Empédocles

Empédocles, Filosofía Básica ✍️

Empédocles (c. 490 – 430 a.C.) fue un filósofo griego presocrático, generalmente considerado miembro de la mal definida escuela pluralista, ya que era ecléctico en su pensamiento y combinaba mucho de lo que habían sugerido otros.

Quizá sea más conocido por ser el creador de la teoría cosmogénica de los cuatro elementos clásicos del mundo antiguo: tierra, aire, fuego y agua, que se convirtió en el dogma estándar durante gran parte de los dos mil años siguientes. También se le atribuyen varias ideas premonitorias en el campo de la física que desde entonces han resultado bastante proféticas.

Los detalles de su vida han pasado principalmente a ser un mito, y se le ha considerado como un físico materialista, un mago chamán, un teólogo místico, un sanador dotado, un político democrático, un dios viviente y un fraude y charlatán.

La vida

Empédocles nació alrededor del año 490 a.C. o 492 a.C. en Acragas (Agrigentum en latín), una colonia griega en Sicilia, en el seno de una familia distinguida y aristocrática. Su padre, Meto o Metón, parece haber contribuido a derrocar a Thrasydaeus, el tirano de Agrigentum en 470 a.C.

Se sabe muy poco de la vida de Empédocles. Se dice que era muy rico y que era magnánimo en su apoyo a los pobres, pero severo en la persecución de la conducta prepotente de los aristócratas. Algunas fuentes mencionan sus viajes al sur de Italia, al Peloponeso y a Atenas, y otras incluso más lejos, en el este. Cultivaba una imagen regia en público, con modales graves y ropas extravagantes.

A pesar de sus aires, era obviamente un político popular y defensor de la democracia y la igualdad. Comenzó su carrera política con el enjuiciamiento de dos funcionarios del Estado por su comportamiento arrogante hacia los invitados extranjeros (lo que se consideraba un signo de incipientes tendencias tiránicas), y se le atribuyen actividades contra otros ciudadanos antidemocráticos. Continuó la tradición democrática de su padre ayudando a derrocar el gobierno oligárquico que le sucedió e instituyendo una democracia en Acragas. En un momento dado, se le ofreció el gobierno efectivo de la ciudad, pero lo rechazó.

Era un orador brillante (Aristóteles le atribuyó la invención de la propia retórica), y su conocimiento de los fenómenos naturales y de las condiciones médicas le valió la reputación de tener poderes maravillosos, incluso mágicos. Al parecer, el propio Empédocles no hizo mucho por disipar estas ideas, y se dice que afirmaba tener poderes aparentemente divinos (incluida la capacidad de revivir a los muertos y de controlar los vientos y las lluvias), y que afirmaba ser un daimon (un ser divino, o potencialmente divino).

Te puede interesar:  Tales de Mileto

Conoció a los eminentes médicos de Acragas, Acron y Pausanias (este último fue su eromenos o amante de la juventud), a varios pitagóricos (algunos de los cuales habían acudido a Acragas tras ser atacados en su centro de Crotona) y posiblemente a Parménides y Anaxágoras. El sofista y retórico Gorgias se menciona como alumno de Empédocles, aunque sólo sería unos años más joven.

Según Aristóteles, Empédocles murió a la edad de sesenta años, en el 430 o 432 a.C., aunque otros autores le atribuyen la edad de 109 años. La forma de su muerte es igualmente incierta (lo que refleja su condición de mito), incluyendo el haber sido «removido» de la tierra, o haber perecido en las llamas volcánicas del Monte Etna. Otros informes más prosaicos incluyen el ahogamiento, la caída de un carruaje y el suicidio por ahorcamiento.

Obra

La obra de Empédocles sólo se conserva en fragmentos, pero en un número mucho mayor que la de los demás presocráticos. Su obra principal, «Sobre la naturaleza» (y posiblemente partes de una segunda obra, «Purificaciones»), escrita en verso hexámetro, existe en más de 150 fragmentos. Fue un poeta de gran capacidad, y de gran influencia en poetas posteriores como Lucrecio (99 – 55 a.C.)

Empédocles estaba muy familiarizado con la obra de la Escuela Eleática y de los pitagóricos, y en particular de Parménides. Al igual que Pitágoras, Empédocles creía en la transmigración del alma (reencarnación entre humanos, animales e incluso plantas), y en que todos los seres vivos estaban en el mismo plano espiritual, como eslabones de una cadena. Por lo tanto, instaba a llevar un estilo de vida vegetariano, pues creía que los cuerpos de los animales son la morada de las almas castigadas. Creía que los sabios, que han aprendido el secreto de la vida, están junto a lo divino y que sus almas, libres del ciclo de reencarnaciones, pueden descansar en la felicidad por la eternidad.

Como muchos de los otros presocráticos, consideró inaceptable la afirmación de Parménides de que el cambio es imposible, y trató de encontrar la base de todo cambio. Partiendo de la suposición (transmitida por los eleáticos) de que la existencia no puede pasar a la inexistencia (o viceversa), Empédocles sostuvo que el cambio, incluyendo lo que llamamos llegada a la existencia y la muerte, es sólo la mezcla y la separación de los cuatro elementos indestructibles e inmutables (o «raíces», como él los llamaba): tierra, aire, fuego y agua.

Postuló dos poderes divinos, el Amor y la Lucha, que impregnan el universo y actúan como los poderes móviles que provocan estas mezclas y separaciones (el Amor explica la atracción de las diferentes formas de la materia, y la Lucha explica su separación). Además, enseñó que hubo un tiempo en que los elementos puros y las dos potencias coexistieron en una condición de reposo e inercia, sin mezcla ni separación, en forma de esfera (representante de Dios). El poder unificador del Amor predominaba entonces en la esfera, y el poder separador de la Lucha guardaba los bordes extremos de la esfera. Desde entonces, sin embargo, la Lucha ha ganado más influencia, y el mundo actual está lleno de contrastes y oposiciones, debido a la acción combinada de ambos principios.

Te puede interesar:  Willard Van Orman Quine

Empédocles creía que el universo orgánico surgía de agregaciones espontáneas de partes, y que sólo en los raros casos en que las partes se adaptaban unas a otras, las estructuras complejas perduraban (podría decirse que es una burda anticipación de la teoría de la selección natural de Charles Darwin). Suponía un universo cíclico, en el que los elementos volverían a la armonía de la esfera en preparación para el siguiente periodo del universo.

A Empédocles se le atribuyen también otras ideas premonitorias, como que la luz viaja con una velocidad finita, una forma de la ley de conservación de la energía y una teoría de las proporciones constantes en las reacciones químicas. Estas teorías (a las que se llegó simplemente a través del razonamiento, y no a través de ninguna prueba experimental, por supuesto) tuvieron poca influencia en el desarrollo de la ciencia, planteadas como estaban dentro de un marco teórico insuficiente, pero en retrospectiva fueron notablemente proféticas.

Libros de Empédocles

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Empédocles: Los fragmentos existentes por M. R. Wright (Autor)
  • El poema de Empédocles: Un texto y una traducción con un comentario (Phoenix Supplementary Volumes) de Brad Inwood (Editor)
  • Filosofía antigua, misterio y magia: Empédocles y la tradición pitagórica (Clarendon Paperbacks) por Peter Kingsley (Autor)
Empédocles, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

5 comentarios

Deja una respuesta