Alfred North Whitehead

Alfred North Whitehead, Filosofía Básica ✍️

Alfred North Whitehead (alias A. N. Whitehead) (1861 – 1947) fue un matemático, lógico y filósofo británico.

Se le considera una de las figuras fundadoras de la Filosofía Analítica, y contribuyó de forma significativa a la Lógica del siglo XX, especialmente al nuevo tipo simbólico de Lógica que desarrolló en los trascendentales «Principia Mathematica», junto con su coautor Bertrand Russell.

También desarrolló un nuevo enfoque de la Metafísica, que originalmente llamó Filosofía del Organismo (o Realismo Orgánico) y que ha llegado a conocerse como Filosofía del Proceso.

Además, contribuyó al álgebra, los fundamentos de las matemáticas, la física, la filosofía de la ciencia y la filosofía de la educación. Consiguió combinar una asombrosa complejidad de pensamiento con una calidad de escritura literaria pero muy legible.

Vida

Whitehead nació el 15 de febrero de 1861 en Ramsgate, Kent, Inglaterra. Su padre, también llamado Alfred Whitehead, era un clérigo anglicano; su madre era Maria Sarah Buckmaster. Era el menor de cuatro hermanos, con dos hermanos mayores y una hermana mayor. Su familia estaba firmemente anclada en la Iglesia de Inglaterra (su padre y sus tíos eran vicarios, mientras que su hermano llegaría a ser obispo de Madrás).

Fue educado en casa por su padre hasta los 14 años, porque sus sobreprotectores padres pensaban que era demasiado delicado para ir a la escuela (de hecho, su salud era bastante robusta). A partir de 1875, asistió a la Escuela Independiente de Sherborne, en Dorset, considerada entonces una de las mejores escuelas públicas del país, y donde su hermano mayor era profesor. El programa de estudios era muy exigente con los clásicos, pero Whitehead destacaba sobre todo en los deportes y las matemáticas, y fue director y capitán de los juegos en su último año.

En 1880 obtuvo una beca para el Trinity College de Cambridge, donde estudió matemáticas. En 1884 fue elegido Fellow en Matemáticas y luego aceptó una cátedra de profesor asistente para enseñar matemáticas aplicadas. También se interesó por la física, y su tesis doctoral examinó los puntos de vista de James Clerk Maxwell sobre la electricidad y el magnetismo. En 1888 fue ascendido a profesor titular en el Trinity, y asumió tareas docentes adicionales al aceptar un puesto de profesor en el Girton College.

A finales de 1890 se casó con Evelyn Wade, una irlandesa católica, activa y extrovertida, criada en Francia. Tendrían una hija y dos hijos (uno de ellos murió en combate durante la Primera Guerra Mundial). Se había interesado por las matemáticas puras y comenzó a trabajar en el «Tratado de Álgebra Universal» en 1891, con el estímulo de Evelyn, apenas unas semanas después de su matrimonio (la obra le llevaría siete años de trabajo, y se publicó finalmente en 1898).

Aunque su padre era vicario anglicano y él había sido educado como anglicano, empezó a acercarse a la Iglesia Católica Romana (quizá por influencia de su esposa), aunque al final no eligió ninguna de las dos y abrazó el agnosticismo hacia mediados de la década de 1890 (en parte, a la vista de los rápidos avances de la ciencia en esa época).

Bertrand Russell había ingresado en Cambridge en 1890 y, como examinador para los exámenes de ingreso, Whitehead había detectado inmediatamente la brillantez de Russell, y lo tomó como su alumno y protegido. A finales de 1900, tras conocer el trabajo realizado sobre los fundamentos de las matemáticas por el matemático italiano Giuseppe Peano (1858 – 1932) en el Congreso Internacional de Matemáticos celebrado en París en 1900, Whitehead y Russell comenzaron a colaborar. Trabajaron durante toda la década de 1900 en lo que se convertiría en sus revolucionarios «Principia Mathematica». Whitehead incluso abandonó el segundo volumen de su propia obra sobre el álgebra para concentrarse en el proyecto de colaboración, en el que Russell aportaba la mayor parte de los conocimientos filosóficos y Whitehead la mayor parte de las matemáticas.

Durante los aproximadamente diez años que Russell y Whitehead dedicaron a los «Principia», se iniciaron y abandonaron borradores tras borradores, ya que Russell se replanteaba constantemente sus premisas básicas. Finalmente, Whitehead insistió en la publicación de la obra, aunque no estuviera completa (y tal vez nunca lo estuviera), aunque se vieron obligados a publicarla a sus expensas, ya que ninguna editorial comercial quería tocarla. El primer volumen de «Principia Mathematica» se publicó en 1910, el segundo en 1912 y el tercero en 1913.

En 1903 fue ascendido al nuevo puesto de profesor titular en Cambridge, pero en 1910 renunció a su puesto de profesor en el Trinity College, en parte para protestar por el despido injusto de un colega, pero también por las escasas perspectivas de conseguir una cátedra de matemáticas allí. Se trasladó a Londres en el verano de 1910 sin trabajo y, tras cuatro años sin un puesto adecuado, se convirtió en profesor de matemáticas aplicadas en el Imperial College of Science and Technology de Londres en 1914.

Te puede interesar:  Desiderio Erasmo

Durante la Primera Guerra Mundial, Russell pasó una importante temporada en prisión por sus actividades pacifistas y, aunque Whitehead le visitó en la cárcel, no se tomó en serio su pacifismo, y después de la guerra los dos rara vez se relacionaron, y Whitehead no contribuyó en nada a la segunda edición de «Principia Mathematica» de 1925.

A medida que el proyecto de los «Principia Mathematica» se acercaba a su fin, y exasperado por el constante replanteamiento de sus principios más básicos por parte de Russell, Whitehead centró su atención en la física, la Filosofía de la Ciencia y la Filosofía de la Educación. Articuló una doctrina rival a la Teoría General de la Relatividad de Albert Einstein (que luego publicó como «El principio de la relatividad» en 1922), aunque su teoría de la gravitación está ahora desacreditada. Asimismo, su «Enquiry Concerning the Principles of Natural Knowledge» de 1919, aunque es una obra más duradera y un intento pionero de sintetizar los fundamentos filosóficos de la física, ha influido poco en el curso de la física moderna. Su discurso «The Aims of Education» (Los objetivos de la educación), de 1916, criticó duramente el enfoque formalista de los profesores británicos modernos que, según él, no se preocupaban por la cultura y la autoeducación de sus alumnos.

En 1924, Whitehead (entonces con 63 años) fue invitado por Henry Osborn Taylor (1856 – 1941) a enseñar filosofía en la Universidad de Harvard. La filosofía era un tema que fascinaba a Whitehead, pero que tampoco había estudiado en profundidad ni enseñado antes, pero aceptó el puesto y los Whitehead pasarían el resto de su vida en Estados Unidos. Su obra «Science and the Modern World» de 1925, basada en una serie de conferencias impartidas en Estados Unidos, sirvió de introducción a su posterior Metafísica. Su libro más importante, «Proceso y realidad» (1929), llevó esta teoría a un nivel de generalidad aún mayor. Finalmente se retiró de la enseñanza en 1937, a la edad de 74 años.

Whitehead recibió muchos honores a lo largo de su carrera. Fue nombrado miembro de la Royal Society en 1903. Fue nombrado presidente de la Sociedad Aristotélica de 1922 a 1923. Fue elegido miembro de la Academia Británica en 1931 y recibió la Orden del Mérito en 1945. Numerosas universidades le concedieron títulos honoríficos, entre ellas Manchester, St. Andrews, Wisconsin, Harvard, Yale y Montreal.

Whitehead murió en Cambridge (Massachusetts) el 30 de diciembre de 1947, a la edad de 86 años. No hubo funeral y su cuerpo fue incinerado. Su familia cumplió sus instrucciones de que se destruyeran todos sus papeles tras su muerte, y no hubo ninguna edición crítica de sus escritos hasta la edición de 1978 de «Process and Reality» y el más reciente «Whitehead Research Project».

Obra

La vida intelectual de Whitehead suele dividirse en tres períodos principales. Durante su primer período en Cambridge (de 1884 a 1910) trabajó principalmente en matemáticas y lógica. Su periodo intermedio en Londres (de 1910 a 1924) se ocupó en gran medida de cuestiones de Filosofía de la Ciencia y Filosofía de la Educación. En su última etapa en Harvard (a partir de 1924) trabajó en cuestiones más generales de filosofía, incluyendo el desarrollo de un sistema metafísico completo que llegó a conocerse como Filosofía del Proceso. A lo largo de su vida, Whitehead publicó aproximadamente dos docenas de libros.

El primer período de las actividades de Whitehead, por tanto, estuvo dedicado a las matemáticas y a la Lógica. Comenzó con «Álgebra universal», publicado en 1898 tras siete años de trabajo, continuó con «Conceptos matemáticos del mundo material» (1905) y culminó con el monumental «Principia Mathematica» (1910 – 1913), escrito en colaboración con Bertrand Russell. Su trabajo fue una extensión del logicismo del matemático y lógico alemán de finales del siglo XIX Gottlob Frege, que se basaba en la premisa de que las matemáticas en sí mismas no son más que una extensión de la Lógica, y por tanto que algunas o todas las matemáticas son reducibles a la Lógica.

Los nuevos conceptos de la Lógica Simbólica introducidos en la obra dieron la vuelta a la afirmación predominante de Immanuel Kant (que las inferencias válidas de la Lógica se deducían de las características estructurales de los juicios). Su nueva Lógica tenía un alcance mucho más amplio que la Lógica aristotélica tradicional, e incluso contenía la Lógica clásica dentro de ella, aunque como una parte menor. Se parecía más a un cálculo matemático y se ocupaba de las relaciones de los símbolos entre sí.

Te puede interesar:  Ralph Waldo Emerson

En su segundo periodo, Whitehead se preocupó por una Filosofía de la Ciencia sin exposición metafísica, y entre sus obras se encuentran «An Enquiry Concerning the Principles of Natural Knowledge» (1919), «The Concept of Nature» (1920), «The Principle of Relativity» (1922) y «Science and the Modern World» (1925). Este último mencionaba la idea de una síntesis metafísica de la existencia, pero aún no lo intentaba.

La génesis de la Filosofía Procesal de Whitehead durante este tercer periodo puede atribuirse al impactante colapso de la física newtoniana tras los trabajos de Albert Einstein. Sus puntos de vista metafísicos especulativos comenzaron a surgir con su «El concepto de la naturaleza» de 1920 y se ampliaron en su «La ciencia y el mundo moderno» de 1925. Sus conferencias Gifford de 1927 en la Universidad de Edimburgo se publicaron en 1929 como «Proceso y realidad», el libro que fundó la filosofía del proceso como una contribución importante a la metafísica occidental. Los principales principios se resumieron en su última y más accesible obra, «Las aventuras de las ideas» (1933).

Whitehead creía firmemente que la tajante división entre naturaleza y mente, establecida por Descartes, había «envenenado toda la filosofía posterior», y sostenía que en realidad «no podemos determinar con qué moléculas empieza el cerebro y termina el resto del cuerpo». Consideraba que la experiencia humana era «un acto de auto-origen que incluye a toda la naturaleza, limitado a la perspectiva de una región focal, situada dentro del cuerpo, pero que no persiste necesariamente en ninguna coordinación fija dentro de una parte definida del cerebro». Sobre este concepto de la experiencia humana, Whitehead fundó su nueva «filosofía del organismo» metafísica, su cosmología, su defensa de la razón especulativa, sus ideas sobre el proceso de la naturaleza y su enfoque racional de Dios.

En su Filosofía del Organismo o Realismo Orgánico, que ahora suele conocerse como Filosofía del Proceso, postuló formas subjetivas para complementar los objetos eternos (o Formas) de Platón. Esta teoría identificaba la realidad metafísica con el cambio y el dinamismo, y sostenía que el cambio no es ilusorio o puramente accidental para la sustancia, sino la piedra angular de la realidad o el Ser. Su visión de Dios, como fuente del universo, era, por tanto, como creciente y cambiante, al igual que todo el universo está en constante flujo y cambio (esencialmente un tipo de teísmo, aunque su Dios difiere esencialmente del Dios revelado de la religión abrahámica). Los filósofos del proceso posteriores, como Charles Hartshorne (1897 – 2000), John B. Cobb Jr. (1925 – ) y David Ray Griffin (1939 – ), desarrollaron la teoría hasta convertirla en una verdadera Teología del Proceso. El rechazo de Whitehead al dualismo mente-cuerpo era similar a los elementos del budismo, aunque muchos cristianos y judíos han encontrado en la teología del proceso una forma fructífera de entender a Dios y al universo.

Whitehead creía que «no hay verdades completas; todas las verdades son medias verdades». Sus puntos de vista políticos parecen a veces muy cercanos al libertarismo, aunque nunca utilizó esta etiqueta, y muchos estudiosos de Whitehead han interpretado su obra como un fundamento filosófico para el liberalismo social de los nuevos liberales de la primera mitad del siglo XX.

Libros de Alfred North Whitehead

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • La ciencia y el mundo moderno by Alfred North Whitehead (Autor)
  • Una clave para el proceso y la realidad de Whitehead. Rústica – 1975 por Donald W., ed. Sherburne (Autor)
  • Alfred North Whitehead: A Primer of his Philosophy (Great Thinkers Series) Hardcover – 1974 por Nathaniel Morris Lawrence (Autor)
  • Whitehead y Bradley: Un análisis comparativo (Suny Series in Systematic Philosophy) Rústica – 22 de noviembre de 1991 by Leemon B. McHenry (Autor)
  • La intensidad: Un ensayo de ontología whiteheadiana (The Vanderbilt Library of American Philosophy) 1a edición by Judith A. Jones (Author)
Alfred North Whitehead, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

3 comentarios

Deja una respuesta