Diógenes de Sinope

Diógenes de Sinope, Filosofía Básica ✍️

Diógenes de Sínope (también conocido como Diógenes el Cínico) (c. 412 – 323 a.C.) fue un filósofo griego del período socrático (o clásico). Fue uno de los fundadores (y el practicante arquetípico) de la antigua escuela filosófica griega del cinismo.

Vivió como mendigo en las calles de Atenas e hizo de la pobreza extrema una virtud. Enseñó a despreciar todos los logros humanos, los valores sociales y las instituciones. Pero su agudo ingenio y su mordaz sátira fueron muy eficaces para poner de manifiesto la decadencia, la irracionalidad y la doble moral de la sociedad ateniense.

Vida

Diógenes nació hacia el año 412 a.C. (o 404 a.C., según algunas fuentes) en Sinope (en la costa del Mar Negro de la actual Turquía), hijo de Tresio, un rico cambista. Es probable que fuera desterrado de Sinope por adulterar las monedas que acuñaba su padre con metales comunes, y se dirigió a Atenas con un esclavo llamado Manes, que lo abandonó poco después. Vivió como mendigo en las calles de Atenas, viviendo semidesnudo en una bañera junto al templo de Cibeles, haciendo de su extrema pobreza una virtud.

Se sintió atraído por la enseñanza ascética de Antístenes (c. 445 – 365 a.C.), alumno de Sócrates. Diógenes se convirtió en alumno de Antístenes, a pesar de la brutalidad con la que fue recibido, y rápidamente superó a su maestro tanto en reputación como en la austeridad de su vida. Evitaba todos los placeres terrenales y despreciaba abiertamente lo que consideraba la locura, la pretensión, la vanidad, el ascenso social, el autoengaño y la artificialidad de gran parte de la conducta humana.

La mayor parte de lo que sabemos de su vida nos ha llegado en forma de anécdotas, especialmente de las «Vidas y opiniones de filósofos eminentes» del historiador de los antiguos filósofos griegos del siglo III, Diógenes Laërtius. Por ejemplo, destruyó su única posesión, un cuenco de madera, al ver que un campesino bebía del hueco de sus manos. Solía pasearse a plena luz del día con una lámpara, porque decía buscar a un hombre honesto. Elogiaba profusamente las virtudes de los perros (que comen de todo, no hacen aspavientos sobre dónde dormir, realizan las funciones corporales naturales en público sin inmutarse y saben instintivamente quién es amigo y quién es enemigo), todo lo cual los hace superiores a los humanos en su opinión. En una ocasión, ridiculizó la caracterización de Platón de que el hombre es un bípedo sin plumas, trayendo un pollo desplumado a la sala de conferencias. También se le atribuye el primer uso conocido de la palabra «cosmopolita», afirmando ser un «cosmopolita» («ciudadano del mundo»).

Te puede interesar:  Plotino

Mostró su rechazo a las ideas «normales» sobre la decencia humana comiendo en la calle, masturbándose en el mercado, orinando sobre quienes le insultaban, defecando en el teatro y señalando a la gente con el dedo corazón. Era un regañón público autoproclamado cuya misión era demostrar a los antiguos griegos que la civilización es regresiva.

Según cuentan, Diógenes fue capturado por piratas y vendido como esclavo en Creta a un corintio llamado Xeniades, que quedó impresionado por su ingenio y visión y lo empleó como tutor de sus dos hijos. Vivió en Corinto el resto de su vida, que dedicó a predicar las doctrinas del autocontrol virtuoso. En una ocasión, se supone que conoció a Alejandro Magno en Corinto, e impresionó al gran líder con su ingenio y sabiduría, haciendo que Alejandro comentara: «Si no fuera Alejandro, desearía ser Diógenes».

Murió en el año 323 a.C. en Corinto, y se afirma que se quedó sin aliento, que enfermó por comer pulpo crudo o que sufrió una mordedura de perro infectada. Dejó instrucciones para que lo arrojaran fuera de la muralla de la ciudad a su muerte, para que los animales salvajes se dieran un festín con su cuerpo. Los corintios erigieron en su memoria una columna sobre la que descansaba un perro de mármol de Parián.

Obra

No se conservan escritos de Diógenes, aunque se dice que fue autor de varios libros. Todo lo que tenemos es una serie de anécdotas sobre su vida y dichos que se le atribuyen en una serie de fuentes clásicas dispersas, ninguna de ellas definitiva. (Para obtener una lista completa de algunos de los dichos más ingeniosos de Diógenes, visite el sitio web de Diógenes el Perro).

Junto con Antístenes (c. 445 – 365 a.C.) y Crates de Tebas (c. 365 – 285 a.C.), Diógenes es considerado uno de los fundadores de la escuela del cinismo. La doctrina del cinismo sostiene que el propósito de la vida es vivir una vida de virtud de acuerdo con la naturaleza (que exige sólo las necesidades mínimas requeridas para la existencia). Esto implica rechazar todos los deseos convencionales de salud, riqueza, poder y fama, y vivir una vida libre de toda posesión y propiedad.

Aunque Antístenes predicaba una vida de pobreza, y Crates incluso regaló una gran fortuna para vivir una vida de pobreza en Atenas, Diógenes llevó el cinismo a sus extremos lógicos y domina la historia del cinismo como ninguna otra figura. Dedicó su vida a la autosuficiencia («autarkeia»), la austeridad («askesis») y la desvergüenza («anaideia»), y fue famoso por su mordaz sátira e ingenio. Su estilo de vida y sus hábitos, bastante chocantes, nunca eran gratuitos, sino que se utilizaban para ilustrar sutilmente su desprecio por los logros humanos, los valores sociales y las instituciones, y para señalar la irracionalidad de las convenciones aceptadas.

Te puede interesar:  Anaximandro

Al igual que Sócrates, Diógenes creía que podía actuar como médico de las almas de los hombres y mejorarlas moralmente, al tiempo que despreciaba su obtusidad. Platón lo describió una vez como «un Sócrates enloquecido». Diógenes, por su parte, fue un crítico particularmente duro de Platón y de sus búsquedas metafísicas. En su insistencia antiplatónica en que la razón debe sustituir a la autoridad para guiar los asuntos humanos, y en su visión de una comunidad libre sin gobierno, Diógenes también puede considerarse un protoanarquista.

Como filósofo, Diógenes fue tomado sorprendentemente en serio, a pesar de sus tácticas de choque. Al parecer, demostró, para satisfacción de los estoicos que vinieron después de él, que la felicidad no tiene nada que ver con las circunstancias materiales de una persona, y afirmaron que era un «sophos» u hombre sabio. Exiliado y marginado, un hombre sin identidad social, Diógenes dejó sin duda una huella en sus contemporáneos, y su historia sigue fascinando a los estudiosos de la naturaleza humana.

Libros de Diógenes de Sinope

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Los cínicos: El movimiento cínico en la Antigüedad y su legado (Cultura y sociedad helenística)Primera edición por R. Bracht Branham (editor), Marie-Odile Goulet-Cazé (editora)
  • Historia del cinismo – Desde Diógenes hasta el siglo VI d.C. por Donald R. Dudley (Autor)
Diógenes de Sinope, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

6 comentarios

Deja una respuesta