El atomismo (como teoría filosófica)

El atomismo (como teoría filosófica), Filosofía Básica ✍️

El atomismo es la teoría de que toda la realidad y todos los objetos del universo están compuestos por bloques de construcción muy pequeños, indivisibles e indestructibles, conocidos como átomos (del griego «atomos», que significa «no cortable»). Esto conduce lógicamente a la posición de que sólo existen los átomos, y no hay objetos compuestos (objetos con partes), lo que significaría que los cuerpos humanos, las nubes, los planetas, etc, no existen.

El atomismo tradicional afirma que todos los objetos físicos consisten en diferentes disposiciones de átomos eternos y en el vacío infinito en el que forman diferentes combinaciones y formas. En esta teoría no hay lugar para el concepto de Dios, y esencialmente es un tipo de materialismo o fisicalismo.

Antiguo atomismo indio

La escuela hindú Nyaya-Vaisesika desarrolló una de las primeras formas de atomismo en la India entre el siglo VI a.C. y el siglo I a.C., con elaboradas teorías sobre cómo se combinan los cuatro tipos de átomos elementales (con 24 cualidades diferentes posibles). Se consideraba que estos átomos tenían propiedades generales (intensivas y extensivas) y específicas (intensivas), y que se combinaban en pares (díadas), y luego se agrupaban en tríos de pares (tríadas), que son las unidades visibles más pequeñas de la materia.

Hubo una doctrina del atomismo budista, que comenzó a desarrollarse en la India antes del siglo IV a.C., en la que también había cuatro tipos de átomos, correspondientes a los elementos estándar. Cada uno de estos elementos tiene una propiedad específica, como la solidez o el movimiento, y desempeña una función concreta en las mezclas, como proporcionar soporte o provocar el crecimiento. El movimiento tuvo una segunda fase durante el siglo VII d.C., liderada por Dharmakirti, que consideraba que los átomos eran del tamaño de un punto, sin duración y hechos de energía.

La religión jainista de la India también desarrolló una teoría atómica en el siglo I a.C. Los jainistas consideraban que el mundo estaba formado íntegramente por átomos, excepto las almas. Cada átomo, según la filosofía jainista, tiene un tipo de sabor, un olor, un color y dos tipos de tacto, y puede existir en uno de los dos estados, «sutil» (en cuyo caso pueden caber en espacios infinitesimales) y «grueso» (en cuyo caso tienen extensión y ocupan un espacio finito). Los átomos pueden combinarse en función de sus propiedades eternas para producir cualquiera de los seis «agregados» (tierra, agua, sombra, objetos sensoriales, materia kármica y materia no apta), de forma similar al concepto griego de elementos.

Historia del atomismo occidental

En la filosofía occidental, el atomismo suele asociarse con el filósofo presocrático griego Demócrito, aunque en realidad el maestro de Demócrito, Leucipo (siglo V a.C.), fue sin duda el cofundador de la doctrina, y muy posiblemente el responsable total de la misma. Aristóteles atribuyó explícitamente a Leucipo la invención del atomismo, aunque no se conservan fragmentos de sus escritos, y sólo tenemos algunos fragmentos de los escritos de Demócrito (y la mayoría de segunda mano).

Demócrito y Leucipo enseñaron que la sustancia oculta en todos los objetos físicos consiste en diferentes disposiciones de átomos y vacío. Tanto los átomos como el vacío nunca fueron creados, y no tendrán fin. El vacío es infinito y proporciona el espacio en el que los átomos pueden empaquetarse o dispersarse de forma diferente. Los diferentes empaquetamientos y dispersiones posibles dentro del vacío conforman los contornos cambiantes y el volumen de los objetos que sentimos, vemos, comemos, oímos, olemos y saboreamos. Aunque podamos sentir calor o frío, «caliente» y «frío» no tienen en realidad ninguna existencia real, sino que son simplemente sensaciones producidas en nosotros por los diferentes empaquetamientos y dispersiones de los átomos en el vacío que componen el objeto.

Te puede interesar:  Intuicionismo

Platón se opuso a la falta de propósito mecanicista del atomismo de Demócrito, argumentando que los átomos que se estrellan contra otros átomos nunca podrían producir la belleza y la forma del mundo. Para Platón, los cuatro cuerpos simples (fuego, aire, agua y tierra) eran sólidos geométricos, cuyas caras estaban formadas, a su vez, por triángulos. Dado que los cuerpos simples podían descomponerse en triángulos, éstos podían volver a ensamblarse en átomos de diferentes elementos y sustancias.

Aristóteles afirmaba que los elementos de fuego, aire, tierra y agua no estaban formados por átomos, sino que eran continuos. Consideraba que la existencia de un vacío, exigida por las teorías atómicas, violaba los principios físicos, y especulaba que el cambio no se producía por la reordenación de los átomos para hacer nuevas estructuras, sino por la transformación de la materia desde lo que era en potencia a una nueva actualidad. Aristóteles representó el primer movimiento importante de alejamiento del atomismo.

Epicuro fue un seguidor del atomismo de Demócrito, aunque cuestionó que determinados fenómenos naturales (como los terremotos, los rayos, los cometas o las fases de la Luna) pudieran explicarse mediante esta teoría. Otros estudiantes epicúreos, en particular Lucrecio (99 – 55 a.C.), desarrollaron el atomismo y describieron cómo el universo comenzó su etapa actual (tras las colisiones que rompen los objetos grandes en objetos más pequeños, el polvo resultante, todavía compuesto por los mismos átomos eternos que las configuraciones anteriores del universo, cae en un movimiento giratorio que atrae el polvo a objetos más grandes de nuevo para comenzar otro ciclo).

La filosofía aristotélica eclipsó la importancia de los atomistas, y la idea suscitó poco interés durante todo el periodo medieval hasta su resurrección en los siglos XVI y XVII, aunque la escuela filosófica islámica ash’arita, en particular al-Ghazali (1058 – 1111), propuso un tipo de atomismo híbrido en el que los átomos son las únicas cosas materiales perpetuas que existen, y todo lo demás en el mundo es «accidental» (dura sólo un instante), y los acontecimientos contingentes son el resultado directo de la intervención constante de Dios.

Gran parte del renovado interés por el atomismo en los siglos XVI y XVII se vio precipitado por los avances científicos, en particular los de Nicolás Copérnico (1473 – 1543) y Galileo Galilei (1564 – 1642), quien se convirtió al atomismo al comprobar que su teoría corpuscular de la materia y sus experimentos con cuerpos que caen y planos inclinados contradecían las teorías aristotélicas dominantes. Los filósofos ingleses Sir Francis Bacon y Thomas Hobbes se confirmaron como atomistas durante un tiempo, al igual que Giordano Bruno (1548 – 1600) en Italia.

Sin embargo, las principales figuras del renacimiento del atomismo fueron los filósofos franceses René Descartes y Pierre Gassendi (1592 – 1655), y el filósofo y científico irlandés Robert Boyle (1627 – 1691).

La filosofía mecánica del corpuscularismo de Descartes (según la cual todo lo físico en el universo está hecho de diminutos «corpúsculos» de materia, y que las sensaciones, como el gusto o la temperatura, están causadas por la forma y el tamaño de diminutos trozos de materia) tenía mucho en común con el atomismo, y puede considerarse en cierto sentido otra versión del mismo, aunque para Descartes no podía haber vacío, y toda la materia se arremolinaba constantemente para evitar un vacío al moverse los corpúsculos a través de otra materia. Descartes también se mantuvo firme en el concepto de la dualidad mente/cuerpo, que permitía un ámbito de existencia independiente para el pensamiento, el alma y, sobre todo, Dios.

Te puede interesar:  Instrumentalismo

Pierre Gassendi fue un sacerdote y filósofo natural francés que se propuso «purificar» el atomismo de sus conclusiones filosóficas heréticas y ateas. Formuló su concepción atomista de la filosofía mecánica en parte como respuesta a Descartes, en particular oponiéndose a la visión reduccionista de Descartes de que sólo son válidas las explicaciones puramente mecánicas de la física.

La forma de Atomismo de Robert Boyle, que llegó a ser aceptada por la mayoría de los científicos ingleses, era esencialmente una amalgama de los dos sistemas franceses. Llegó a ella tras encontrar problemas para conciliar la física aristotélica con sus experimentos químicos.

Roger Boscovich (1711 – 1787) aportó la primera teoría matemática general del atomismo, utilizando los principios de la mecánica newtoniana. Después, a principios del siglo XIX, John Dalton (1766 – 1844) desarrolló su teoría atómica en la que propuso por primera vez que cada elemento químico está compuesto por átomos de un único tipo, que pueden combinarse para formar estructuras más complejas (compuestos químicos).

Aunque el atomismo filosófico condujo al desarrollo de la primera teoría atómica científica, la ciencia moderna ha demostrado que los átomos en el sentido químico están compuestos en realidad por partículas más pequeñas (electrones, neutrones y protones), y que éstas a su vez están compuestas por partículas aún más fundamentales llamadas quarks. Aunque el principio puede seguir aplicándose teóricamente, hoy en día hay pocos atomistas, por no decir ninguno.

Tipos de atomismo

  • El atomismo social es la creencia de que la sociedad debe considerarse en función de la importancia del individuo, y que la sociedad está construida artificialmente. Sostiene que todas las propiedades de las instituciones y los valores se acumulan simplemente a partir del esfuerzo del individuo.
  • El atomismo lógico fue desarrollado por Bertrand Russell (a partir de un trabajo anterior de Ludwig Wittgenstein) en un intento de identificar los «átomos del pensamiento», las piezas del pensamiento que no pueden dividirse en otras más pequeñas.
  • La Teoría de los Simples es una doctrina de la mereología contemporánea (la teoría de las partes y sus respectivos conjuntos), en la que un «simple» es cualquier cosa que no tiene partes propias (similar al concepto filosófico de átomo), y se contrapone a la «mugre», que es cualquier conjunto cuyas partes tienen otras partes propias.
El atomismo (como teoría filosófica), Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

3 comentarios

Deja una respuesta