Auguste Comte

Auguste Comte, Filosofía Básica ✍️

Auguste Comte (nombre completo: Isidore Marie Auguste François Xavier Comte) (1798 – 1857) fue un filósofo y proto-sociólogo francés de principios de la Edad Moderna.

Aunque quizás sea más conocido por haber acuñado los términos «sociologie» («sociología») y «altruisme» («altruismo»), su contribución más duradera a la filosofía es la de fundador del movimiento del Positivismo del siglo XIX, que se basaba en la creencia de que el único conocimiento auténtico es el basado en la experiencia real de los sentidos y en la aplicación estricta del método científico.

Vida

Comte nació en el seno de una familia fuertemente católica y monárquica en Montpellier, al suroeste de Francia, el 17 de enero de 1798. Estudió en la Universidad de Montpellier (una de las universidades más antiguas de Europa), y después en la École Polytechnique de París (una institución científica de primer orden, destacada por su adhesión a los ideales franceses de republicanismo y progreso). En 1816 fue expulsado de la École tras liderar una protesta estudiantil, y se vio obligado a continuar sus estudios en la facultad de medicina de Montpellier.

Consciente de las insalvables diferencias políticas y religiosas con su familia (había dejado de creer en Dios y adoptado la causa republicana hacia los catorce años), regresó a París en 1816.

En 1817 se convirtió en alumno y secretario del pensador socialista utópico Henri de Saint-Simon (1760-1825), que introdujo a Comte en la sociedad intelectual parisina. Ambos buscaban, a su manera, una ciencia del comportamiento humano, y Comte permaneció con Saint-Simon hasta romper irremediablemente con él en 1824. No consiguió la posición académica que necesitaba para proseguir con sus propias ideas, y dependió en gran medida de los patrocinadores y de la ayuda financiera de sus amigos durante este periodo.

En 1825 se casó con Caroline Massin, pero la unión resultó infeliz y acabaron divorciándose en 1842. Durante este periodo, comenzó a dar conferencias a audiencias privadas de pensadores franceses, y trabajó en los seis volúmenes de su obra maestra, el «Cours de philosphie positive» («Curso de filosofía positiva»), que se publicó entre 1830 y 1842. Vivió en la penuria, e intentó suicidarse al menos en una ocasión.

En 1845, se enamoró violentamente de una mujer casada, Clotilde de Vaux (1815 – 1846), y aunque ella insistió en que su relación nunca podría ser física, colaboró con él y le animó a seguir desarrollando sus ideas. Cuando ella murió de tisis al año siguiente, Comte se vio empujado al borde de la locura, y fue durante su fase mística posterior cuando comenzó a desarrollar una nueva «religión de la humanidad» universal.

En 1849 fundó la Sociedad Positivista (que todavía existe), y publicó los cuatro volúmenes de su «Système de politique positive» entre 1851 y 1854, y el «Catechisme Positiviste» en 1852, pero ninguna de las dos obras cautivó a su público como lo hizo el «Curso».

Te puede interesar:  El obispo George Berkeley

Agotado por sus trabajos intelectuales y sus tragedias personales, murió en la miseria y el aislamiento en París el 5 de septiembre de 1857, y está enterrado en el famoso Cimetière du Père Lachaise.

Obra

El principal legado de Comte es su influyente teoría del Positivismo, la idea de que el único conocimiento auténtico es el conocimiento científico, y que dicho conocimiento sólo puede provenir de la afirmación positiva de las teorías a través del estricto método científico. Consideraba que el método científico sustituía a la metafísica y la teología en la historia del pensamiento, y creía que la metafísica debía ser sustituida por una jerarquía de ciencias, desde las matemáticas en la base hasta la sociología en la cima.

Basándose en sus discusiones con Condorcet y Saint-Simon, Comte desarrolló su teoría de una ley universal, que actuaba en todas las sociedades y ciencias, y por la que el progreso es inevitable e irreversible. La denominó Ley de las Tres Fases, siendo las tres fases

  • la teológica (la fase anterior a la Ilustración en la que el lugar del hombre en la sociedad estaba referido a Dios o a la naturaleza, en la que la voluntad divina subsumía los derechos humanos, y el hombre creía ciegamente en lo que le enseñaban sus antepasados);
  • la metafísica (la fase humanista posterior a la Ilustración, referida a las explicaciones del pensamiento abstracto impersonal, y en la que los derechos universales de la humanidad son lo más importante)
  • la positiva (la última etapa científica en la que se abandona la búsqueda del conocimiento absoluto, la explicación científica se basa en la observación, la experimentación y la comparación, y los derechos individuales se consideran más importantes que el dominio de una sola persona).

Comte consideraba la Ley de las Tres Fases como una especie de evolucionismo social. Al igual que G. W. F. Hegel antes que él y Karl Marx después, creía que el desarrollo histórico revelaba un movimiento coincidente de ideas e instituciones, y que cada etapa, o cada ciencia como él la formulaba, dependía necesariamente de la anterior (por ejemplo, la ciencia de la física dependía de la ciencia anterior de la astronomía). Comte afirmaba que la última ciencia, aún no descubierta, que todavía no había entrado en su etapa positiva pero que daría un sentido último a todas las demás ciencias, era lo que él llamaba «sociología», el estudio de los sistemas sociopolíticos y de la dinámica social.

Para Comte, el objetivo del Positivismo había sido siempre el orden moral y la reforma del orden social que traería consigo, más que los avances materiales o la prosperidad. Vio la necesidad de una élite científico-industrial que supervisara la sociedad industrial posterior a la Revolución Francesa que estaba evolucionando, por lo que, además del concepto de «ciencia positiva», también construyó una «religión positiva» no teísta y pseudomística, con un sacerdocio jerárquico (con él mismo como sumo sacerdote), dogmas positivos y catecismo, e incluso un calendario de «santos positivos» (que incluía a Arquímedes, Aristóteles, Descartes, Adam Smith, Federico el Grande, Dante, Gutenberg y William Shakespeare, entre otros).

Te puede interesar:  Avicena (Ibn Sina)

Sin embargo, su discípulo más ardiente, Emile Littre (1801 – 1881), que fundó la «Revista Positivista» en 1867, se negó a seguir a Comte en la zona gris de este fervor religioso, que consideraba producto de la mente cansada y perturbada de Comte. Otros, encabezados por Pierre Laffitte, mantuvieron tanto las enseñanzas científicas como las religiosas del Positivismo en el cisma que se produjo tras la muerte de Comte.

La doctrina ética de Comte suele recibir menos atención, pero él la resumió en la frase: «Vivir para los demás». Fue uno de los defensores más conocidos del altruismo, término que él mismo acuñó (o al menos popularizó), y creía que los individuos tenían la obligación moral de servir a los demás y poner sus intereses por encima de los propios. Se opuso a la idea de los derechos individuales, por considerar que no eran coherentes con esta obligación ética.

 Libros de Auguste Comte

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Introducción a la Filosofía Positiva (Hackett Classics) por Auguste Comte (Autor), Frederick Ferré (Traductor)
  • Auguste Comte y el positivismo: Los escritos esenciales (Serie Historia de las Ideas) por Gertrud Lenzer (Editora)
  • Comte: Primeros escritos políticos (Cambridge Texts in the History of Political Thought) de Auguste Comte (Autor), H. S. Jones (Editor)
  • Auguste Comte: Volumen 1: Una biografía intelectual (Biografía intelectual de Auguste Comte) por Mary Pickering (Autor)
Auguste Comte, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

Deja una respuesta