Alfred Ayer

Alfred Ayer, Filosofía Básica ✍️

Sir Alfred Jules («Freddie») Ayer (más conocido como Alfred Ayer o A. J. Ayer) (1910 – 1989) fue un filósofo británico del siglo XX perteneciente a la tradición de la filosofía analítica, conocido principalmente por su promoción del positivismo lógico y por popularizar las ideas de este movimiento en Gran Bretaña.

Se consideraba a sí mismo como continuador de la tradición empirista británica de Locke y Hume y de filósofos más contemporáneos como Bertrand Russell, y a menudo se le considera el segundo entre los filósofos británicos del siglo XX por la profundidad de sus conocimientos filosóficos.

Vida

Alfred Ayer nació el 29 de octubre de 1910 en Londres, Inglaterra, en el seno de una familia acomodada de origen continental. Su madre, Reine, pertenecía a una familia judía-holandesa; su padre, Jules Louis Cyprien Ayer, era un calvinista suizo. John’s Wood de Londres, y fue educado en la exclusiva escuela preparatoria para niños Ascham St. Vincent de Eastbourne, y luego en el aún más prestigioso Eton College.

Ayer, un niño precoz pero travieso, siempre se sintió algo extraño. Desde muy joven trató de convertir a sus compañeros al ateísmo, y a los 16 años empezó a mostrar un serio interés por la filosofía, debidamente impresionado por su lectura de los «Ensayos escépticos» de Bertrand Russell y los «Principia Ethica» de G. E. Moore.

En 1929 obtuvo una beca para estudiar clásicas en el Christ Church College de la Universidad de Oxford, donde uno de sus tutores de filosofía, Gilbert Ryle (1900 – 1976), le dio a conocer el «Tractatus» de Wittgenstein. Ryle, que se convirtió en una figura importante del movimiento de la Filosofía del Lenguaje Ordinario, también permitió al joven Alfred estudiar durante un tiempo con Moritz Schlick (1882 – 1936), entonces líder del influyente Círculo de Viena, del que surgió el movimiento del Positivismo Lógico. De 1933 a 1944, fue profesor e investigador en Christ Church, Oxford.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Ayer sirvió en el ejército británico, trabajando para el Special Operations Executive (una unidad secreta de inteligencia y espionaje) y ayudando a organizar el movimiento de la resistencia francesa en Londres. Después de la Guerra fue popularmente conocido como participante en el programa de debate de la BBC «The Brains Trust». Era un notable mezclador social y mujeriego (se casó cuatro veces), y disfrutaba bailando y asistiendo a los clubes londinenses, además de ser una cara conocida entre la multitud de su amado Tottenham Hotspur Football Club, donde se le conocía como «The Prof». A pesar de su fama de distante y vanidoso, su círculo de amigos incluía muchos nombres famosos en los campos de la política, la literatura y la filosofía.

Te puede interesar:  Santo Tomás de Aquino

Ayer fue catedrático Grote de Filosofía de la Mente y Lógica en el University College de Londres desde 1946 hasta 1959, cuando pasó a ser catedrático Wykeham de Lógica en la Universidad de Oxford, cargo que conservó hasta 1978. Fue socio honorario de la Asociación de Prensa Racionalista desde 1947 hasta su muerte, presidente de la Sociedad Aristotélica de 1951 a 1952 y presidente de la Asociación Humanista Británica de 1965 a 1970.

En las décadas de 1950 y 1960, Ayer mantuvo una agitada agenda de giras de conferencias por Europa y Sudamérica, y más tarde en China, Rusia, India y Pakistán. Enseñó y dio conferencias varias veces en Estados Unidos, incluso como profesor visitante en el Bard College del estado de Nueva York. En 1963 tuvo un hijo, Nicholas, de su segunda esposa, Dee Wells, una experiencia que al parecer le afectó profundamente. A lo largo de este periodo, siguió participando activamente en el Partido Laborista Británico, al que se había unido por primera vez antes de la guerra. Entre otros honores, fue nombrado caballero en 1970.

En general, se considera que fue un ateo declarado, aunque «igteísta» (persona que cree que «Dios» no denota ninguna hipótesis verificable) puede ser una mejor descripción. Sin embargo, en 1988, poco antes de su muerte, recibió mucha publicidad tras una inusual experiencia cercana a la muerte, que debilitó su inflexible actitud de que no hay vida después de la muerte, y le llevó a escribir un artículo titulado «Lo que vi cuando estaba muerto». Murió de un colapso pulmonar en Londres el 27 de junio de 1989.

Obra

A. J. Ayer tenía un estilo de escritura nítido, claro e informativo, en el que podía exponer los huesos de una dificultad filosófica en unos pocos párrafos de prosa sorprendentemente sencilla. A menudo se le considera el segundo filósofo británico del siglo XX, después de Bertrand Russell, por la profundidad de sus conocimientos filosóficos.

Además de dos autobiografías, escribió libros sobre Bertrand Russell, G. E. Moore, David Hume y Voltaire, todos los cuales tuvieron una influencia duradera en su propia obra. Se veía a sí mismo como continuador de la línea del empirismo británico establecida por Locke y Hume y por filósofos más contemporáneos como Russell.

Ayer comenzó el libro que le dio renombre filosófico, «Lenguaje, verdad y lógica», a la tierna edad de 23 años como joven profesor en Oxford, y se publicó tres años después, en 1936. El libro se considera un clásico de la filosofía analítica y del positivismo lógico del siglo XX, y sigue siendo muy leído en los cursos de filosofía de todo el mundo. En él, popularizó el principio de verificación (una cuestión en el centro de los debates del Círculo de Viena de la época), según el cual una frase carece de sentido a menos que tenga un significado empírico verificable (véase la sección sobre el verificacionismo).

Te puede interesar:  William James

También afirmó en el libro que la distinción entre un humano consciente y una máquina inconsciente se resuelve simplemente en una distinción entre «diferentes tipos de comportamiento perceptible» (un argumento polémico que anticipa la prueba de Turing de 1950 sobre la inteligencia o conciencia de una máquina). También propuso una teoría emotivista de la ética (una especie de antirrealismo moral o no cognitivismo, que sostiene que los juicios éticos son principalmente sólo expresiones de la propia actitud e imperativos destinados a cambiar las actitudes y acciones de los demás), que nunca abandonó.

Entre sus obras posteriores figuran «Fundamentos del conocimiento empírico» (1940), «El problema del conocimiento» (1956) y «Positivismo lógico» (1966). En 1973 se publicó su «Cuestiones centrales de la filosofía». El libro era una confirmación exhaustiva de su perspectiva positivista lógica de que gran parte de lo que tradicionalmente se llamaba «filosofía» (incluyendo toda la Metafísica, la Teología y la Estética) no eran asuntos que pudieran juzgarse como verdaderos o falsos y que, por tanto, no tenía sentido ni siquiera discutirlos.

Estas afirmaciones, y su completo rechazo a la posibilidad del conocimiento sintético a priori, le hicieron bastante impopular entre otros filósofos británicos. Durante muchos años mantuvo una batalla continua y muy pública contra la Filosofía del Lenguaje Ordinario de J. L. Austin (1911 – 1960) y Peter Strawson (1919 – 2006) en particular.

Libros de Alfred Jules Ayer

Vea las fuentes adicionales y la lista de lecturas recomendadas más abajo, o consulte la página de libros de filosofía para obtener una lista completa.

  • La filosofía de A. J. Ayer, volumen 21 (Biblioteca de filósofos vivos) por Lewis Edwin Hahn (Autor)
  • Ayer: Los grandes filósofos (Serie Los grandes filósofos) por Oswald Hanfling (Autor)
  • A. J. Ayer: Una vida de Ben Rogers (Autor)
Alfred Ayer, Filosofía Básica ✍️
Últimas entradas de Pedro Leonardo Caldera Vaca (ver todo)

Explora nuestras categorías

Deja una respuesta