El epicureísmo

El epicureísmo, Filosofía Básica ✍️

El epicureísmo es un sistema filosófico basado en las enseñanzas de Epicuro, fundado alrededor del año 307 a.C. Enseña que el mayor bien es buscar los placeres modestos para alcanzar un estado de tranquilidad, ausencia de miedo («ataraxia») y ausencia de dolor corporal («aponía»). Esta combinación de estados se considera que constituye la felicidad en su forma más elevada, por lo que el epicureísmo puede considerarse una forma de hedonismo, aunque difiere en su concepción de la felicidad como ausencia de dolor y en su defensa de una vida sencilla.

Epicuro orientaba que este estado de tranquilidad podía obtenerse mediante el conocimiento del funcionamiento del mundo y la limitación de los deseos. Así, el placer debía obtenerse mediante el conocimiento, la amistad y una vida virtuosa y templada. Alababa el disfrute de los «placeres sencillos», con lo que se refería a la abstención de los deseos corporales, como el sexo y los apetitos, rozando el ascetismo. Aconsejaba que «una pobreza alegre es un estado honorable».

Abogaba por la moderación en todas las cosas, de modo que al comer, por ejemplo, no había que hacerlo con demasiada abundancia, pues podía provocar insatisfacciones posteriores, como una indigestión o la sombría constatación de que uno no podría permitirse esos manjares en el futuro. Del mismo modo, las relaciones sexuales podían conducir a un aumento de la lujuria y a la insatisfacción con la pareja sexual, y el propio Epicuro se mantuvo célibe. Incluso el aprendizaje, la cultura y la civilización eran desaconsejados, ya que podían resultar en la perturbación de la propia paz mental, excepto en la medida en que el conocimiento podía ayudar a librarse de los temores y supersticiones religiosas, como el miedo a los dioses y a la muerte.

En general, los epicúreos rehuían la política por considerarla ajena a la búsqueda de la ataraxia y la aponía, así como una fuente potencial de deseos insatisfactorios y de frustración, que había que evitar. Al igual que Demócrito y Leucipo antes que él, Epicuro era un atomista, que creía que toda la materia, las almas y los dioses están formados por átomos, e incluso los pensamientos no son más que átomos que se mueven al azar.

Epicuro fue uno de los primeros en desarrollar una noción de justicia como una especie de contrato social, un acuerdo para «no dañar ni ser dañado». Sostenía que las leyes y los castigos en la sociedad son importantes para que los individuos puedan ser libres de buscar la felicidad, y una ley justa es aquella que contribuye a promover la felicidad humana. En algunos aspectos, esta fue una contribución temprana al desarrollo posterior del liberalismo y del utilitarismo.

Te puede interesar:  Feminismo

En el uso popular moderno, un epicúreo es un conocedor de las artes de la vida y de los refinamientos de los placeres sensuales, especialmente de la buena comida y la bebida, atribuible a un malentendido de la doctrina epicúrea, promulgada por los polemistas cristianos.

Historia del epicureísmo

El epicureísmo fue concebido originalmente por Epicuro como un desafío al platonismo, aunque podría decirse que Demócrito había propuesto una filosofía muy similar casi un siglo antes. Junto con el estoicismo y el escepticismo), la escuela del epicureísmo se convirtió más tarde en una de las tres escuelas dominantes de la filosofía helenística, perdurando con fuerza a lo largo del último Imperio Romano. Durante la vida de Epicuro, entre sus miembros se encontraban Hermarco, Idomeneo, Colotes, Polieno y Metrodoro.

Lucrecio (99 – 55 a.C.) fue el mayor defensor romano de la escuela, y compuso un poema épico, «De Rerum Natura» («Sobre la naturaleza de las cosas»), sobre la filosofía epicúrea de la naturaleza. El poeta Horacio (65 – 8 a.C.) y Julio César (100 – 44 a.C.) se inclinaron considerablemente hacia el epicureísmo.

Tras la aprobación oficial del cristianismo por parte del emperador romano Constantino (272 – 337) en el año 313 d.C., el epicureísmo fue reprimido por ser esencialmente irreconciliable con las enseñanzas cristianas, y la escuela soportó un largo periodo de oscuridad y decadencia.

En tiempos más modernos, el filósofo y sacerdote francés Pierre Gassendi (1592 – 1655) se consideraba epicúreo (e intentó revivir la doctrina), al igual que Thomas Jefferson (1743 – 1826) y el utilitarista Jeremy Bentham.

Epicureísmo y religión

El epicureísmo enfatiza la neutralidad de los dioses y su no injerencia en la vida de los seres humanos, aunque no negaba la existencia de los dioses, a pesar de algunas tendencias al ateísmo. Concebía a los dioses como seres dichosos e inmortales, pero materiales, hechos de átomos, que habitaban los espacios vacíos entre los mundos en la inmensidad del espacio infinito, demasiado alejados de la tierra como para tener algún interés en lo que hacía el hombre. Rechazaba cualquier posibilidad de una vida después de la muerte, aunque seguía sosteniendo que no había que temerla. Se puede argumentar que la filosofía es atea en el plano práctico, pero evita la acusación de ateísmo en el plano teórico, evitando así el destino de Sócrates, que fue juzgado y ejecutado por el ateísmo de sus creencias.

Te puede interesar:  El cientificismo

La Paradoja de Epicuro es la primera descripción conocida del «Problema del mal» (véase la sección de Filosofía de la Religión), y es un famoso argumento contra la existencia de un Dios o dioses todopoderosos y providenciales. Se puede enunciar: Si Dios quiere evitar el mal, pero no puede, entonces no es omnipotente; si puede, pero no quiere, entonces es malévolo; si puede y quiere, entonces por qué existe el mal; y si no puede ni quiere, entonces ¿por qué llamarlo Dios?

Existen interesantes paralelismos con el budismo, que también hace hincapié en la falta de interferencia divina y tiene aspectos del atomismo. El budismo también se asemeja al epicureísmo en su templanza, incluyendo la creencia de que los grandes excesos conducen a una gran insatisfacción.

El epicureísmo, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

4 comentarios

Deja una respuesta