Desiderio Erasmo

Desiderio Erasmo, Filosofía Básica ✍️

Desiderius Erasmus (también conocido como Desiderius Erasmus Roterodamus o Desiderius Erasmus de Rotterdam) (1466 – 1536) fue un filósofo y teólogo holandés del Renacimiento. Se le conoce sobre todo como uno de los primeros humanistas (a veces conocido como «Príncipe de los humanistas» o «la gloria suprema de los humanistas cristianos»), y como padre intelectual de la Reforma. Contribuyó a rescatar la teología cristiana de la pedantería de los escolásticos.

Fue un erudito clásico muy culto, y se interesó especialmente por el estudio de las lenguas antiguas. Aunque sus ediciones del Nuevo Testamento en latín y griego le granjearon enemigos tanto entre los católicos como entre los reformistas protestantes, sus obras fueron enormemente populares e influyentes, tanto durante su vida como después (en la década de 1530, sus escritos representaban entre el 10 y el 20 por ciento de todas las ventas de libros).

Vida

Erasmo nació en Rotterdam, Holanda, el 27 de octubre de 1466 (o posiblemente en 1469). Nació con el nombre holandés de Gerrit Gerritszoon, pero adoptó el nombre de Erasmo por el santo paleocristiano de ese nombre. Es casi seguro que era ilegítimo, ya que su padre, Gerard Rogers, se hizo sacerdote más tarde, y su madre, Margaretha, era hija de un médico. Vivió sus primeros cuatro años en Rotterdam, antes de trasladarse a Gouda, la ciudad natal de sus padres.

A pesar de ser ilegítimo, sus padres le cuidaron y educaron. A los nueve años ingresó en la escuela del célebre humanista Alejandro Hegius (1433 – 1498) en Deventer, dirigida por los Hermanos de la Vida Común, donde pronto mostró un intelecto brillante, una memoria maravillosa y una capacidad de comprensión extraordinariamente rápida. Cuando sus padres murieron prematuramente a causa de la peste en 1483, sus tutores le obligaron a ingresar en una serie de escuelas monásticas, entre ellas, en 1486, el colegio agustino de Stein (cerca de Gouda), donde pasó casi seis años y conoció de primera mano la vida monástica, lo que marcó para siempre sus opiniones.

En 1491, un afortunado accidente permitió a Erasmo dejar el monasterio para ocupar el puesto de secretario de Enrique de Bergen (el obispo de Cambray), debido a su gran habilidad en latín y a su reputación como hombre de letras. En 1492, el obispo lo ordenó sacerdote católico, aunque nunca ejerció activamente como tal, y a lo largo de su vida atacó regularmente el monacato de la época y los excesos de la Iglesia en general. En 1495, con el consentimiento del obispo, pasó a estudiar y también a enseñar en la Universidad de París, concretamente en el Collège de Montaigu, bajo la estricta dirección del asceta Jan Standonck. El colegio era conocido como un centro de celo reformista, y la Universidad, aunque seguía siendo la principal sede del aprendizaje escolástico (que Erasmo encontraba repugnante), ya estaba cayendo bajo la influencia del Humanismo.

En 1498 realizó su primera visita a Inglaterra, donde vivió principalmente en Oxford, antes de regresar a París en 1500, donde pasó los seis años siguientes y comenzó sus primeros escritos. En 1506, realizó otra breve visita a Inglaterra, y luego llevó a cabo un anhelado viaje a Italia, permaneciendo en Padua y Roma y en una editorial de Venecia. Con la llegada del rey Enrique VIII en 1509, el antiguo alumno de Erasmo, Lord Mountjoy, le indujo una vez más a hacer de Inglaterra (más concretamente, de Cambridge) su hogar, donde se le concedió el puesto de profesor de divinidad de Lady Margaret y permaneció algún tiempo en el Queens’ College. Durante este tiempo, quedó especialmente impresionado por la enseñanza bíblica de estilo antiguo del humanista y teólogo inglés John Colet (1467 – 1519). Después de 1514, vivió alternativamente en Inglaterra y en Basilea, Suiza, y de 1517 a 1521 en Lovaina, en la Bélgica flamenca. Después, con la excepción de seis años en Friburgo (Suiza), pasó el resto de su vida en Basilea.

Te puede interesar:  Zenón de Citio

Durante su estancia en Inglaterra en 1515, Erasmo había iniciado una búsqueda de manuscritos disponibles del Nuevo Testamento griego con el objetivo de satisfacer la demanda de una edición impresa antes de que se pudiera terminar el proyecto de la Biblia Políglota. Inspirado por Colet, y a pesar de su continua pobreza, dominó rápidamente la lengua griega y se puso a preparar una nueva edición de la traducción de la Biblia de San Jerónimo del siglo IV. El resultado fue su «Textus Receptus», del que realizó varias versiones en los años siguientes.

En esa época, Martín Lutero (1483 – 1546) hacía públicas sus críticas a la Iglesia, y aunque Erasmo simpatizaba en general con muchas de ellas, se negó a comprometerse, argumentando que hacerlo pondría en peligro su posición de líder en el movimiento por la erudición pura que consideraba su propósito en la vida. Erasmo, en la cima de su fama literaria en toda Europa, fue llamado inevitablemente a tomar partido y, cuando dudó en apoyarlo, Lutero sintió que Erasmo evitaba la responsabilidad debido a la cobardía o a la falta de propósito, y gradualmente retiró su temprana admiración por Erasmo. La Iglesia católica, sin embargo, y especialmente la Contrarreforma católica tras su muerte, le acusaron de ser el artífice de todo el movimiento protestante, y todas sus obras fueron posteriormente incluidas en el Índice de Libros Prohibidos por el Papa Pablo IV en 1557. Al mantenerse firmemente neutral, ambos bandos le acusaron de estar del lado del otro.

A lo largo de su vida, a Erasmo se le ofrecieron muchos puestos de honor y beneficios en el mundo académico, pero los rechazó todos, prefiriendo conservar su libertad de intelecto y expresión literaria. Como erudito, intentó liberar los métodos de la erudición de la rigidez y el formalismo de las tradiciones escolásticas medievales, y como teólogo persiguió una purificación de la doctrina cristiana volviendo a los documentos históricos y a las lenguas originales de las escrituras, y apelando a la razón sin miedo al magisterio (la autoridad docente de la Iglesia católica). Mantuvo correspondencia con más de quinientos hombres de la más alta importancia en el mundo de la política y del pensamiento, y sus consejos sobre todo tipo de temas eran solicitados con avidez (aunque no siempre fueran seguidos).

Erasmo murió de un repentino ataque de disentería el 12 de julio de 1536 en Basilea, donde fue enterrado en la catedral.

Obra

Erasmo escribió principalmente sobre temas eclesiásticos, pero también sobre los de interés humano general (aunque los consideraba insignificantes, una actividad de ocio). En 1500, elaboró una colección de adagios, comúnmente llamados «Adagia», entre los que se incluyen varios de su propia cosecha (por ejemplo, se le atribuye el adagio «En el país de los ciegos, el tuerto es el rey», y el origen de la frase inglesa «Pandora’s box»). En su primera obra seria, el «Enchiridion militis Christiani» («Manual del soldado cristiano») de 1503, esbozó por primera vez su opinión esencial de que el principal mal de la época era el formalismo (seguir los pasos de la tradición, sin entender su base en las enseñanzas de Cristo), y como ejemplos mencionó el monacato, el culto a los santos, la guerra, el espíritu de clase y las debilidades de la «sociedad».

Te puede interesar:  Pyrrho

Su obra más conocida es «Moriae encomium» o «Laus stultitiae» («El elogio de la locura»), un ataque satírico a las tradiciones de la Iglesia católica y a las supersticiones populares, escrito en 1509, publicado en 1511 y dedicado a su amigo, Sir Thomas More. El «Sileni Alcibiadis» de 1515 continúa en esta línea, criticando a los que gastan las riquezas de la Iglesia a costa del pueblo. Su «Institutio principis Christiani» («Educación de un príncipe cristiano»), escrito como consejo para el joven rey Carlos de España, se publicó en 1516, dieciséis años antes de «El Príncipe» de Nicolás Maquiavelo. Contrariamente a los consejos de Maquiavelo, Erasmo proponía una educación completa para gobernar con justicia y benevolencia y evitar convertirse en una fuente de opresión. Su «Colloquia Familiaria», publicado por primera vez en 1518, era una especie de libro de texto humanista para el estudio del latín.

La verdadera productividad literaria de Erasmo no comenzó hasta una etapa relativamente tardía de su vida, cuando ya dominaba el latín. Su producción fue prodigiosa, y tradujo, editó o anotó muchos de los grandes nombres del mundo clásico y patrístico, como Aristóteles, Cicerón, San Agustín, San Ambrosio, San Basilio, San Juan Crisóstomo y San Jerónimo.

Durante su estancia en Inglaterra en 1515, Erasmo inició una búsqueda de manuscritos disponibles del Nuevo Testamento griego y, aunque no tuvo acceso a ningún manuscrito completo, elaboró rápidamente lo que se convirtió en el primer Nuevo Testamento griego publicado (con una traducción al latín y anotaciones) en 1516, utilizando varias fuentes manuscritas griegas. Este «Textus Receptus» (y sus posteriores ediciones de 1519 y 1522) fue utilizado posteriormente como principal material de partida por los reformadores Martín Lutero (1483 – 1546) y Guillermo Tyndale (1494 – 1536), y para la autorizada versión King James de la Biblia de la Iglesia de Inglaterra (1611).

Continuó produciendo ediciones cada vez más definitivas de sus traducciones de la Biblia en 1527 y 1535, así como sus populares «Paráfrasis del Nuevo Testamento», y el «Eclesiastés» (o «Predicador del Evangelio») de 1536, en el que comenta la función de la predicación.

Libros de Desiderius Erasmus

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • El Humanismo Cristiano y la Reforma: Escritos seleccionados de Erasmo por John C. Olin (Autor)
  • Erasmo: su vida, obra e influencia (Estudios sobre Erasmo) por Cornelis Augustijn (Autor), J.C. Grayson (Traductor)
Desiderio Erasmo, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

4 comentarios

Deja una respuesta