamiento. Dividió estas categorías en cuatro grupos de tres: cantidad (unidad, pluralidad, totalidad); cualidad (realidad, negación, limitación); relación (sustancia, causa, comunidad) y modalidad (posibilidad, existencia, necesidad).

Quizá la aportación más original de Kant a la filosofía fue la idea de que es la representación la que hace posible el objeto, y no el objeto el que hace posible la representación. Esto introdujo la mente humana como un originador activo de la experiencia en lugar de un mero receptor pasivo de la percepción, y situó el papel del sujeto humano o conocedor en el centro de la investigación de nuestro conocimiento.

Sin embargo, también puso límites al conocimiento. Distinguió entre la apariencia (el mundo de los fenómenos) y la realidad (el mundo de los noumena). Aunque nuestros sentidos nos dicen que las cosas existen fuera de nosotros, la sustancia real de un objeto (lo que él llamaba el «ding-an-sich» o cosa-en-sí») era esencialmente incognoscible. Así, pueden existir muchas cosas en el universo que no tenemos la capacidad sensorial o intelectual de aprehender y, aunque estas cosas son reales en sí mismas, no lo son «para nosotros». Tenemos ciertas predisposiciones sobre lo que existe, y sólo puede decirse que existen para nosotros las cosas que se ajustan a esas predisposiciones. Se trata de una idea algo radical y revolucionaria que no parece habérsele ocurrido a nadie antes de Kant.

El argumento (simplificado) de la primera «Crítica», pues, es que, aunque los objetos empíricos, como los libros y las sillas, son en cierto sentido muy reales, podrían no ser «trascendentalmente reales». Las sillas son reales en la medida en que son objetos que tienen que ajustarse a nuestros conceptos, a nuestras categorías perceptivas, pero no podemos estar seguros de que sean trascendentalmente reales, porque para estar seguros de ello tendríamos que trascender nosotros mismos nuestras propias limitaciones perceptivas para confirmar la existencia «trascendental» de los objetos. Así, los «objetos reales», según Kant, son simplemente aquellos que están sujetos a nuestras categorías perceptivas: no podemos estar seguros de que no existan otros objetos no empíricos, pero esto no debe preocuparnos.

Su doctrina de la «primacía de la razón práctica sobre la pura», condujo a la doctrina posterior del siglo XIX del voluntarismo. Sostuvo que, intelectualmente, los humanos son incapaces de conocer la realidad última, pero esto no tiene por qué (y, según Kant, no debe) interferir con el deber de actuar como si el carácter espiritual de esta realidad fuera cierto. Así, mientras Kant admitía libremente que la física newtoniana era una representación clara y precisa del mundo de las apariencias, el mundo que somos capaces de percibir físicamente, todavía había espacio en su sistema para otros conceptos por completo (como el libre albedrío, el albedrío racional, Dios, el bien y el mal, etc.), pero que estos conceptos no podían ser sujetos de conocimiento definitivo.

Kant sostenía que, aunque la razón puede ser una herramienta útil, debe ser controlada adecuadamente para que no aceptemos irreflexivamente cosas de las que no tenemos evidencia. Lo que él llama el «método crítico» es un enfoque filosófico que permite descubrir qué preguntas puede responder la razón y cuáles no. Así, en su obra de 1793 «Religion innerhalb der Grenzen der bloßen Vernunft» («La religión dentro de los límites de la mera razón»), Kant volvió a animarnos a renunciar a cosas que no necesitamos, es decir, a prácticas religiosas que son innecesarias para una verdadera conducta moral.

Del mismo modo, aunque la razón puede ayudarnos a sustituir los regímenes políticos injustos por otros mejores, por ejemplo, Kant no creía que la razón fuera un bien sin reservas, sino que debía emplearse de forma crítica para evitar ir por el camino equivocado. Aunque se opuso a la democracia directa por considerarla «necesariamente un despotismo», Kant prefiguró la teoría de la paz democrática en su ensayo de 1795 «Zum ewigen Frieden» («La paz perpetua»), en el que postula que las repúblicas constitucionales eran una de las varias condiciones necesarias para una paz perpetua. A diferencia de muchos pensadores de la Ilustración, sostenía que la verdadera democracia no sólo es humana, sino que también está en consonancia con el deseo básico del ser humano de perseguir fines colectivos.

Al igual que muchos filósofos anteriores (y posteriores) a él, Kant estaba profundamente insatisfecho con las supuestas soluciones de otros filósofos al eterno problema de cómo conciliar el carácter aparentemente determinista del mundo físico con la existencia del libre albedrío humano, necesario para la resolución de las cuestiones morales y éticas. Estas contradicciones parecían especialmente descarnadas tras el gran avance de las ciencias físicas durante el siglo XVII, en el que los científicos parecían estar ampliamente de acuerdo con los nuevos descubrimientos, en comparación con el caótico campo de batalla de la filosofía, en el que ningún filósofo parecía capaz de ponerse de acuerdo con ningún otro. También le preocupaba cómo podía encajar un Dios en un universo esencialmente mecánico y determinado, y estaba ansioso por enfrentarse a las serias dudas sobre la filosofía como empresa intelectual que el escepticismo de David Hume había sembrado recientemente en el conjunto de la comunidad filosófica.

Kant desarrolló su filosofía moral en tres obras principales: «Grundlegung zur Metaphysik der Sitten» («Los principios fundamentales de la metafísica de la ética»: 1785), «Kritik der praktischen Vernunft» («Crítica de la razón práctica»: 1788) y «Metaphysik der Sitten» («Metafísica de la moral»: 1797). Comenzó observando que es un hecho empírico observable que las personas tienen, de hecho, opiniones morales y éticas y, para que tengan algún significado, las personas deben tener algún elemento de libre albedrío.

Su visión de la ética es deontológica (es decir, se centra en lo correcto o incorrecto de las acciones en sí mismas, en contraposición a lo correcto o incorrecto de las consecuencias de esas acciones o del carácter del actor, y sostiene que las normas éticas obligan a las personas a cumplir un deber ético). Se basa en su visión de la racionalidad como bien supremo y en su creencia de que todas las personas son fundamentalmente seres racionales. Creía que la moralidad se derivaba de la racionalidad y que, al igual que el pensamiento racional nos lleva a una realidad objetiva, también nos lleva a una moralidad objetiva, que puede ser apoyada racionalmente.

Te puede interesar:  Arthur Schopenhauer

Su principal contribución a la ética fue la teoría del Imperativo Categórico, una ley moral absolutamente universal y no negociable que se mantiene independientemente del contexto. En su forma más simple, afirma que uno debe actuar sólo de manera que quiera que sus acciones se conviertan en una ley universal, aplicable a todos en una situación similar (una especie de Universalismo Moral o Absolutismo Moral). Además, uno debe esforzarse por tratar a los demás no como meros medios, sino como fines en sí mismos, de modo que (en marcado contraste con el Utilitarismo) nunca puede ser correcto manipular, abusar o mentir a los individuos, ni siquiera en interés de los demás o incluso del bien percibido. Esta última máxima fue, y sigue siendo, muy controvertida cuando se lleva al extremo, pero Kant insistió en que debía permanecer sacrosanta. Afirmó que cada persona es su propio agente moral y que sólo debemos ser responsables de nuestras propias acciones, no de las de los demás.

Según el «método crítico» de Kant, descrito anteriormente, cualquier intento de demostrar la existencia de Dios es necesariamente una pérdida de tiempo, porque nuestros conceptos sólo funcionan correctamente en el mundo empírico y Dios es, por definición, una entidad no empírica. Sin embargo, justifica su propia fe argumentando que, aunque sería supersticioso o irracional tener una creencia en algo que puede ser probado o demostrado empíricamente, no es irracional tener una creencia en algo que claramente no puede ser probado de ninguna manera (como la existencia de Dios). Esto equivale a una especie de fideísmo.

Sin embargo, esto es muy diferente de los primeros argumentos metafísicos de Kant en su período pre-crítico. En su «Der einzig mögliche Beweisgrund zu einer Demonstration des Daseins Gottes» («El único argumento posible en apoyo de una demostración de la existencia de Dios») de 1763, primero cuestiona tanto el argumento ontológico como el argumento del diseño para la existencia de Dios (véase la sección sobre la Filosofía de la Religión), antes de proponer su propia solución (a veces llamada el Argumento Moral Kantiano), que el comportamiento moral sólo sería racional en nuestro mundo manifiestamente injusto si hay una próxima vida en la que se administra la justicia.

Kant elaboró un tratado temprano sobre estética, «Beobachtungen über das Gefühl des Schönen und Erhabenen» («Observaciones sobre el sentimiento de lo bello y lo sublime»: 1763), y no volvió a escribir sobre el tema hasta el final de su carrera, en la «Kritik der Urteilskraft» («Crítica del juicio»: 1790). Afirmó que los juicios de gusto son tanto subjetivos como universales: subjetivos en cuanto a que son respuestas de placer y no implican esencialmente ninguna afirmación sobre las propiedades del objeto en sí; universales en cuanto a que no son meramente personales, sino que deben ser desinteresados de manera crucial. Dividió los tipos de respuesta estética en los de lo Bello (un placer por el orden, la armonía, la delicadeza y similares) y lo Sublime (una respuesta de asombro ante lo infinito o lo abrumador).

Aunque menos conocido, Kant también escribió sobre las ciencias a lo largo de su vida. En un temprano trabajo científico titulado «Allgemeine Naturgeschichte und Theorie des Himmels» («Historia natural general y teoría de los cielos») de 1755, Kant postuló el origen del sistema solar como resultado de la interacción gravitatoria de los átomos, anticipándose a la hipótesis de Pierre-Simon Laplace en más de 40 años. También dedujo correctamente que la Vía Láctea era un gran disco de estrellas, que, según su teoría, también se formó a partir de una nube de gas mucho mayor que giraba.

Libros de Immanuel Kant

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Crítica de la razón pura (Penguin Classics) por Immanuel Kant (Autor), Marcus Weigelt (Editor, Traductor, Introducción), Max Muller (Traductor)
  • Crítica de la razón práctica (Hackett Classics) de Immanuel Kant (Autor), Werner S. Pluhar (Traductor), Stephen Engstrom (Introducción)
  • Crítica del juicio (Hackett Classics) de Immanuel Kant (Autor), Werner S. Pluhar (Traductor, Introducción), Mary J. Gregor (Prólogo)
  • Prolegómenos: A cualquier metafísica futura que pueda calificarse de ciencia (Open Court Classics) de Immanuel Kant (Autor), Paul Carus (Traductor)
  • La base de la metafísica de la moral: con el supuesto derecho a mentir por motivos filantrópicos (Hackett Classics) Tercera edición, 3ª edición de Immanuel Kant (Autor), James W. Ellington (Traductor)
  • La vida y el pensamiento de Kant de Ernst Cassirer (Autor), James Haden (Traductor)
  • Kant: Una Introducción Muy Breve Edición Revisada de Roger Scruton (Autor)
  • The Cambridge Companion to Kant (Cambridge Companions to Philosophy) por el Profesor Paul Guyer (Editor)
  • Kant sobre la razón pura (Oxford Readings in Philosophy) de Ralph C.S. Walker (Editor)
  • Routledge Philosophy GuideBook to Kant and the Critique of Pure Reason (Routledge Philosophy GuideBooks) 1st Edition por Sebastian Gardner (Autor)
  • Un comentario a la crítica de la razón pura de Kant Tapa dura – 8 de agosto de 2015 by Immanuel Kant (Autor), Norman Kemp Smith (Autor), Ralph Withington Church (Autor)
  • Kant y las pretensiones del conocimiento (Cambridge Paperback Library) by Professor Paul Guyer (Author)
  • El realismo empírico de Kant (Monografías filosóficas de Oxford) 1a edición por Paul Abela (Autor)
  • La analítica de Kant (Cambridge Philosophy Classics) by Jonathan Bennett (Author)
  • La teoría de la mente de Kant: Un Análisis de los Paralogismos de la Razón Pura 2ª Edición de Karl Ameriks (Autor)
  • La «Crítica de la razón pura» de Kant de Patricia Kitcher (Editora)
  • El idealismo trascendental de Kant: Una Interpretación y Defensa Revisada, Edición Ampliada de Henry E. Allison (Autor)
  • La interpretación de Kant por Heidegger: Categorías, Imaginación y Temporalidad (Renovando la Filosofía) 1a ed. 2002 de M. Weatherston (Autor)
  • Realidad e Impenetrabilidad en la Filosofía de la Naturaleza de Kant (Estudios de Filosofía) 1ª Edición by Daniel Warren (Author)
  • Imaginación e Interpretación en Kant: La importancia hermenéutica de la Crítica del Juicio 1a Edición de Rudolf A. Makkreel (Autor)
  • Interpretaciones feministas de Immanuel Kant (Re-lectura del Canon) Primera Edición de Robin Schott (Editor)
  • Introducción a la Ética de Kant 1ª Edición de Roger J. Sullivan (Autor)
  • La metafísica de la moral de Kant: Ensayos interpretativos 1ª Edición de Mark Timmons (Editor)
  • Kant, Duty and Moral Worth (Routledge Studies in Ethics and Moral Theory) 1st Edition por Philip Stratton-Lake (Autor)
  • Los fundamentos de la metafísica de la moral de Kant: Ensayos críticos (Serie de ensayos críticos sobre los clásicos) por Paul Guyer (Autor, Colaborador), Henry Allison (Colaborador), Dieter
  • Henrich (Colaborador)
  • Crear el reino de los fines Primera edición de Christine M. Korsgaard (Autor)
  • Kant’s Search for the Supreme Principle of Morality 1ª Edición
    de Samuel J. Kerstein (Autor)
  • La Metafísica de la Ley Moral: La deducción de la libertad en Kant (Estudios de Ética) 1a edición por Carol W. Voeller (Autor)
  • Principios Categóricos del Derecho: Un contrapunto a la modernidad 1a Edición de Otfried Höffe (Autor), Mark Migotti (Traductor)
  • La idea de la forma: Repensar la estética de Kant (La memoria cultural en el presente) 1a edición by Rodolphe Gasche (Autor)
  • La teoría del gusto de Kant: Una lectura de la Crítica del Juicio Estético (Filosofía Europea Moderna) 1a Edición de Henry E. Allison (Autor)
  • La bella forma del bien: Temas platónicos y pitagóricos en la crítica del poder de juicio de Kant 1a edición por Mihaela Fistioc (Autor)
Immanuel Kant, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

5 comentarios

Deja una respuesta