Arthur Schopenhauer

Arthur Schopenhauer, Filosofía Básica ✍️

Arthur Schopenhauer (1788 – 1860) fue un filósofo alemán, y una figura importante en los movimientos del idealismo y el romanticismo alemanes de principios del siglo XIX.

Considerado a menudo como un pesimista sombrío y exhaustivo, Schopenhauer se preocupaba en realidad por propugnar formas (a través de formas artísticas, morales y ascéticas de conciencia) de superar una condición humana llena de frustraciones y fundamentalmente dolorosa. Creía que la «voluntad de vida» (la fuerza que impulsa al hombre a sobrevivir y reproducirse) era la fuerza motriz del mundo, y que la búsqueda de la felicidad, el amor y la satisfacción intelectual era esencialmente fútil y, de todos modos, secundaria al imperativo innato de la procreación.

Su visión de la estética y su doctrina del voluntarismo (así como su estilo aforístico de escritura) influyeron en muchos filósofos posteriores, así como en los románticos de su propia época. Tal vez más que cualquier otro filósofo importante, Schopenhauer ha estado sujeto a tendencias y modas en cuanto a popularidad, pasando de la celebridad y el renombre a la casi completa oscuridad, antes de volver a repuntar en los últimos años (sobre todo por su percibida influencia en los jóvenes Wittgenstein y Nietzsche).

Vida

Schopenhauer nació el 22 de febrero de 1788 en Danzig (actual Gdansk, Polonia). Su padre era Heinrich Floris Schopenhauer, un exitoso comerciante; su madre era la talentosa escritora Johanna Trosiener; ambos eran descendientes de ricas familias alemanas. Cuando Danzig fue anexionada por Prusia en 1793, la familia se trasladó a Hamburgo. En su juventud, Schopenhauer viajó mucho con su padre, viviendo durante períodos en Francia e Inglaterra.

En 1805, cuando tenía 17 años, su padre murió (posiblemente un suicidio), y Schopenhauer se hizo cargo del negocio familiar en Hamburgo durante un tiempo, lo que le convirtió en un hombre rico de la noche a la mañana. Su madre, sin embargo, se trasladó a Weimar, entonces el centro de la literatura alemana, para seguir su carrera de escritora, convirtiéndose en amiga y favorita de Johann Wolfgang von Goethe (1749 – 1832). Un año más tarde, Schopenhauer y su hermana se unieron a ella. El propio Schopenhauer, aunque de baja estatura, era tolerantemente guapo y atractivo para las mujeres, pero nunca se sintió cómodo en los empeños románticos.

Poco interesado en una vida de negocios y comercio, Schopenhauer utilizó sus medios privados para financiar sus estudios. Ingresó en la Universidad de Gotinga en 1809 para estudiar Metafísica y Psicología con Gottlob Ernst Schulze (1761 – 1833), quien le aconsejó que se concentrara en Platón y Kant. De 1811 a 1812, asistió a las clases que impartían en la Universidad de Berlín el destacado postkantiano Johann Gottlieb Fichte y el teólogo Friedrich Schleiermacher (1768 – 1834), aunque reaccionó tanto contra lo que consideraba el idealismo extremo de Fichte como contra la afirmación de Schleiermacher de que el objetivo de la filosofía es obtener el conocimiento de Dios.

Presentó su tesis doctoral, «Über die vierfache Wurzel des Satzes vom zureichenden Grunde» («Sobre la cuádruple raíz del principio de razón suficiente»), en la Universidad de Jena y se doctoró en ausencia en 1813. Desde 1814 hasta 1818 trabajó en su obra fundamental «Die Welt als Wille und Vorstellung» («El mundo como voluntad y representación») y la publicó al año siguiente (1819). En 1820, Schopenhauer se convirtió en profesor de la Universidad de Berlín y comenzó su larga oposición a su colega G. W. F. Hegel, a quien acusaba (entre otras cosas) de utilizar un lenguaje deliberadamente impresionante, pero en última instancia sin sentido. Ideó un plan infructuoso para hacer coincidir sus propias conferencias con las de Hegel, en un intento infructuoso de atraer el apoyo de los estudiantes lejos de Hegel. Tras el fracaso de este plan (y un intento igualmente fallido un año más tarde), abandonó el mundo académico y nunca más volvió a enseñar en una universidad.

En 1821 se enamoró de una cantante de ópera de 19 años, Caroline Richter (conocida como «Medon»), con la que mantuvo una relación durante varios años (incluyendo un hijo ilegítimo, aunque éste murió ese mismo año). Sin embargo, a pesar de la insistencia de Caroline, nunca planeó casarse, alegando que «casarse significa reducir a la mitad los derechos y duplicar los deberes». Vivió durante un tiempo en Mannheim y Dresde, y visitó brevemente Italia en un par de ocasiones, pero finalmente volvió a Berlín. En 1831, a la edad de 43 años, volvió a interesarse por una mujer más joven, Flora Weiss, de 17 años, que le rechazó rotundamente.

Tras el estallido de una epidemia de cólera en Berlín en 1831, tanto Schopenhauer como Hegel se marcharon. Hegel regresó prematuramente a Berlín, se contagió y murió, pero Schopenhauer se instaló definitivamente en Frankfurt en 1833. Permaneció allí durante los siguientes veintisiete años hasta su muerte, viviendo solo excepto por una sucesión de caniches como mascota, observando una estricta rutina diaria e interesándose activamente por el bienestar de los animales. Siguió escribiendo y publicando, entre otras cosas, «Über den Willen in der Natur» («Sobre la voluntad en la naturaleza») en 1836, «Über die Freiheit des menschlichen Willens» («Sobre la libertad de la voluntad») en 1839, «Über die Grundlage der Moral» («Sobre los fundamentos de la moral») en 1840, y un conjunto de reflexiones filosóficas llamadas «Parerga und Paralipomena» en 1851. A finales de la década de 1850 recibió por fin el tan esperado reconocimiento por sus primeras obras, y su último libro de sombríos ensayos y aforismos se convirtió en un improbable éxito de ventas.

Te puede interesar:  Peter Abelard

Sin embargo, a medida que envejecía, su pesimismo y su sombría visión de la vida se volvieron casi cómicamente excesivos: en un momento dado, aconsejó a la gente que se tragara un sapo cada mañana para no encontrarse con nada más desagradable en el día siguiente. Sólo en sus últimos años, Schopenhauer disfrutó por fin de una especie de satisfacción, gracias a su relación con la atractiva escultora y admiradora de su filosofía, Elisabet Ney (1833 – 1907). En 1860, su salud (que siempre había sido robusta) empezó a deteriorarse, y el 21 de septiembre de 1860 murió tranquilamente de una insuficiencia cardíaca, a la edad de 72 años.

Obra

Schopenhauer fue un filósofo muy atípico. Fue el único filósofo occidental importante que estableció serios paralelismos entre la filosofía occidental y la oriental. Fue el primer gran filósofo abiertamente ateo, y no es habitual que conceda tanta importancia a las artes y a la estética. También se le considera uno de los mejores escritores de la prosa alemana, y su estilo de escritura elegante y aforístico ha llevado incluso a la publicación de libros independientes de aforismos y ocurrencias.

La tesis doctoral de Schopenhauer, de 25 años de edad, «Über die vierfache Wurzel des Satzes vom zureichenden Grunde» («Sobre la cuádruple raíz del principio de razón suficiente») ya contenía muchos de los argumentos que seguiría utilizando contra los filósofos idealistas alemanes predominantes en la época (Fichte, Schelling y Hegel). En cierto modo, puede considerarse la antítesis absoluta de todo el movimiento idealista alemán: odiaba los grandes sistemas, prefiriendo perseguir pensamientos únicos, y se oponía a su postura religiosa y a su nacionalismo alemán.

Su obra más importante suele considerarse «Die Welt als Wille und Vorstellung» («El mundo como voluntad y representación») de 1819, en la que expuso su doctrina del pesimismo (la evaluación y percepción de la vida bajo una luz generalmente negativa). En una prosa dramática y poderosa, describió el mundo como un lugar verdaderamente terrible, lleno de injusticia, enfermedad, represión, sufrimiento y crueldad. En contra de la opinión de Leibniz de que éste es el mejor de los mundos posibles, Schopenhauer trató de demostrar que éste es en realidad el peor de los mundos posibles y que, de hecho, si fuera sólo un poco peor, ya no sería capaz de seguir existiendo. En contraste con el amplio optimismo de la mayoría de sus contemporáneos románticos en la Alemania del siglo XIX, consideraba que toda la existencia era, en última instancia, fútil, ya que se caracteriza fundamentalmente por una falta de satisfacción que nunca puede alcanzarse.

Schopenhauer se autodenominó kantiano, y su punto de partida fue, sin duda, la división de Kant del universo en lo fenoménico (las cosas tal y como aparecen, y que pueden ser percibidas mediante nuestros sentidos) y lo nouménico (la «cosa-en-sí», que es independiente de nosotros y que sólo puede ser pensada o imaginada por los seres humanos). Sin embargo, Schopenhauer dio un paso más allá de Kant al sugerir que, dado que la multiplicidad formaba parte de la experiencia fenoménica, la realidad noumenal debía ser singular, una cosa única, indiferenciada e indistinguible. Llegó a la conclusión de que el noúmeno era lo mismo que lo que hay en nosotros que llamamos Voluntad (o al menos que la Voluntad era la manifestación más inmediata de la «cosa-en-sí» que podemos experimentar). El uso de la etiqueta «Voluntad» quizás no sea importante: podría haber utilizado igualmente «Fuerza» o «Energía» (de hecho, describió el universo físico como compuesto por energía subyacente, de la que los objetos y la materia son sólo instancias, una idea sorprendentemente similar a la concepción de la materia posterior a Einstein del siglo XX).

A continuación, Schopenhauer se explayó sobre lo que era realmente esta voluntad, derivando sus argumentos de las principales tradiciones de la filosofía occidental, pero llegando a un tipo de voluntarismo casi totalmente coherente con las tradiciones hindúes del Vedanta en los Upanishads, que conocía bien. Creía que la «voluntad de vivir» (la fuerza que impulsa al hombre a permanecer vivo y a reproducirse) era el contenido interno y la fuerza motriz del mundo, y que la voluntad y el deseo eran ontológicamente anteriores al pensamiento y al intelecto (e incluso al ser). Consideraba que incluso el enamoramiento no era más que un elemento inconsciente de este impulso de reproducción, y enumeraba algunas leyes de atracción bastante sospechosas (para el gusto moderno) (por ejemplo, las personas altas se sienten atraídas por las bajas, para que su descendencia tenga más probabilidades de estar bien proporcionada; los que tienen la barbilla grande se sienten atraídos por los que la tienen pequeña, por la misma razón; etc.).

Argumentó que la búsqueda de la felicidad y la producción de hijos son dos ideas radicalmente separadas que el amor confunde maliciosamente para que las consideremos como una sola en aras de la propagación de la especie. En defensa parcial del amor, sin embargo, razonó que sólo una fuerza tan poderosa como el amor podría obligarnos a desempeñar este papel, y que en realidad no tenemos más remedio que enamorarnos, ya que la biología es más fuerte que la razón. Sostenía que este impulso salvaje y poderoso de sobrevivir y reproducirse es esencialmente lo que causa el sufrimiento y el dolor en el mundo, y que la única manera de escapar del sufrimiento inherente a un mundo de Voluntad era a través del arte. Llegó a la conclusión de que el pensamiento discursivo (como la filosofía y la lógica) no podía tocar ni trascender la naturaleza del deseo o la voluntad, y ciertamente consideraba que la filosofía y la lógica eran menos importantes que el arte, la bondad amorosa y ciertas formas de disciplina religiosa.

Te puede interesar:  Bertrand Russell

En la Estética de Schopenhauer, el punto de vista estético es más objetivo que el científico, precisamente porque separa el intelecto de la Voluntad en forma de arte. Sostuvo que el cuerpo es una mera extensión de la Voluntad, mientras que el arte es un acto espontáneo o una idea predeterminada que el artista tiene en mente antes de cualquier intento de creación, y por lo tanto no puede vincularse ni al cuerpo ni al intelecto. Así pues, a diferencia de la ciencia, el arte rebasa efectivamente el ámbito de la razón suficiente. La idea de Schopenhauer sobre el genio era la de un artista tan fijado en su arte que descuidaba el «negocio de la vida» (que, para Schopenhauer, significaba sólo la dominación de la malvada y dolorosa Voluntad).

La Ética de Schopenhauer se expresó principalmente en su «Über die Freiheit des menschlichen Willens» («Sobre la libertad de la voluntad») de 1839 y «Über die Grundlage der Moral» («Sobre el fundamento de la moral») de 1840. Su identificación de tres incentivos morales primarios fue un aspecto central de su misión: la compasión (el genuino motivador de la expresión moral), y la malicia y el egoísmo (los corruptores de los incentivos morales). Consideraba que el amor (en el sentido del concepto griego antiguo de «agape», más que el amor erótico) era una fuerza inmensamente poderosa que yacía invisible en la psique del hombre y que moldeaba el mundo de forma dramática. Varias de sus ideas muestran la influencia del budismo y sus Cuatro Nobles Verdades.

Según admite, no pensó mucho en la política, pero en general estaba a favor de un gobierno limitado, que dejara a los hombres libres para lograr su propia salvación. También suscribía el contractualismo de Thomas Hobbes, y consideraba que el Estado (y la violencia estatal) eran necesarios para frenar las tendencias destructivas innatas a nuestra especie.

Tenía una concepción claramente jerárquica de las razas, atribuyendo la primacía civilizatoria a las razas blancas del norte debido a lo que consideraba su sensibilidad y creatividad. Dicho esto, también se oponía rotundamente al trato diferenciado de las razas y era un ferviente antiesclavista. También tenía opiniones antisemitas (argumentando que el cristianismo constituía una revuelta contra la base materialista del judaísmo), una actitud machista hacia las mujeres (afirmando que «la mujer está destinada por naturaleza a obedecer»), y una predilección por las posibilidades de la eugenesia. Sin embargo, tenía opiniones generalmente liberales sobre muchas otras cuestiones sociales, y se oponía firmemente a los tabúes en temas como el suicidio y la homosexualidad. Le preocupaban mucho los derechos de los animales, a los que consideraba manifestaciones fenomenales de la Voluntad, al igual que los humanos.

Libros de Arthur Schopenhauer

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • Escritos filosóficos: Arthur Schopenhauer (Biblioteca Alemana)Rústica – 1 de julio de 1994 por Wolfgang Schirmacher (Editor)
  • Ensayo premiado sobre la libertad de la voluntad Rústica – 1980 de Arthur Schopenhauer (Autor)
  • La Filosofía de Schopenhauer Edición Revisada por Bryan Magee (Autor)
  • Schopenhauer Rústica – Importación, 1963 by PATRICK GARDINER (Autor)
  • El compañero de Cambridge para Schopenhauer (Cambridge Companions to Philosophy) by Christopher Janaway (Editor)
  • Schopenhauer: Una introducción muy breve 1ª edición de Christopher Janaway (Autor)
  • Schopenhauer (The Great Philosophers Series) 1a Edición por Michael Tanner (Autor)
  • Schopenhauer y los años salvajes de la filosofía Primera Edición de Rüdiger Safranski (Autor), Ewald Osers (Traductor)
  • El yo y el mundo en la filosofía de Schopenhauer de Christopher Janaway (Autor)
Arthur Schopenhauer, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

2 comentarios

Deja una respuesta