Humanismo

Humanismo, Filosofía Básica ✍️

El humanismo es una amplia categoría de filosofías éticas, metafísicas, epistemológicas y políticas en las que predominan los intereses, los valores y la dignidad del ser humano. Tiene una fe última en la humanidad, cree que los seres humanos poseen el poder o la potencialidad de resolver sus propios problemas, mediante la confianza principalmente en la razón y el método científico aplicados con valor y visión.

Más que una doctrina específica en sí misma, el humanismo es una postura o actitud vital general que defiende la razón, la ética y la justicia humanas, y es un componente de una variedad de sistemas filosóficos más específicos, y se incorpora a algunas escuelas de pensamiento religioso. Es una actitud optimista ante la vida cuyo objetivo final es el florecimiento humano (véase la sección sobre el eudaimonismo), hacer el bien y vivir bien en el aquí y ahora, y dejar el mundo mejor para los que vengan después.

Como doctrina ética, afirma la dignidad y el valor de todas las personas y su capacidad para determinar el bien y el mal apelando únicamente a las cualidades humanas universales, especialmente la racionalidad. Busca la verdad y la moralidad a través de medios humanos en apoyo de los intereses humanos, y se centra en la capacidad humana de autodeterminación. Apoya la moralidad universal (Universalismo Moral) basada en lo común de la condición humana.

Como doctrina metafísica, el Humanismo cree en una metafísica naturalista o actitud hacia el universo que considera todas las formas de lo sobrenatural como un mito, y considera la Naturaleza como la totalidad del ser, y como un sistema de materia y energía en constante cambio que existe independientemente de cualquier mente o conciencia. Rechaza la validez de las justificaciones trascendentales, como la dependencia de la creencia sin razón, de lo sobrenatural o de los textos de origen supuestamente divino.

Considera que la fe es una base inaceptable para la acción, y sostiene que corresponde a los humanos encontrar la verdad, en contraposición a buscarla a través de la revelación, el misticismo, la tradición o cualquier otra cosa que sea incompatible con la aplicación de la lógica a la evidencia observable. Por lo tanto, es generalmente compatible con el ateísmo y el agnosticismo, pero no requiere de éstos, y puede ser compatible con algunas religiones. Es un proceso ético, no un dogma sobre la existencia o no de dioses. Hasta cierto punto, complementa o suplanta el papel de las religiones, y puede considerarse en cierto modo como «equivalente» a una religión.

Como doctrina epistemológica, apoya el escepticismo científico (es decir, cuestiona la veracidad de las afirmaciones que carecen de pruebas empíricas) y el método científico (la recogida de datos mediante la observación y la experimentación, y la formulación y comprobación de hipótesis).

Como filosofía política, el humanismo hace hincapié en la libertad y la responsabilidad individuales, los valores humanos y la compasión, y la necesidad de tolerancia y cooperación, y rechaza las creencias autoritarias. Afirma que debemos asumir la responsabilidad de nuestras propias vidas y de las comunidades y el mundo en que vivimos.

El término «humanismo» se acuñó en 1808, basándose en el término italiano del siglo XV «umanista», que se utilizaba originalmente para designar a un profesor o estudiante de literatura clásica.

Historia del humanismo

El pensamiento humanista se remonta a la época de Buda (563 – 483 a.C.) en la antigua India, y de Confucio (551 – 479 a.C.) en la antigua China, aunque el término «humanismo» se asocia más con la filosofía occidental.

Te puede interesar:  Nominalismo

En la antigua Grecia, Tales, a quien se atribuye la creación de la máxima «Conócete a ti mismo» en el siglo VI a.C., se considera a veces un protohumanista. Jenófanes de Colofón (570 – 480 a.C.), Anaxágoras, Pericles (c. 495 – 429 a.C.), Protágoras, Demócrito y el historiador Tucídides (c. 460 – 375 a.C.) contribuyeron al alejamiento de una moral espiritual basada en lo sobrenatural y al desarrollo del librepensamiento (la opinión de que las creencias deben formarse sobre la base de la ciencia y la lógica, y no estar influidas por la emoción, la autoridad, la tradición o el dogma).

Muchos pensadores musulmanes medievales siguieron discursos humanistas, racionales y científicos en su búsqueda del conocimiento, el significado y los valores, y estuvieron abiertos a las ideas humanistas del individualismo, el escepticismo y el liberalismo. Algunos aspectos del humanismo renacentista tienen sus raíces en el mundo islámico medieval.

El humanismo renacentista fue un movimiento en Europa que abarcó aproximadamente los siglos XV y XVI. El renacimiento del estudio del latín y el griego, y las interpretaciones resultantes de los textos romanos y griegos, afectaron a todo el panorama cultural, político, social y literario de Europa. Los humanistas se opusieron a la filosofía escolástica dominante de la época (derivada de Santo Tomás de Aquino), y esta oposición reavivó un debate clásico que remitía a Platón y a los diálogos platónicos. Los humanistas del Renacimiento promovían el valor humano y la dignidad individual, y creían en la práctica de las artes liberales para todas las clases. Pensadores del Renacimiento como el poeta italiano Francesco Petrarca (1304 – 1374), el teólogo holandés Erasmo, el filósofo inglés Sir Thomas More, el escritor francés François Rabelais (c. 1494 – 1553) y el erudito italiano Giovanni Pico della Mirandola (1463 -1 494) pueden considerarse los primeros humanistas.

En los siglos XIX y XX se fundaron varias organizaciones para promover los principios humanistas, como la Asociación Religiosa Humanista (formada en 1853), la Asociación Humanista Británica (1896), la Asociación Humanista Americana (1941) y la Unión Internacional Humanista y Ética (1952).

Tipos de humanismo

  • Humanismo secular: La rama del Humanismo que rechaza la creencia religiosa teísta y la adhesión a la creencia en la existencia de un mundo sobrenatural. Los humanistas laicos (que suelen ser científicos y académicos) suelen creer que seguir los principios humanistas conduce al laicismo (que afirma el derecho a estar libre de normas y enseñanzas religiosas), sobre la base de que las creencias sobrenaturales no pueden apoyarse con argumentos racionales y, por lo tanto, deben rechazarse los aspectos sobrenaturales de la actividad asociada a la religión. El término «humanismo» en general suele referirse al Humanismo Secular como significado por defecto.
  • Humanismo religioso: La rama del Humanismo que se considera a sí misma religiosa, o que abraza alguna forma de teísmo, deísmo o sobrenaturalismo, sin estar necesariamente aliada con la religión organizada. A menudo se asocia con artistas, estudiosos de las artes liberales y cristianos liberales (especialmente universalistas unitarios, cuáqueros, anglicanos y luteranos). Los humanistas religiosos consideran que el humanismo secular es demasiado fríamente lógico e ignora toda la experiencia emocional que hace a los seres humanos.
  • Humanismo del Renacimiento (a menudo conocido como Humanismo Clásico o simplemente Humanismo): El florecimiento inicial del pensamiento humanista en los siglos XV y XVI, en oposición a la filosofía escolástica dominante de la época. Los humanistas del Renacimiento promovían el valor humano y la dignidad individual, y creían en la práctica de las artes liberales para todas las clases.
  • Post-humanismo (o posthumanismo): Filosofía de finales del siglo XX que intenta actualizar el Humanismo del Renacimiento en un mundo tecnológico moderno, y contrarrestar las acusaciones de especismo (discriminación a favor de una especie, normalmente la humana, sobre otras) y antropocentrismo (la creencia de que los seres humanos y la sociedad humana son, o deberían ser, el foco central de la existencia) que se han vertido sobre el Humanismo.
  • Humanismo educativo: Corriente educativa que comenzó a dominar los sistemas escolares en el siglo XVII. Sostenía que los estudios que desarrollan el intelecto humano son los que hacen al ser humano «más verdaderamente humano». Se basaba en el concepto de psicología de las facultades (que considera la mente como un conjunto de módulos separados o facultades intelectuales distintas, como la analítica, la matemática, la lingüística, etc.), que ha sido ampliamente desacreditado en el siglo XX.
  • Humanismo marxista: Rama del marxismo que se centra principalmente en los primeros escritos de Marx, (especialmente los «Manuscritos económicos y filosóficos» de 1844 en los que desarrolla su teoría de la alienación), en contraposición a sus obras posteriores, que se consideran más preocupadas por su concepción estructural de la sociedad capitalista.
  • Humanismo integral: Filosofía política desarrollada por el movimiento Jana Sangh en la India en los años sesenta, en oposición a las filosofías políticas occidentales, a las que considera preocupadas por el materialismo y por el bienestar social del individuo. Considera que tanto el capitalismo como el socialismo son esencialmente defectuosos y estimulan la codicia, los antagonismos de clase, la explotación y la anarquía social.
Te puede interesar:  Agnosticismo
Humanismo, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

3 comentarios

Deja una respuesta