Anarquismo

Anarquismo, Filosofía Básica ✍️

El anarquismo es la filosofía política que rechaza (y apoya la eliminación de) el gobierno obligatorio o la regla obligatoria, y sostiene que la sociedad puede (y debe) organizarse sin un estado coercitivo. Esto puede implicar, o no, el rechazo de cualquier autoridad. Los anarquistas creen que el gobierno es perjudicial e innecesario.

El anarquismo filosófico sostiene que el Estado carece de legitimidad moral, que no existe ninguna obligación o deber individual de obedecer al Estado y, a la inversa, que el Estado no tiene derecho a dar órdenes a los individuos. Sin embargo, no aboga activamente por la revolución para eliminar el Estado, sino que aboga por un cambio gradual para liberar al individuo de las leyes opresivas y las restricciones sociales del Estado moderno.

El término «anarquía» deriva del griego «anarchos» («sin gobernante»). Hasta el siglo XIX, el término se utilizaba generalmente de forma positiva, para describir una creencia política coherente, y sólo más tarde se utilizó de forma peyorativa (para significar algo parecido al caos).

El anarquismo está relacionado con el libertarismo (que aboga por maximizar los derechos individuales y el libre albedrío, y minimizar el papel del Estado) y, en particular, con el socialismo libertario (que aboga por un sistema orientado al trabajador que intenta maximizar la libertad de los individuos y minimizar la concentración de poder o autoridad), con el que es prácticamente sinónimo.

No existe una posición única que defina a todos los anarquistas, más allá de su rechazo al gobierno obligatorio o «el Estado», y sus defensores pueden apoyar desde el individualismo extremo (la perspectiva política que subraya la independencia humana y la importancia de la autosuficiencia y la libertad individuales) hasta el colectivismo total (la perspectiva política que subraya la interdependencia humana y la importancia de lo colectivo). Por lo tanto, hay un gran número de escuelas de pensamiento dentro del anarquismo, algunas de las cuales se resumen en la sección Tipos de anarquismo más adelante.

Historia del anarquismo

Los seres humanos vivieron durante miles de años en sociedades sin gobierno, según los anarcoprimitivistas. Sólo después del surgimiento de las sociedades jerárquicas se formularon las ideas anarquistas como respuesta crítica y rechazo a las instituciones políticas coercitivas.

El «Tao Te Ching», escrito hacia el siglo VI a.C. por Lao Tzu, animó a muchos taoístas chinos a llevar un estilo de vida anarquista. En la antigua Grecia, Diógenes de Sínope (un cínico) y Zenón de Citio (un estoico) sostenían (en oposición a Platón) que la razón debía sustituir a la autoridad en la dirección de los asuntos humanos, y preveían una comunidad libre sin gobierno.

En la Edad Media y en épocas posteriores hubo diversos movimientos religiosos y políticos anarquistas en Europa, como los Hermanos y Hermanas del Espíritu Libre, los Klompdraggers, los Husitas, los Adamitas, los primeros anabaptistas, los Diggers y los Levellers, pero ninguno tuvo una gran influencia.

El anarquismo moderno surgió del pensamiento secular de la Ilustración, especialmente de los argumentos de Jean-Jacques Rousseau sobre la centralidad moral de la libertad.

Aunque él mismo no utilizó el término, el filósofo político inglés William Godwin (1756 – 1836) desarrolló lo que muchos consideran la primera expresión del pensamiento anarquista moderno y formuló las concepciones políticas y económicas del anarquismo. Godwin se oponía a la acción revolucionaria y consideraba que un Estado mínimo era un «mal necesario» presente, que se volvería cada vez más irrelevante e impotente a través de un proceso gradual de reforma e ilustración. También defendía el individualismo extremo, proponiendo que se eliminara toda cooperación en el trabajo.

Edmund Burke, en su «Vindicación de la sociedad natural» de 1756, abogó por la abolición del gobierno, aunque más tarde afirmó que pretendía ser una obra satírica. Thomas Jefferson (1743 – 1826) hablaba de su respeto por una sociedad sin gobierno, como la que veía en muchas tribus de nativos americanos, y Henry David Thoreau era otro estadounidense influyente con simpatías anarquistas.

El francés Pierre-Joseph Proudhon (1809 – 1865) fue el primer anarquista que se autodenominó, y ha sido llamado el fundador de la teoría anarquista moderna (al igual que Godwin). Proudhon propuso lo que denominó orden espontáneo, según el cual la organización (suficiente para mantener el orden y garantizar todas las libertades) surge sin autoridad central, y las instituciones de la policía, la monarquía, la oficialidad, la religión organizada, los impuestos, etc., desaparecen o se reducen al mínimo. Publicó su «¿Qué es la propiedad?», en el que aparece su famosa acusación «La propiedad es un robo», en 1840.

Más adelante, en el siglo XIX (a veces llamado período clásico del anarquismo), los teóricos comunistas anarquistas, como los rusos Mijaíl Bakunin (1814 – 1876) y Pedro Kropotkin (1842 – 1921), se basaron en la crítica marxista al capitalismo y la sintetizaron con su propia crítica al Estado, haciendo hincapié en la importancia de una perspectiva comunitaria para mantener la libertad individual en un contexto social.

En esta época también se produjo una oleada de actos de violencia en nombre del anarquismo, como sabotajes y asesinatos, así como acciones industriales y huelgas, con la intención de impulsar la revolución, pero estas acciones fueron consideradas por muchos anarquistas como contraproducentes o ineficaces.

Te puede interesar:  Pluralismo

En el siglo XX, los anarquistas participaron activamente en los movimientos obrero y feminista, en levantamientos y revoluciones como la Revolución Rusa de 1917, y más tarde en la lucha contra el fascismo. Se han establecido comunas anarquistas obreras en Cristiana, en Dinamarca, en Cataluña, en España, y en el Territorio Libre, en Ucrania, entre otras.

Tipos de anarquismo

El anarquismo filosófico:

Es la opinión de que el Estado carece de legitimidad moral, que no existe ninguna obligación o deber individual de obedecer al Estado y, a la inversa, que el Estado no tiene derecho a mandar a los individuos. Sin embargo, no defiende activamente la revolución para eliminar el Estado, sino que aboga por un cambio gradual para liberar al individuo de las leyes opresivas y las restricciones sociales del Estado moderno. Los anarquistas filosóficos pueden aceptar la existencia de un Estado mínimo como un desafortunado «mal necesario» (normalmente considerado temporal), pero sostienen que los ciudadanos no tienen la obligación moral de obedecer al Estado cuando sus leyes entran en conflicto con la autonomía individual. Al filósofo inglés William Godwin (1756 – 1836) se le suele atribuir la fundación del anarquismo filosófico, y a menudo se le llama el padre del anarquismo moderno.

El anarquismo individualista (o anarquismo libertario):

Sostiene que la conciencia individual y la búsqueda del interés propio no deben estar limitadas por ningún organismo colectivo o autoridad pública, y que la imposición de la democracia conduce a la opresión del individuo por la mayoría. Se ha argumentado que el anarquismo individualista tiende a enfatizar la libertad negativa (es decir, la oposición al control estatal o social sobre el individuo), mientras que el anarquismo social (véase más adelante) enfatiza la libertad positiva (es decir, el logro del potencial y la satisfacción de las necesidades humanas por parte de la sociedad). El anarquismo individualista, también a diferencia del anarquismo social, es partidario de que la propiedad sea privada, a menudo en una economía de mercado, aunque algunos sostienen que cualquier excedente debe ser regalado.

William Godwin (1756 – 1836) defendió una forma extrema de Anarquía Individualista, proponiendo que se eliminara todo tipo de cooperación en el trabajo. Uno de los primeros y más conocidos defensores del Anarquismo Individualista, Max Stirner (1806 – 1856), propuso una forma egoísta extrema del mismo, que apoya que el individuo haga exactamente lo que le plazca, sin tener en cuenta a Dios, el Estado o las normas morales.

La versión estadounidense del anarquismo individualista, como la de Thoreau, Josiah Warren (1798 – 1874) y Benjamin Tucker (1854 – 1939), hace mucho hincapié en la no agresión, la soberanía individual y la teoría del valor del trabajo (que los valores de las mercancías están relacionados con el trabajo necesario para producirlas). Aunque todos apoyaban la propiedad privada y el libre mercado (lo que hace que algunos los consideren pro-capitalistas), algunos, como Tucker, se llamaban a sí mismos socialistas, y eran vociferamente anticapitalistas.

Dentro del anarquismo individualista existen diferentes formas, entre ellas las siguientes:

  • El mutualismo es una escuela de pensamiento anarquista, en gran parte asociada con Pierre-Joseph Proudhon (1809 – 1865), que imaginaba una sociedad en la que cada persona podría poseer un medio de producción, ya sea individual o colectivamente, con un comercio que representara cantidades equivalentes de trabajo (la teoría del trabajo del valor). Los mutualistas apoyan los mercados y la propiedad privada del producto del trabajo sólo en la medida en que garantizan el derecho de los trabajadores al producto total de su trabajo. Algunos comentaristas sugieren que los mutualistas se preocupan más por la asociación, por lo que se sitúan en algún lugar entre el anarquismo individualista y el social o colectivista.
  • El anarquismo de libre mercado (o anarcocapitalismo) es una forma más extrema de anarquismo individualista que intenta reconciliar el anarquismo con el capitalismo, y forma parte del movimiento más amplio conocido como libertarismo. Defiende la eliminación del Estado; la provisión de las fuerzas del orden, los tribunales, la defensa nacional y todos los demás servicios de seguridad por parte de competidores financiados voluntariamente en un mercado libre, en lugar de mediante impuestos obligatorios; la completa desregulación de las actividades personales y económicas no intrusivas; y un mercado autorregulado.
  • El economista belga-francés Gustave de Molinari (1819 – 1912) es considerado el más importante contribuyente a la teoría, aunque el estadounidense Murray Rothbard (1926 – 1995) es quizás su más abierto defensor, y en general su popularidad se centró en Estados Unidos.
  • El agorismo es una forma extrema de anarcocapitalismo y libertarismo, desarrollada por Samuel Edward Konkin III (1947 – 2004) y basada en las ideas de Murray Rothbard (1926 – 1995), que tiene como objetivo final una sociedad en la que todas las relaciones entre las personas son intercambios voluntarios, un mercado completamente libre en una economía subterránea o «contraeconomía» en la que el Estado es redundante.

El anarquismo social:

Es una categoría amplia del anarquismo, independiente del anarquismo individualista y opuesto a él en muchos aspectos. Hace hincapié en la igualdad social, la comunidad, la ayuda mutua y los aspectos comunitarios y cooperativos de la teoría y la práctica anarquista. En su núcleo está la idea del Socialismo Libertario, que pretende crear una sociedad sin jerarquías políticas, económicas o sociales. Existen varias subcategorías dentro del anarquismo social:

  • El anarquismo colectivista (o anarco-colectivismo) es la doctrina revolucionaria, encabezada por el anarquista ruso Mijaíl Bakunin (1814 – 1876), que abogaba por la abolición total del Estado y de la propiedad privada de los medios de producción, que en su lugar serían de propiedad colectiva y estarían controlados y gestionados por los propios productores. La revolución debía ser iniciada por un pequeño grupo de élite cohesionado mediante actos de violencia que inspiraría a la masa de trabajadores a rebelarse y colectivizar por la fuerza los medios de producción, y los trabajadores serían entonces pagados en función del tiempo que contribuyeran a la producción. Este sistema salarial y la idea de la propiedad colectiva (en contraposición al rechazo total de la propiedad) son las principales diferencias entre el anarquismo colectivista y el anarquismo comunista (véase más adelante). Bakunin se oponía enérgicamente al comunismo y al socialismo de Estado, que consideraba fundamentalmente autoritarios.
  • El anarquismo comunista (o anarcocomunismo) propone una sociedad libre compuesta por una serie de comunas autogobernadas, con democracia directa o democracia de consenso (en contraposición a la democracia representativa) como forma de organización política, y relacionada con otras comunas a través de la federación. Los medios de producción se utilizarían colectivamente (en lugar de ser de propiedad colectiva), de modo que, en lugar de recibir un pago por el trabajo realizado, habría libre acceso a los recursos y excedentes de la comuna.
  • El anarcocomunismo hace hincapié en el igualitarismo (que todas las personas sean tratadas como iguales desde su nacimiento) y en la abolición de la jerarquía social y las distinciones de clase que surgen de la distribución desigual de la riqueza, así como en la abolición del capitalismo y del dinero.
    Las primeras corrientes comunistas anarquistas aparecieron durante la Guerra Civil inglesa (1642 – 1651) y la Revolución Francesa (1788 – 1799). Peter Kropotkin (1842 – 1921) y Emma Goldman (1869 – 1940) son quizás los anarco-comunistas más conocidos, aunque el francés Joseph Déjacque (1821 – 1864) fue un ejemplo anterior.
  • El anarcosindicalismo es una forma de anarquismo de principios del siglo XX, muy centrada en el movimiento obrero. Plantea los sindicatos radicales como una fuerza potencial para el cambio social revolucionario, sustituyendo el capitalismo y el Estado por una nueva sociedad autogestionada democráticamente por los trabajadores. Pretende abolir el sistema salarial y la propiedad privada de los medios de producción, que creen que conducen a la división de clases. Los anarcosindicalistas a menudo se adhieren al anarquismo comunista o colectivista (véase más arriba), y el movimiento es más una estructura organizativa del lugar de trabajo que un sistema económico en sí mismo.
  • El alemán Rudolf Rocker (1873 – 1958) es considerado el principal teórico anarcosindicalista, y su folleto de 1938 «Anarcosindicalismo» fue especialmente influyente.
Te puede interesar:  Naturalismo

Existen otras formas más específicas de anarquismo, como por ejemplo:

  • Anarquismo religioso: conjunto de ideologías anarquistas que se inspiran en las enseñanzas de las religiones organizadas, como el cristianismo, el budismo, el judaísmo y el neopaganismo.
  • Anarco-Pacifismo: una forma de anarquismo que enfatiza el completo rechazo a la violencia en cualquier forma y para cualquier propósito.
  • Anarcofeminismo: síntesis del feminismo radical y del anarquismo, que se opone específicamente al patriarcado como manifestación de una sociedad jerárquica.
  • Anarquismo verde: forma de anarquismo que hace hincapié en la protección del medio ambiente.
  • Anarco-Primitivismo: una forma de anarquismo verde que cree que la civilización y la tecnología conducen inevitablemente a la desigualdad y deben ser abolidas.
  • Ecoanarquismo: otro subconjunto del anarquismo verde que sostiene que la sociedad está mejor organizada en pequeñas ecoaldeas de no más de 150 personas.
  • Autarquismo: filosofía que sostiene que cada persona se gobierna a sí misma, y a ninguna otra, y rechaza el gobierno obligatorio y apoya el «capitalismo privado».
  • Anarquismo insurreccional: teoría revolucionaria dentro del movimiento anarquista que defiende la acción directa, violenta o no, y la organización informal.
  • Anarquismo nacional: movimiento que intenta conciliar el anarquismo con el nacionalismo.
  • Anarquismo analítico: forma que utiliza los métodos de la filosofía analítica para aclarar o defender la teoría anarquista.
  • Anarquismo epistemológico: una teoría epistemológica, avanzada por el filósofo austriaco de la ciencia Paul Feyerabend (1924 – 1994), que sostiene que no hay reglas metodológicas útiles y libres de excepciones que rijan el progreso de la ciencia o el crecimiento del conocimiento.
  • Anarquismo sin adjetivos: movimiento que hace hincapié en la armonía entre las distintas facciones anarquistas e intenta unirlas en torno a sus creencias antiautoritarias comunes.
Anarquismo, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

2 comentarios

Deja una respuesta