Charles Sanders Peirce

Charles Sanders Peirce, Filosofía Básica ✍️

Charles Sanders Peirce (a menudo conocido como C. S. Peirce) (1839 – 1914) fue un filósofo, lógico, matemático y científico estadounidense del siglo XX, y está considerado como una de las más grandes mentes estadounidenses.

Se le conoce sobre todo por ser el fundador de la escuela filosófica del pragmatismo, en gran medida estadounidense, que posteriormente popularizaron su amigo de toda la vida William James y su antiguo alumno John Dewey, aunque sus contribuciones al desarrollo de la lógica moderna también fueron de primer orden.

Fue ignorado en gran medida durante su vida (la literatura secundaria fue escasa hasta mucho después de la Segunda Guerra Mundial), y gran parte de su enorme producción sigue sin publicarse.

Vida

Peirce (pronunciado PERS, como en monedero) nació el 10 de septiembre de 1839 en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos, siendo el segundo de cinco hijos. Su padre era Benjamin Peirce, un reputado profesor de astronomía y matemáticas en la Universidad de Harvard y uno de los primeros matemáticos investigadores serios de América; su madre era Sarah Hunt Mills, hija de un senador. Sufrió toda su vida lo que entonces se conocía como «neuralgia facial» (neuralgia del trigémino), una afección nervioso-facial muy dolorosa, que a menudo le dejaba deprimido y sujeto a violentos arrebatos de temperamento.

Fue un niño prodigio, y fue educado principalmente por su brillante padre (que se negaba a disciplinar a sus hijos por si destruía su originalidad). A los 12 años, leyó el ejemplar de un hermano mayor de «Elementos de Lógica» de Richard Whately (1787 – 1863), entonces el principal texto en lengua inglesa sobre el tema, y comenzó una fascinación de por vida por la Lógica y el razonamiento. Poco después, aprendió filosofía principalmente leyendo unas cuantas páginas cada día de la «Crítica de la razón pura» de Kant en el original alemán. A pesar de su actitud despectiva e indiferente, obtuvo su licenciatura y su maestría en la Universidad de Harvard, además de iniciar una amistad de por vida con Francis Ellingwood Abbot (1836 – 1903), Chauncey Wright (1830 – 1875) y William James, y luego, en 1863, una maestría en química en la Escuela Científica Lawrence. En 1872, fundó el ya legendario Club Metafísico con, entre otros, William James y, en 1873, se casó con Harriet Melusina Fay, que procedía de una importante familia de Cambridge y era una activa activista feminista.

Desde 1859 hasta 1891, Peirce trabajó de forma intermitente en diversas funciones científicas en el United States Coast Survey, donde disfrutó de la protección de su influyente padre hasta la muerte de éste en 1880, y que también le eximió de participar en la Guerra Civil de 1861 a 1865. Se dedicó, entre otras cosas, a la geodesia y la gravimetría, la medición y representación del campo gravitatorio de la Tierra mediante el uso de péndulos. De 1869 a 1872 trabajó también como asistente en el observatorio astronómico de Harvard, donde se dedicó a determinar el brillo de las estrellas y la forma de la Vía Láctea. En 1876 fue elegido miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y, en 1878, fue el primero en definir la unidad de longitud el metro como tantas longitudes de onda de luz de una determinada frecuencia, definición empleada hasta 1983.

A partir de 1879, Peirce fue nombrado profesor titular de Lógica en la nueva Universidad Johns Hopkins (que era muy fuerte en las áreas de filosofía, psicología y matemáticas), el único puesto académico que ocupó Peirce. Sus esfuerzos por obtener un empleo académico, becas y respetabilidad científica pueden haber sido deliberadamente frustrados por la oposición encubierta de otro importante científico estadounidense de la época, Simon Newcomb (1835 – 1909).

Su continua enfermedad física y algunos elementos de su vida personal también le perjudicaron. Su primera esposa le dejó en 1876, pero el divorcio no fue definitivo hasta 1883. Mientras tanto, había estado viviendo y viajando abiertamente con una gitana francesa llamada Juliette Froissy Pourtalès, y Peirce fue despedido de la Universidad Johns Hopkins cuando este escándalo fue señalado por Newcomb, y sus posteriores solicitudes de ingreso en varias universidades americanas importantes fueron todas sospechosamente fallidas. Se casó con Juliette siete días después de que se produjera el divorcio en 1883, pero el daño ya estaba hecho.

Además de las estancias en Nueva York y Washington D.C., su trabajo en el Servicio de Inspección de Costas de los Estados Unidos le llevó a Europa en varias ocasiones durante las décadas de 1870 y 1880, y aprovechó las oportunidades para buscar matemáticos y lógicos británicos cuyo talante se asemejaba al suyo, como Augustus De Morgan (1806 – 1871), William Stanley Jevons (1835 – 1882) y William Kingdon Clifford (1845 – 1879). El interés por su trabajo de Coast Survey disminuyó durante la década de 1880, y Peirce a veces tardaba años en escribir informes que debería haber completado en apenas unos meses. Mientras tanto, sin embargo, escribía cientos de entradas de lógica, filosofía y ciencia para el «Century Dictionary». En 1891, se le «pidió» que renunciara a la Inspección de Costas, y nunca más volvió a tener un empleo regular, dedicándose a las actividades filosóficas y de otro tipo que siempre habían sido meros ratos libres.

Te puede interesar:  Pyrrho

En 1887, Peirce gastó parte de su herencia en unos terrenos rurales cerca de Milford, Pensilvania. El terreno nunca le reportó beneficios económicos, pero construyó allí una gran casa, donde pasó el resto de su vida escribiendo prolíficamente sobre filosofía y otros temas, gran parte de ellos inéditos hasta hoy. Sin embargo, vivía por encima de sus posibilidades y pronto se encontró con dificultades financieras y legales, al no poder permitirse la calefacción en invierno o nuevos artículos de papelería, y subsistir con pan viejo donado por el panadero local. Ganaba algo de dinero con la consultoría científica y de ingeniería, y escribía entradas en diccionarios y enciclopedias, reseñas para «The Nation» y traducciones para la Smithsonian Institution (todo ello con una escasa remuneración), pero dependía de su hermano, James Mills Peirce, y de sus vecinos para saldar muchas de sus deudas. Durante estos tiempos desesperados, su viejo amigo William James también le ayudó, organizando una serie de conferencias en Harvard y solicitando a sus amigos de la intelligentsia de Boston contribuciones financieras para ayudar a Peirce.

Peirce murió de cáncer, en la indigencia, el 19 de abril de 1914 en Milford, Pensilvania. Aunque luminarias de la filosofía del siglo XX como Bertrand Russell, Alfred North Whitehead y Karl Popper (1902 – 1994) aclamaron a Peirce como una de las mentes más originales de finales del siglo XIX, el reconocimiento tuvo que esperar hasta muchos años después de su muerte.

Obra

Los únicos libros que Peirce publicó en vida fueron las «Investigaciones fotométricas» de 1878 (una monografía sobre las aplicaciones de los métodos espectrográficos a la astronomía) y la breve «Descripción de una notación para la lógica de los relativos» de 1870. Sin embargo, tras su muerte, dejó unos 1.650 manuscritos inéditos, que suman más de 100.000 páginas, que fueron adquiridos por la Universidad de Harvard, pero que no fueron catalogados hasta 1967, y la mayor parte sigue sin publicarse. Sus escritos se refieren a una amplia gama de disciplinas, como la astronomía, la metrología, la geodesia, las matemáticas, la lógica, la filosofía, la historia y la filosofía de la ciencia, la lingüística, la economía y la psicología. Había planeado una obra magna titulada «La Lógica Minuciosa» que quedó inacabada e inédita a su muerte.

Peirce siempre se consideró ante todo un lógico, aunque interpretó el término «lógica» de forma muy amplia, describiéndolo como «el arte de idear métodos de investigación» y considerándolo en gran medida en términos de semiótica (el estudio de los signos y los procesos de los signos). Su «Lógica de los Relativos» profundizó en las relaciones de los objetos, los signos y las impresiones de la mente más de lo que permitía la Lógica formal de la época, considerando de nuevo el concepto de términos relativos, que tenía sus raíces en la antigüedad. Se le considera una de las fuentes de los sistemas contemporáneos de Lógica, que entraron entonces en una fase de desarrollo radicalmente nueva. Se ha comprobado que gran parte de su trabajo sobre la Lógica y las matemáticas fundamentales se anticipó en muchos años a los desarrollos posteriores (en el álgebra de Boole y la teoría de conjuntos, en particular).

Aunque sólo fue realmente un filósofo profesional durante los cinco años que dio clases en la Universidad Johns Hopkins (y un científico en activo durante 30 años), inició la tendencia filosófica conocida como Pragmatismo, una variante de la que su amigo de toda la vida William James y su antiguo alumno John Dewey popularizarían posteriormente. Al principio de su obra, Peirce esbozó una teoría de tres categorías universales que aplicaría a lo largo de su filosofía (y en otros lugares) durante el resto de su vida: firstness (una cualidad del sentimiento), secondness (una reacción, resistencia o relación) y thirdness (representación). Se trata de ideas fundamentales, que sientan las bases de su proyecto de filosofía pragmática, cuyo origen se encuentra en dos artículos de Peirce de 1877 y 1878, «The Fixation of Belief» y «How to Make Our Ideas Clear».

En un principio, Peirce concibió el pragmatismo como un método para aclarar el significado de determinadas ideas difíciles (a las que denominó «términos intelectuales»), más que para aclarar todos los términos, aunque más adelante también intentó ampliar su teoría. Como científico en activo durante toda su vida, su objetivo era sobre todo aclarar los términos como medio para impulsar y agilizar la investigación científica, y no sólo como ejercicio académico. Tenía, pues, un objetivo bastante más racionalista y realista que algunos de los entusiasmos de pragmáticos posteriores como William James y John Dewey.

Te puede interesar:  Plotino

El modo en que trató de lograr esta aclaración fue mediante la aplicación de lo que él llamaba la «máxima pragmática». Para Peirce, se trataba de un método para ordenar las confusiones conceptuales equiparando el significado de cualquier concepto con las consecuencias operativas o prácticas concebibles de lo que sea que el concepto represente. Dicho de otro modo, para que cualquier concepto tenga sentido, su aplicación en la realidad debe suponer una diferencia observable en algo. El corolario de esto es que cualquier teoría que demuestre tener más éxito que sus rivales en la predicción y el control de nuestro mundo, puede decirse que está más cerca de la verdad. Sostenía que, aunque el método científico puede ser el mejor para las cuestiones teóricas, no siempre es mejor que la tradición, el instinto, etc., para las cuestiones prácticas sensibles al tiempo.

Peirce enunció la máxima pragmática de muchas maneras diferentes a lo largo de los años, pero la más sencilla de ellas puede ser «Considera qué efectos que podrían tener concebidos los efectos prácticos concibes que tienen los objetos de tu concepción. Entonces, tu concepción de esos efectos es la totalidad de tu concepción del objeto» (énfasis mío).

Peirce también fue responsable en gran medida de otro desarrollo bastante revolucionario en el pensamiento del siglo XX. Creía que cualquier verdad, incluso los «hechos» científicos «probados», es necesariamente provisional, y que la verdad de cualquier proposición no puede ser cierta, sino sólo probable, una opinión conocida como falibilismo. Así, las teorías científicas, por ejemplo, deben utilizarse mientras funcionen, pero debemos estar preparados para reemplazarlas si surgen dificultades posteriormente. El falibilismo y el pragmatismo de Peirce pueden considerarse que desempeñan en su obra papeles similares a los del escepticismo y el positivismo, respectivamente, en la obra de otros.

En la Metafísica, Peirce se declaró un «Realista Escolástico» sobre los generales y también sobre las modalidades (posibilidad, necesidad, etc.). Creía en Dios, no como un ser actual o existente, pero sí como un ser real. En la Metafísica física, sostenía el punto de vista que él llamaba Idealismo Objetivo, de que el mundo «ahí fuera» es de hecho la Mente comunicándose con nuestras mentes humanas, y que sólo hay un perceptor, y que este perceptor es uno con lo que es percibido.

Libros de Charles Sanders Peirce

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Escritos filosóficos de Peirce por Charles S. Peirce (Autor), Justus Buchler (Editor)
  • Charles S. Peirce, Escritos seleccionados de Charles S. Peirce (Autor), Philip P. Wiener (Editor)
  • Peirce sobre los signos: Escritos sobre semiótica de Charles Sanders Peirce por James Hoopes (Editor)
  • El azar, el amor y la lógica: Ensayos filosóficos de Charles Sanders Peirce (Autor), Morris R. Cohen (Editor), Kenneth Laine Ketner (Introducción)
  • Introducción a la filosofía de Charles S. Peirce de James K. Feibleman (Autor)
  • Peirce – Hookway (Argumentos de los filósofos) de Christopher Hookway (Autor)
  • Charles Peirce : Del pragmatismo al pragmatismo por Karl-Otto Apel
  • Charles Sanders Peirce (Edición ampliada), Edición revisada y ampliada: Una vida por Joseph Brent (1998-11-22) de Joseph Brent (Autor)
  • El pluralismo pragmático de Charles Peirce (SUNY Series (Suny Series in Philosophy) por Sandra B. Rosenthal (Autor)
  • Ciencia, conocimiento y mente: Un estudio sobre la filosofía de C.S. Peirce (Computación paralela; 4) por C F DeLaney (Autor), Cornelius F Delaney (Autor)
  • Peirce, Signos y Significado (Estudios de Toronto en Semiótica y Comunicación) de Floyd Merrell (Autor)
  • Charles S. Peirce Philosophy of Signs: Ensayos de Semiótica Comparada (Avances en Semiótica) por Gerard Deledalle (Autor)
Charles Sanders Peirce, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

4 comentarios

Deja una respuesta